Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Béisbol: Serie Nacional

Los Alazanes acorralan a los Tigres. Algunas claves

Los Alazanes de Granma le han dejado par de herraduras marcadas a los Tigres de Ciego de Ávila en su porfía por el cetro, y estas marcas podrían decidir la edición 56 de la Serie Nacional.

Dos victorias jugando como visitantes en la pradera de los tricampeones nacionales —que buscan su cuarto título y el tercer al hilo— han sobrecogido los pronósticos de este play off final. El antecedente no existía, al menos en finales, pues todas las veces que se habían enfrentado avileños y granmenses había sido al filo de series semifinales. En las tres anteriores, Ciego de Ávila degolló temprano a los Alazanes, por lo que esta vez el panorama de los pupilos de Roger Machado ha cambiado totalmente.

Por otro lado, y disfrutando el banquillo más cómodo en sus 27 años como timonel de los granmenses, Carlos Martí sabe que tiene un gran porciento de la tarea en el bolsillo: lograr su primer título dirigiendo en Series Nacionales desde 1977.

Al desempolvar los dos primeros cotejos, aquí les van algunos highlights:

El mismo caballo, ¿pero diferente montura?

En esencia, durante las alineaciones diarias, Granma ha colocado a cinco peloteros naturales de su provincia, sin dejar de exhibir en el line up a sus cuatro refuerzos de lujo: el receptor Frank Camilo Morejón, el torpedero Yordan Manduley, el antesalista Yunior Paumier y el jardinero izquierdo Denis Laza. Obvio: este caballo está reforzado hasta los dientes. Todos esos jugadores han configurado el cuadro y los jardines. La línea central no tiene nada que envidiarle a ningún plantel. Entonces, ¿es este un equipazo o no?

Salud del pitcheo y joyas de Entenza

Un total de 12 carreras en 18 inning avizora que el pitcheo de esta final podría ser envidiado en el quinquenio. Un dato se dice y no se cree: Desde 1994 un primer juego de finales no se decidía en extrainnings. Ha llovido tanto, que aquel match fue uno de esos encuentros como para chuparse los dedos beisboleros, aquellos encarnados duelos entre Orlando Hernández y Rolando Arrojo.

Ahora, Noelvis Entenza merece titulares, capítulos y vítores por sus corajudas actuaciones a este nivel. El derecho de Cienfuegos se desquitó ante los Tigres, equipo que le había ganado en 10 de sus 12 decisiones. El diestro lo hizo con valentía y un gran dominio de toda la zona de strike. Lanzó rectas —que marcaron más de 90 millas después del quinto episodio—, la slider bien rápida y la curva lenta. En ocasiones utilizó el sinker, sobre todo ante Edilse Silva y Julio Pablo Martínez, par de bateadores que le hacen daño a cualquier lanzador de la liga.

Para reafirmar actuaciones tan extraordinarias y colosales, Miguel Lahera se ha gastado la mostaza ponchando a quien le pongan delante, con rectazos que han subido hasta las 93 millas.

Merecen mención la dupla de Vladimir García y Baños, quienes lanzaron con capacidad y calidad para ganar en favor de los Tigres, aunque la defensiva cometió imprecisiones y el bateo aún no carbura como se esperaba luego del (traicionero) descanso.

¿Por dónde se le fueron dos rayas al Tigre?

Cuando se está decidiendo el campeonato en pocos partidos, estas son algunas historias que suceden: hasta los managers, con sus tendencias o ideas —a veces inéditas, en ocasiones absurdas—, son capaces de echar a perder largos meses de competencia. Es el caso de Roger Machado, mentor con carretera y sabiduría, que le cortó las alas a dos buenos momentos.

En el primer juego, cuando dejó a Vladimir García empezar el octavo —había propinado seis ponches y solo le habían pegado un hit—, pero lo quitó tras apenas regalar un pasaporte.

En el segundo partido, un toque de bola de Raúl González (terminó siendo out por regla) con dos corredores en el circuito ahogó el posiblemente jugoso episodio. ¿Y qué decir de no pasar intencionalmente a Alfredo Despaigne a la altura del décimo, en el primer choque? Por ahí le entró el agua al bote.

Este domingo, en el estadio Mártires de Barbados de la provincia de Granma, se jugará el tercer pleito de la finalísima. ¿Qué será decisivo? Para Ciego de Ávila, derrotar a Lázaro Blanco. Machado sabe que si pierde, se pone en ebullición la participación en la Serie del Caribe y su postulación a timonel del team Cuba.

Metódico, pensativo y analítico, Carlos Martí lo que quiere es llevarse el trofeo a casa, y para ello moverá cielo, Bayamo y coches.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

 La liga del keke....me alegraría que ganen los Bayameses....los avíleños ya ha ganado bastante...aunque muchos no tienen ni bicicleta. ...pero es el único entretenimiento para los cederistas.(Trump)