Domingo, 23 de Julio de 2017
12:32 CEST.
Béisbol

Lo mejor y lo peor de Cuba en el Clásico Mundial 2017

Cuando el equipo Cuba de béisbol pierde, se puede decir que en la Isla se respira duelo nacional. Tal es la situación actual, luego de que el team cubano fuera eliminado por los holandeses en el Clásico Mundial de Béisbol como ocurrió en 2013, pero esta vez con la humillación de un súper nocaut 14-1.

Para suerte de la afición, el resto de los equipos en el Clásico están regalando partidos emocionantes y de alto nivel. Se agradece ante el poco béisbol de esa calidad en pantalla.

Si se analiza al equipo cubano, puede verse fácilmente que su nómina tiene carencias en todos los aspectos del juego. Reducido poder, ínfima velocidad —no tiene robadores—, pitcheo sin especializarse —cualquiera es abridor, o relevo, o cierra juegos— y la defensa en sí fue bien discreta, con problemas sobre todo en las esquinas del infield.

Todo equipo de béisbol tiene el chance de vencer en el juego, pues ningún partido es igual a otro, pero Cuba fue barrida en la segunda ronda por Israel (4-0), Japón (8-5) y Holanda (14-1). Estas fueron las principales razones, resumidas en lo mejor y lo peor del conjunto.

Lo mejor

—Despaigne-Gracial: ¿Qué hubiese sido del team Cuba si Alfredo Despaigne no hubiera encontrado en Yurisbel Gracial el descanso ofensivo del equipo? El dúo asumió los mejores turnos y el peso del poder del conjunto, con promedio de .453 (42-19), además de cuatro extra bases, la mitad vuelacercas.

El resto del team cubano apenas produjo para .235 (153-26), sin jonrones y con 33 ponches, a razón de uno por cada 4,6 veces al bate. Suena alarmante otro numerito: Despaigne y Gracial también fueron los únicos en alcanzar una base por medio del "robo", aun cuando en el resto de la novena aparecían corredores de piernas rápidas como Roel Santos, el hombre proa, Yoelkys Céspedes y Víctor Víctor Mesa.

—Disciplina en el home plate: Lo único que llevó al Clásico Mundial de Béisbol el excelente bateador Frederich Cepeda no fue su promedio de antaño (.449), con el cual lideraba a todos los bateadores en la historia del evento, sino su capacidad para evitar irse con pitcheos malos. Cepeda tomó siete pasaportes y uno de ellos fue vital en la quinta entrada, durante el juego decisivo ante Australia, que daba el pase a segunda ronda.

Despaigne lo aprovechó y coronó el disciplinado turno de su compañero con un Grand Slam del cual aún se habla. Esa disciplina en el home fue una asignatura de los cubanos en todo el torneo, en el que tuvieron 133 turnos sin tomar apenas boletos. Únicamente Cepeda (7), Despaigne (4), y uno solitario de William Saavedra y Carlos Benítez, alcanzaron base por la vía de las cuatro bolas.

Lo peor

—Naufragó la proa: Decirlo suena increíble y escribirlo es muy penoso. Los primeros tres bateadores del line up de Cuba, terminaron de 21-0 en conjunto durante los últimos dos partidos. Incluso los utilizados como tercer madero en la justa salieron de 18-1 (Cepeda de 15-1), con cuatro ponches. Si el mejor bateador de un equipo no produce (25 apariciones al rectángulo sin la sombra de una remolcada), un cambio a tiempo debió imponerse.

—Pitcheo abridor, bullpen o bumerán: Las ventajas de Cuba duraron lo mismo que un merengue en la puerta de un colegio. ¿Por qué? Cosas del bullpen y la inefectividad del mismo. Estos numeritos lo resumen todo: 35 hits tolerados, de ellos siete jonrones, 20 boletos gratis y 30 carreras permitidas, igual al 75% de las totales. ¿Así quién gana?

De los abridores, para qué hablar. Un dato de quien debió ser el cabecilla de rotación, Lázaro Blanco, asusta: lanzó para 8.31, permitió bateo oponente de .421, y su WHIP tocó las nubes (3.00).

—Pagar por los errores: La selección cubana cometió ocho pifias en el Tokyo Dome, durante su actuación en seis juegos. La mitad fueron de Yurisbel Gracial, quien se vio distante de la defensiva mostrada en Cuba jugando la antesala. La razón es fácil de entender, los corredores del Clásico Mundial no son los mismos de la pelota cubana, la exigencia es superior y eso genera más presión.

William Saavedra fue otro que mofó un disparo y, lamentablemente, dio más vida a Japón en el octavo inning del duelo en segunda ronda. Luego, un elevado de sacrificio dio ventaja y un jonrón de Tetsuto Yamada acabó por sonar el puntillazo sobre un pitcheo alto de Miguel Lahera.

¿Qué distinto sería un conjunto unificado con los peloteros cubanos que juegan en la MLB? Ese sueño, aún en trance, lo podríamos vivir en 2021, pero mientras tendremos que seguir vestidos con el verde de la esperanza.

'Cuba perdió porque están jugando sin pasión'

Los aficionados opinan sobre el fracaso del equipo Cuba en el Clásico Mundial de Béisbol.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

para mi el pelotero que haya salido de Cuba ilegalmente arriesgando su vida y la de los suyos,viendo como su prestigio nacional ha sido vilipendiado por gobierno, managers, y el resto de los peloteros y parte del pueblo, siendo borrado de los libros nacionales, ... y regrese a jugar por Cuba es un perro que realmente no tiene ni dignidad  y no merece el menor respeto.