Domingo, 19 de Noviembre de 2017
13:02 CET.
Béisbol: Grandes Ligas

Todo lo que desearías saber sobre la racha ofensiva de Yonder Alonso

Para las aspiraciones de los Atléticos de Oakland en la temporada 2017, esta es una noticia sensacional: el madero del inicialista cubano Yonder Alonso ha estado encendido en los primeros 30 juegos.

El pasado 6 de mayo, el zurdo bateó su primer juego de dos jonrones. Y hasta el día 9, su frecuencia de batazos de cuatro esquinas era de uno cada 11.66 turnos al bate, cuando el ritmo a lo largo de su carrera ha sido de 44.68, en 983 apariciones al bate, de marzo a mayo.

Viendo su actual línea ofensiva .298/.371/.638, seguro que mucho se preguntan cuál es el ajuste que ha provocado el éxito para Alonso, que cumplió 30 años hace apenas un mes.

¿Es muy temprano para una evaluación?: Un buen inicio de temporada es un paso importante para poder cubrir con solidez unas 502 visitas al home plate. Así, resulta oportuno revisar el comportamiento del cubano en cada una de las estaciones en los últimos 5 años, en segmentos de 30 desafíos.

Estadísticas de los primeros 30 juegos:

2012: .292/.361/.396

2013: .284/.347/.450

2014: .165/.194/.223

2015: .363/.450/.480

2016: .204/.275/.290

2017: .298/.371/.638

Como se puede apreciar, el arranque lento no ha sido precisamente el problema de Alonso, aunque ha tenido desde 2014 una tendencia a debutar bien en un año y al otro desajustado. Dado que nunca se ha acercado a batear .300, el problema parece ser la caída en su rendimiento después de los primeros 30 duelos. Sigamos investigando:

Estadísticas en los primeros 60 juegos:

2015: .296/.384/.379

2016: .243/.307/.321

Estadísticas en los primeros 90 juegos:

2015: .274/.354/.377

2016: .259/.320/.360

Estadísticas en los primeros 120 juegos:

2015: Jugó 103 partidos.

2016: .253/.312/.366

Alonso ha visto bajar sus averages de bateo considerablemente después que alcanza los 90 partidos jugados, perdiendo porcentaje de embasarse, slugging y muchísimo promedio.

Así que, en la actual campaña, lo que ha hecho no es lo más inusual, pero comenzaría a ser sensacional si mantiene estos récords día a día al menos hasta la mitad de la temporada.

Obviamente, es difícil que cualquier jugador mantenga una línea de rendimiento que no sea tendencia en su carrera. Sin embargo, podríamos estar viendo el arribo de su madurez, así que hay que seguirlo bien de cerca.

Ese promedio (.309) indica que hay algunos malos vicios pulidos en la caja de bateo: Veamos el promedio de bateo de Yonder Alonso contra sus lanzamientos preferidos y contra los menos dulces entre abril y mayo, de 2012-2015 y de 2016-2017, algunas de sus temporadas más exitosas:

Conectando mejor…

2012-2015: .341 vs. sinker, 11 HR’s y 38 boletos

2016-2017: .342 vs. sinker, 4 HR’s y 15 boletos

Conectando peor…

2012-2015: .186 vs. split, altísimo 44.18% K’s

2016-2017: .163 vs. curva, altísimo 32.65% K’s

Estas estadísticas apoyan los datos de Alonso que refleja FanGraphs, cuando ilustra que el cubano apenas ha mostrado un 25.1% de persecución a pelotas fuera de la zona de strike. Esa ha sido la clave, pues a medida que Yonder se ha aguantado el deseo de hacer swing ante bolas muy pegadas y muy bajas, el resultado ha sido mejor.

Recordemos que, ante curvas y splits, Alonso es bastante propenso a abanicar y tener poco contacto productivo, lo que también ha maquillado en este 2017, con promedio de .333 contra splits, pues ante curvas sigue pésimo, de 8-0 (4K).

Luego de este resumen, la pregunta que se impone: ¿Podrá Yonder Alonso mantener su ritmo ofensivo?

De momento lleva un buen inicio, con algunos récords personales y matices en el plato que hacen avizorar un mejor futuro.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.