Domingo, 19 de Noviembre de 2017
23:42 CET.
Béisbol de Grandes Ligas: La tanda cubana

Una noche para el olvido

No hay nada más difícil que darle a una pelota con un bate. El adagio se hizo sentir anoche, cuando al cierre de esta edición (aun faltaban varios juegos por acabar), los cubiches cuyos partidos habían concluido apenas habían bateado cinco pálidos hits (dos tubeyes y un jonrón intrascendente) en 37 turnos, para un tétrico average de .135.

En el lejano Colorado, allá donde las aguas y el acero colisionan, los Rockies de Nolan Arenado le ganaron la partida (2 a 1) a los Dodgers de Puig y Grandal. Tanto el cubano de California (de 4-1, una ribie y tres croquetas) como "Caballo loco" (de 3-0 y una BB) batearon clean-up en sus alineaciones. El primero no solo disparó el único batazo decisivo de la jornada aún en desarrollo, un doble impulsor, sino que, desde la esquina caliente, robó con su guante de oro un hit y probablemente una remolcada a Puig, que aunque no produjo, volvió a lucir bien. Grandal, mientras tanto, se iba en blanco en tres turnos.

Al máscara lo imitó el Adonis de Atlanta (de 4-0) en la caída de sus Bravos en Pittsburgh.

En Queens, los Metropolitanos de Yoenis Céspedes —que la mandó a la calle en el último de sus cuatro turnos— cayeron 7 a 2 ante los Peces de la Pequeña Habana. Adeiny Hechavarría (de 4-0) impulsó una, pero dejó a cinco colgados en las bases.

Y hablando de shortstops del patio, "Candelita" Iglesias también se fue en blanco en cuatro comparecencias en la victoria de su equipo, los Tigres, frente a los Medias Rojas, por 6 a 5. Y lo mismo le pasó a Aledmys Díaz (de 4-0) en la derrota de sus Cardenales ante los Rojos.

Ya que batear pareció tan difícil en la jornada, sí destacó, desde el montículo, "el Ciclón" Raisel Iglesias, con un salvamento de dos innings. El de Isla de Pinos vino pesado y le repartió tres croquetas de bechamel a los Pajaritos.

En Tampa, mientras tanto, caían 11 a 7 otros pajaritos, los Azulejos, con Kendrys Morales (de 4-1) impulsando una, y en Texas mordían el polvo los Atléticos (10 a 5) de Yonder Alonso, quien lució bien al ligar dos inatrapables en tres turnos, ganarse un boleto y empujar una, que a la postre, de poco sirvió.

Finalmente, en casa de los Cerveceros ganaron los Cachorros, 2 por 1, con Jon Jay dando un jilito en dos turnos y robando una buena con el guante en el centerfield.

Recogiendo el bate y las pelotas

En resumen: Las palmas de la jornada para Raisel Iglesias, el muchacho que se parece a El Duque.

En total: Mal día para haber nacido en Cuba y jugar el campo corto. Los tres torpederos cubiches batearon de 12-0. ¡Hasta el mago Ordoñez lo habría hecho mejor!

Nos vimos ayer, nos veremos mañana.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Anónimo 8/4/ 18/17..-18,45Eso mismo pienso yo,no entiendo nada de lo que quiere decir,es una pura y desconcertante jerigonza inleibleel bobo alipio*+

Imagen de Anónimo

El articulista (que no comentarista deportivo) abusa en la profusión de apodos y frases jeroglíficas que lo alejan de los verdaderos profesionales del periodismo deportivo. Aquí van ejemplos de los antedicho: "cubiches", "Caballo loco", "batearon clean-up", "Candelita", "el Ciclón", "una ribie y tres croqueta", "croquetas de bechamel". Por respeto a los lectores debería escribir de forma que pueda saberse lo que intenta comunicar. Si quiere aprender, tiene los ejemplos de Felo Ramírez, René Molina, Jess Losada, Buck Canel y otros muchos comentaristas deportivos.

Imagen de Anónimo

Nolan Arenado no es cubano,si siguen con ese populismo tendran que decir que todos los peloteros son de otros paises,loss eeuu es un pais de emigrantes y todos tienen otras desendencias.

Imagen de Anónimo

Porque diario de Cuba permite el uso del termino ofensivo 'cubiche'?

Imagen de Anónimo

Y nos veremos pasado mañana.