Viernes, 15 de Diciembre de 2017
17:14 CET.
Clásico Mundial

El conflicto de Martí

Cabizbajo, la gorra del equipo nacional calada hasta las cejas, el manager del equipo nacional de béisbol, Carlos Martí, intenta contestar lo incontestable, justificar el fracaso, no de un juego, sino de todo un sistema. En sus palabras hay tedio y vencimiento. Y le toca a él ser el rostro de un Gobierno que ha agotado toda posibilidad de triunfo.

La pelota resume como metáfora nuestra idiosincrasia e historia: la lucha contra la colonia, la vida republicana, el proceso revolucionario, donde el retroceso y el estancamiento están haciendo que desaparezca la misma "revolución" y hasta el propio béisbol. Hay que tener en cuenta la física elemental: lo que no circula, sea agua o sangre, se estanca, se coagula, y sobreviene la muerte por falta de oxígeno. Por fortuna, en esa desventaja y al estilo del ideograma chino, está también la oportunidad del cambio, de hacer las cosas de una manera diferente.

Hoy está claro que nadie puede prescindir del talento deportivo, científico, cultural. Tratar de ligar el talento a la permanencia en un país o a la fidelidad a una ideología es un rasgo típico de sociedades totalitarias. El talento viene con alas propias. Retenerlo contra su voluntad es cruel; liberarlo, un acto de grandeza espiritual.

La negativa del régimen a presentar un equipo de béisbol unificado, y el desastre en el último Clásico Mundial, muestran una vez más que la única vía para recuperar el país es unir lo que fue escindido hace más de medio siglo. No existe razón humana, política o económica para separar a las familias. La buena salud de cualquier sociedad es proporcional al nivel de tolerancia y reconciliación de sus ciudadanos.

Pero quienes "lanzan" hoy en la sociedad cubana han visto pasar sus mejores tiempos. Al fracaso intrínseco de un sistema, los veteranos en el montículo añaden voluntarismo e inflexibilidad: la bola se le ve, no se le mueve.

Paradojas y similitudes beisboleras, una gran parte de los mejores y más talentosos científicos, empresarios, médicos, ingenieros, maestros, obreros y campesinos cubanos tiran hoy en ligas fuera de Cuba; han puesto su competitividad en función de otros y han dado a "novenas" foráneas grandes triunfos que en la Isla continúan ocultándole a la afición.

Ellos demuestran que no habrá forma de que Cuba vuelva a ser un país moderno, próspero y feliz si no se hace un equipo-nación, sin importar dónde se viva o cómo se piense.

Un dilema similar —y salvando las grandes distancias— se le presentó a otro Martí, José. En su época, pocos deseaban la independencia absoluta. Preferían un sistema de tutelaje colonial a una nueva contienda militar. El dilema de Martí fue demostrar a todos que una Cuba escindida, parte en la diáspora y otra acomodada en la Isla, nunca sería próspera, democrática y feliz. Hacer un equipo-nación para alcanzar una patria con todos y para el bien de todos fue la más importante de sus batallas. Es también una de las claves para entender el martirio de Dos Ríos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Lamentablemente esta problemática del desastre en el beisbol cubano es una consecuencia, un fiel reflejo del  totalitarismo absoluto, a ultranza, que se repite en todos los sectores e instituciones de la sociedad cubana, Incluso no escapa la espiritualidad del cubano. Lo podemos observar perfectamente en los criterios, valoraciones proyecciones, hasta en los propios estados de ánimos. Esa miserable ideología es un sistema maligno que ha invadido como el marabú, a infestarlo todo y la unica solución es estirparlo de raiz, con el gran problema que funciona como un gran sistema social que ha penetrado por generaciones en el quehacer mismo de una sociedad enferma que su único proposito es escapar de la Isla. Por eso cada vez que hacemos un análisis de cualquier fenómeno de la sociedad cubana nos precipitamos al famoso cuento de "la buena pipa". La repetición del mismo mal que no tengo esperanza de ver ni siquiera un proceso de transición. Pobre de mi Cuba, es una herida sangrante en mi corazón que llevaré hasta el fin. Le agradezco a mi amigo Almagro esta oportunidad y esta gran iniciativa que ya nos tiene acostumbrados desde sus valientes trabajos en "Palabra Nueva" que constituían una ventana de información contra el ostracismo totalitario." Honrar, honra" Maestro.Juan A. Nieto.

Imagen de Anónimo

Critiquen los que critiquen, escriban quienes escriban; ojalá Dios quiera y Cuba y Estados Unidos acuerden la Anexión.

Imagen de Anónimo

Muy buen artículo, coincido con todo ese pensamiento aquí expresado, nada que ver con la anexión. No es solo el asunto de la pelota, es el de un sinfín de problemas surgidos por la división creada por el régimen con sus políticas, que en nada busca la prosperidad del pueblo. Todo es un afán de poder de una dictadura absurda en casi todos los aspectos de la vida de los cubanos. Lo penoso es que sea en pelota, como en transporte, como en alimentación, como en todo, el actual presidente, jamás electo por los cubanos, no tiene ni un ápice de coraje para decir o tratar de explicar algo de lo mal que se hace. Se vive un momento de absoluta indiferencia al pueblo, es como si no existiera.  Cada pueblo tiene el gobierno que se merece, desgraciadamente es así.

Imagen de Anónimo

Lo mejor que pudiera pasarle a Cuba fuera una anexion a los EU. Claro, que eso es casi imposible desde todo punto de vista y menos a esta altura de la vida. Que tiene Cuba para ser anexada? El teritorio, el clima, la posicion geografica, todo eso esta magnifico.  Y los seres humanos que han sido transformados durante 60 anos en pendejos y cagones, que solo saben protestar dentro de la casa y bajito. Pedir recarga de celulares y querer vivir conmo Panfilo; y no hay mas na! Creanse el cuento que los EU estan locos por anexarse a Cuba; ellos saben. Si Cuba verdaderamente les interesara desde el siglo pasado ya hubieran metido la 82 div y se acabo, ha hablar ingles; pero no es asi. Si los cubanos desean un pais prospero y competitivo en todos los ordenes, el potencial esta ahi presente; los mismos cubanos y que arrastren a todos los Castros y sus pendejos generales, represores y chivatos. Y empiecen de cero con la vista al frente que nunca mas ni socialismo, ni comunismo, ni castrismo, ni cdr, ni oficoda ni una mierda de esas, la policia y el ejercito hay que hacerle lo mismo que le hicieron ellos a la que existia en 1959 y rehacer la republica. Mientras no se haga eso; seguiremos chapoleteando en el mierdero ideologico y la vida.ECH 

Imagen de Anónimo

De acuerdo co Ud, Ximena. Solo que no creo que a USA le interese anexarse Cuba hoy dia. Cuba tiene muy poco (por no decir nada) que ofrecerle a la union americana. El momento historico donde la anexion era una alternativa viable ya paso.

Imagen de Anónimo

Excelente, solo que la historia pasada y presente de Cuba ha demostrado y demuestra que la única opción clara para los cubanos es la anexión a los Estados Unidos, de lo contrario, seguirá existiendo "mesías redentores" a nombre de la libertad, la independencia y la soberanía.Ximena Toledo