Viernes, 15 de Diciembre de 2017
13:06 CET.
Béisbol: Grandes Ligas

¿Dará la talla?

El cambio de posición de Yulieski Gurriel en los Astros de Houston era de esperar. Por un lado, la franquicia tiene en la antesala al prospecto Alex Bregman. Por otro, pagó 47.5 millones por el cubano de 32 años para que jugara de regular.

Tras los primeros compases de Gurriel en la MLB, .262 / .292 / .385 durante 36 juegos en 2016, los Astros de Houston recibieron pruebas suficientes para generar un plan y así exprimir las posibilidades del cubano de 32 años, que debió haber llegado a las mayores una década atrás.

He aquí parte de las ventajas y desventajas que asumirá el espirituano en la temporada de 2017:

Experiencia: Gurriel no obtuvo toda la experiencia necesaria para afrontar la dura contienda de las mayores. En 2016 solo jugó en ocho parques, contando el Minute Maid Park, la casa de los Astros. Sin embargo, esto no constituirá un problema sustancial. Gurriel bateó .254 en la carretera, pero pegó dos vuelacercas, empujó 10 carreras, y su OPS fue mucho mejor que en casa: .680 por .673.

Esas son muestras de que, con el juego diario, Gurriel conocerá mejor la liga, a sus lanzadores, y se acostumbrará al clima, lo que le ayudará a afinarse.

Trazar una línea continua de trabajo: Cuando Gurriel bateó como segundo en los Astros (50 turnos), esto fue de esperar: .146 / .180 / .188. ¿La razón? Durante más de 15 años en Cuba, Yulieski apena compuso el line up como segundo en la tanda.

Batear detrás de George Springer (168-hits/ 88-boletos), y tener que intentar avanzar al corredor, le obligó a sentirse incómodo en muchas ocasiones. Tanto fue así, que en situaciones sin outs, y con corredor en la inicial, llegó a irse de 27-2. Y cuando encaró adversidades con un out y bases limpias, durante 26 comparecencias, nunca se cobijó bajo la sombra de un boleto gratis.

El manager A. J. Hinch captó la raíz del problema, y lo colocó de quinto, donde sus numeritos destaparon algo de interés: .293 / .318 / .488.

La lógica indica que si Yulieski tiene una plaza fija en la alineación, será en la parte descendente del orden. La artillería de los Astros para 2017 apunta a ser una de las más temibles en las Grandes Ligas, y Yulieski tendrá que obedecer y resolver las situaciones en la posición que se le encomiende.

Jugar la inicial, un plus: Hay algo que ya está comprobado: Gurriel aún tiene buenas manos en la antesala, un brazo decente y reflejos eléctricos… Pero Bregman tiene la juventud y el ímpetu que el cubano no le dará a los Astros.

En cambio, jugar la inicial es un proceso que Yulieski debería asumir con energía positiva. En definitiva, la nueva posición le ayudará a resguardar su ofensiva, con muchos más turnos sin el estrés de tener que cuidar la línea de la esquina caliente.

En la gran mayoría de las ocasiones en que un antesalista se ha movido a la esquina inversa, su ofensiva se ha beneficiado.

Los primeros turnos, un problema: Gurriel acusó una letal mezcla de frialdad y ansiedad cuando durante sus dos primeros turnos en cada partido frente el picheo contrario. Esta fue su huella ofensiva en el primer y el segundo turno: .182 / .143, con siete ponches y apenas tres extrabases.

Por el contrario, en su tercer enfrentamiento bateó para .333, y en su primer turno ante relevistas, lo hizo para.364.

Algo influyó negativamente en los peores turnos: innumerables conexiones de fly con bolas bajas (19.7%).

La cuestión de dictamen está en sus narices: Contra pelotas bajas, bateó .296; ante altas, .206. La primavera va siendo una perfecta gira de ajustes para Gurriel, y la inicial será una posición que le facilitará demostrar que aún le queda chispa en su madero.

Ya veremos si cumple las expectativas. Todo indica que sí.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Por favor, es ridículo decir que en carretera "su OPS fue mucho mejor que en casa: .680 por .673". Eso es una diferencia de solo el 1%, o sea que es prácticamente lo mismo en carretera y en casa.