Lunes, 16 de Julio de 2018
Última actualización: 02:47 CEST
Béisbol: Grandes Ligas

Un guerrero del box y el tiempo

Luis Tiant, con tabaco.
Luis Tiant en el montículo.

Se alejó de Cuba para buscar su sueño y seguir las huellas de su padre, pero jamás olvidó sus raíces. Llegó al béisbol de Estados Unidos a comenzar una nueva vida en la década del 60 y, con más valor y agallas que dureza en su bola rápida, construyó una historia increíble durante 19 años.

Sufrió lesiones, tuvo que superar el racismo de la época y, cuando parecía que estaba solo, se abrió lugar en los anales de un deporte plagado de estrellas.

Su brazo derecho era fuerte —lanzó varias series invernales en Cuba—, pero era su control lo que lo definía como un lanzador consistente. Debutó con los Indios de Cleveland por la puerta grande con apenas 23 años, el 19 de julio de 1964, cuando lanzó nueve entradas con 11 ponches ante los Yankees de Nueva York, enfrentando a una alineación liderada por Roger Maris y Joe Pepitone, pues ese día Mickey Mantle no jugó.

La primera gran temporada que tuvo Tiant fue en 1968, cuando fue elegido para el Juego de las Estrellas y completó marca de (21-9), además de liderar en lechadas (9) y efectividad (1.60), registros que lo colocaron en el quinto puesto por la discusión del MVP en la Liga Americana.

Ahí llegarían algunas lesiones, pero nada pudo detenerlo. Su tabaco nunca se apagó, y a pesar de haber perdido velocidad en los años 70, regaló muchísimas joyas monticulares más, con su bigote tradicional y ese wind-up peculiar que mostraba el número en su espalda.

"Ha sido una bendición firmar con los Medias Rojas de Boston", expresó recientemente Tiant en su cuenta de twitter, recordando la firma de hacía 46 años.

Ganar juegos fue lo que le permitió la dosis de talento que le dio la vida al diestro de Marianao, que entre 1964 y 1982 fue el décimo en juegos ganados —Gaylord Perry reinó esos años con 303 éxitos— entre 113 serpentineros que iniciaron al menos 200 juegos.

Vencer adversidades ha sido la principal virtud de Tiant, quien se vio alejado de sus padres y familiares durante 14 años, hasta que, lanzando por los Red Sox contra los Rojos de Cincinnati en la inolvidable Serie Mundial de 1975, gracias a la gestión de dos senadores estadounidenses, pudo verlos de nuevo.

Precisamente en el mes de junio, Tiant Jr. ganó la mayor cifra de juegos en su carrera (53), y el pasado día 17 se cumplieron 52 años de uno de sus juegos más memorables, cuando dejó a los Senadores de Washington en apenas un hit (de Woodie Held, iniciando el sexto capítulo).

Hasta hoy, 89 lanzadores cubanos han pasado por las Grandes Ligas, y todavía Tiant es el líder en victorias (229), aperturas (484), ponches (2.416) y blanqueadas (49) en todos los tiempos.

Él, Luis Tiant, o "El Tiante", es una leyenda cubana, latinoamericana y del montículo de todos los tiempos en la MLB que, por razones injustas de quienes deciden marcando una cruz sobre una boleta, aún no ha sido llamado a ingresar en el Salón de los inmortales de Cooperstown.

Sin embargo, los momentos y el legado que Tiant dejó a su paso desde los 23 hasta los 41 años de edad, lo hacen estar en el panteón de nuestros corazones beisboleros.

1 comentario

Imagen de Anónimo

Gigante Tiant

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.