Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Béisbol: Serie Nacional

El campeón vigente gana y el favorito cae en los primeros partidos semifinales

Ciego de Ávila, campeón en las dos temporadas anteriores, derrotó este miércoles 10 carreras por cuatro a Villa Clara, y el favorito Matanzas cayó ante Granma 8-3 en los primeros partidos de las series semifinales del campeonato cubano de béisbol, informa la agencia estatal Prensa Latina.

Los Tigres desataron un ataque de 13 imparables, pero su mejor aliado fue el descontrol de los lanzadores villaclareños que regalaron nueve boletos, dos de ellos de carácter intencional.

Villa Clara estrenó el marcador en el capítulo de apertura al combinar sencillos de Andy Zamora, Alexander Ayala, Alexander Malleta y Frederich Cepeda, que produjeron par de carreras ante el abridor avileño Vladimir García.

Por los Azucareros abrió Freddy Asiel Álvarez, quien colgó sin complicaciones los dos primeros ceros, pero en el tercer inning, luego de dos outs, obsequió una base por bolas, permitió dos hits que combinados con par de errores de la defensa villaclareña facilitaron a los campeones dar vuelta al marcador (3-2).

A continuación los Tigres anotaron en todos los capítulos, menos en el octavo, para abrir el score hasta el 10-4 definitivo.

Fredy Asiel terminó su faena tras cinco entradas con desventaja de 5-3, y después el bullpen de los anaranjados tampoco pudo hacerse justicia.

Vladimir García completó seis entradas en las que empleó 105 lanzamientos y aceptó seis hits, incluido jonrón solitario del camarero Michael González, que estrechó el marcador 4-3 en el principio del quinto capítulo.

El novel Raidel Martínez, uno de las pitchers más prometedores del béisbol cubano, lanzó séptimo y octavo con una anotación en contra, y José Ángel García, el mejor cerrojo de la liga, estiró el brazo en el noveno.

Rara estrategia de Víctor Mesa con resultado catastrófico

En el otro partido de la fecha, Granma como visitante sorprendió a Matanzas, líder y recordista del calendario regular, con el contundente 8-3.

Antes de comenzar el partido, el manager de los matanceros, Víctor Mesa, sorprendió con la designación del derecho Frank Montieth como abridor, en lugar de uno de sus dos mejores lanzadores: el diestro Jonder Martínez y el zurdo Yoanni Yera, quienes ganaron 25 juegos de manera combinada durante la campaña regular.

Y la decisión tuvo un resultado catastrófico, indicó Prensa Latina.

Montieth retiró los dos primeros capítulos sin contratiempos, pero en el tercer inning Granma montó una rebelión soberbia y marcó seis carreras, un rally iniciado por Carlos Benítez con jonrón en solitario y coronado por el slugger Alfredo Despaigne, con un electrizante grand slam a más de 400 pies, por el jardín central.

Todos los presentes en el Victoria de Girón observaban boquiabiertos lo que sucedía en el terreno, sin embargo, muchos soñaban con la remontada, inspirados en la abrumadora supremacía de Matanzas durante toda la etapa regular, en la cual implantó récord de victorias para una temporada de 90 partidos, con 70 éxitos.

Los Cocodrilos animaron el partido en la misma parte baja del tercer episodio, al marcar una carrera frente al derecho Lázaro Blanco, de lejos el mejor lanzador de la Serie Nacional, avalado por sus 14 triunfos y su efectividad de 1,63 en 143 entradas lanzadas.

Pero todo fue un espejismo para los matanceros. Blanco eliminó la amenaza y Granma volvió a la carga en el principio del cuarto para recuperar la diferencia, tras registrar una carrera, impulsada por Roel Santos con elevado de sacrificio.

Luego, en el séptimo, los granmenses añadieron otra anotación a su cuenta, la octava, producida por el cuarto sencillo de Yoalkis Céspedes, uno de los jugadores revelación del campeonato, capaz de jugar el 100 por ciento de los juegos de su equipo en toda la contienda.

Ya con ventaja 8-1 y en medio de la calma, el manager de Granma, el experimentado Carlos Martí, decidió cambiar a su abridor Blanco, y en su lugar colocó al derecho Miguel Lahera.

Matanzas logró marcar dos carreras en ese mismo episodio, remolcadas por jonrón de William Saavedra con un compañero en bases, pero el esfuerzo sirvió solo para maquillar el marcador, pues Lahera no admitió más libertades y cerró el choque para sellar el triunfo de Granma.

De esa manera y contra todo pronóstico, los orientales salieron delante en la serie contra Matanzas.

El crédito de la victoria correspondió a Blanco, gracias a su actuación de siete entradas completas, en las que permitió seis hits y apenas una carrera, con dos ponches y solo un boleto.

Al bate, por los ganadores, los más destacados fueron Benítez (dos hits, un jonrón y tres anotadas), Céspedes (cuatro sencillos, una anotada y una impulsada), y Despaigne (jonrón y cuatro empujadas).

A modo de curiosidad, vale destacar la forma en que Víctor Mesa dirigió el pitcheo. Además de sorprender con Montieth, el manager de los matanceros utilizó un total de 11 lanzadores durante el cotejo.

Las semifinales continuarán este jueves.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.