Martes, 6 de Diciembre de 2016
13:02 CET.
Béisbol: Grandes Ligas

Los Cachorros conquistan su primera Serie Mundial desde 1908

Ciento siete temporadas de corazones rotos para los Cachorros de Chicago llegaron a su punto final al conquistar este miércoles la corona de la Serie Mundial, lograda con unos ribetes épicos que hacen más singular la gesta de una franquicia sinónimo de sufrimiento, reporta la AP.

Mike Montgomery retiró a Michael Martínez para el último out con un corredor en base en el décimo inning, entrada la madrugada del jueves, y los Cachorros pusieron fin a la sequía más prolongada en el béisbol de las Grandes Ligas al vencer 8-7 a los Indios de Cleveland en 10 trepidantes innings.

Los Cachorros no eran campeones desde 1908, y lo lograron convirtiéndose en el primer equipo que voltea un 3-1 en contra en el Clásico de Otoño, con victorias como visitante en los últimos dos partidos, desde los Piratas de Pittsburgh en 1979.

"Se hizo realidad. Chicago, esto es una realidad", proclamó el primera base de los Cachorros Anthony Rizzo. "Lo logramos. Somos campeones. Es algo increíble".

El equipo de Joe Maddon no capituló al hilvanar tres victorias consecutivas e imponerse 4-3 en la Serie. Y perseveró cuando estuvo a punto de dilapidar una cómoda ventaja en el séptimo juego.

Miguel Montero, el tercer cátcher que emplearon los Cachorros, acabó remolcando la carrera que al final estableció la diferencia definitiva.

Tras una interrupción de 17 minutos por lluvia antes de iniciar el décimo episodio, Ben Zobrist y Montero impulsaron un par de anotaciones con un doble y un sencillo, respectivamente.

Los Indios descontaron en la parte baja mediante un sencillo productor de Rajai Davis con dos outs ante Carl Edwards Jr.

Montgomery entró en relevo y sacó a Martínez con un rodado manso hacia el tercera base Kris Bryant.

El partido fue un frenesí de emociones. Aroldis Chapman y Andrew Miller, los sensacionales relevistas de ambos equipos, fueron castigados. Los tres receptores de Chicago produjeron carreras.

Pero el momento más impactante se dio en la baja del octavo cuando Davis bateó un jonrón de dos carreras ante el cerrador Chapman, con el que Cleveland empató 6-6 tras ir perdiendo 5-1.

Los Indios, que en 1997 no supieron conservar la ventaja en el noveno inning de un séptimo juego con los Marlins de Florida, no se coronan desde 1948. Tres veces dispusieron de la oportunidad para liquidar a los Cachorros, pero los dirigidos por Terry Francona no supieron dar el golpe de gracia, algo que difícilmente olvidarán pronto.

"Esto va a doler por un buen tiempo. Duele porque es algo que tomamos a pecho, pero ellos (los jugadores) pueden irse con la cabeza en alta porque lo dejaron todo en el terreno", dijo Francona.

Perdedores durante más de un siglo, los Cachorros estuvieron a punto de arruinar otra oportunidad, luego de que el cubano Chapman desperdiciara una ventaja de tres carreras con dos outs, cuando Davis conectó su jonrón por el jardín izquierdo.

Chicago volvía a torturar a sus fanáticos, pero los jugadores regresaron decididos al terreno tras el atraso por lluvia. Los imparables de los veteranos Zobrist, quien el año pasado ganó el campeonato como integrante de los Reales de Kansas City, y Montero, determinaron el curso final de una campaña en la que lideraron las mayores con 103 victorias.

Zobrist fue consagrado como el Jugador Más Valioso.

Pese a su marcha avasalladora en la temporada regular, Chicago tuvo que mostrar temple en los playoffs de la Liga Nacional. Primero eliminaron a San Francisco, sentenciando con una remontada en el noveno inning del cuarto juego. Y luego dejaron en el camino a los Dodgers, en una Serie de Campeonato en la que ganaron los tres últimos juegos tras quedar abajo 2-1.