Sábado, 22 de Julio de 2017
02:22 CEST.
Béisbol: Serie Nacional

Matanzas gana 9-3 e iguala la semifinal a dos victorias

Con un soberbio relevo del zurdo Liván Moinelo y ofensiva de 16 hits, Matanzas superó esta martes 9-3 a Granma y equilibró a dos victorias por bando la serie semifinal del campeonato cubano de béisbol, pactada al mejor de siete, informa la agencia estatal Prensa Latina.

Como es habitual en este playoff, Matanzas tomó la delantera al marcar tres carreras en el mismo primer inning, una ventaja importante si tenemos en cuenta que en la trinchera opuesta estaba el derecho Lázaro Blanco, el mejor lanzador de Granma y de toda la temporada.

La diferencia tenía cabizbajos a los miles de fans congregados en el estadio Mártires de Barbados, de Bayamo, quienes sueñan con la coronación de Granma por primera vez en la historia de las series nacionales.

Y su fe sin límites tuvo premio. Los granmenses comenzaron a descontar poco a poco y a ganar en confianza y ánimo.

Los Alazanes marcaron una carrera en el tercer episodio, remolcada por Yunior Paumier, y dos más en el quinto, impulsadas por Dennis Laza y el propio Paumier.

Esas anotaciones propiciaron el empate transitorio 3-3 y el júbilo en las congestionadas gradas del estadio de Bayamo. Pero todo fue un espejismo.

Para sellar el salidero, el manager de Matanzas, Víctor Mesa, envió al ruedo a su mejor relevista, el zurdo Liván Moinelo, y el cambio le salió a las mil maravillas.

Solo instantes después de ver como le empataban el marcador, Matanzas armó una rebelión a gran escala. Primero fabricó una carrera en la parte alta del sexto inning, empujada por doblete de Jefferson Delgado, y luego eslabonó un ramillete de cuatro en el séptimo, en el cual se ligaron cinco sencillos y dos bases por bolas.

Con la ventaja 8-3 todo era coser y cantar. Matanzas, con Moinelo en el montículo, parecía una roca imposible de digerir para los bateadores granmenses, quienes, abordados por la impotencia, apenas pudieron amagar, sin muchas opciones reales para reducir la desventaja.

Para colmo, los matanceros volvieron a la carga en la octava entrada y marcaron otra carrera, remolcada por William Saavedra, el oportuno cuarto bate de la escuadra de los Cocodrilos.

Al final de la jornada, Moinelo se acreditó la victoria gracias a un relevo impecable, sublime, durante cuatro entradas, durante las cuales no permitió libertad alguna, amén de seis ponches y un dominio total en el comando de sus lanzamientos. Estaba concentrado en hacer mi trabajo y salió el resultado. Granma es un equipo respetable, pero nuestro conjunto (Matanzas) también tiene muchas fortalezas, batea mucho, resaltó Moinelo, quien retiró a los 12 bateadores enfrentados.

Blanco, el titán de los granmenses, cargó con la derrota.

Por los ganadores brillaron con el madero el antesalista Delgado (tres sencillos y un doblete, tres impulsadas), el segunda base Juan Carlos Torriente (tres imparables y tres empujadas), Saavedra (par de remolcadas y dos anotadas) y el jardinero Stayler Hernández (tres sencillos y dos anotadas), mientras por los derrotados nadie disparó más de un hit en la velada.

Vale destacar que el equipo de Granma, dueño de una de las mejores ofensivas del país, apenas disparó cinco hits, solo uno después del sexto inning.

Con esta victoria, Matanzas logró emparejar 2-2 el playoff y aseguró el regreso de la serie a su cuartel general, el parque Victoria de Girón, también conocido como el Palacio de los Cocodrilos.

La otra semifinal, que tuvo descanso este martes, marcha 3-2 favorable a Ciego de Ávila, campeón defensor, sobre Villa Clara.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.