Sábado, 3 de Diciembre de 2016
13:47 CET.
Béisbol

El juego sin 'estrellas' del béisbol nacional

El prospecto número uno del béisbol nacional actual es el jardinero de los Tigres de Ciego de Ávila, Luis Robert, quien posee un potencial enorme para convertirse en un jugador de cinco herramientas.

Sin contar a Robert, de 21 años, a la pelota en Cuba no le queda mucho talento capaz de mostrar su proyección futura.

Por eso, llamar Juego de las Estrellas al duelo que se llevó a cabo el pasado sábado en Matanzas, es como olvidarse que Agustín Marquetti sentó cátedra con su número 40, y decidió la Serie Nacional en 1986 con un jonronazo ante el estelar Rogelio García, quizás la manera más espectacular en que haya culminado cualquier campeonato en la Isla después de 1959.

¿Qué tiene Luis Robert que lo hace destacar entre los jóvenes peloteros cubanos?

Al bate, Robert usa sus largos brazos en un swing polivalente que le permite alcanzar la bola en todo el sector vertical. Puede darle con fuerza hasta subirla a lo alto de los graderíos, y cuando abanica se siente un susurro cortaviento, pues lo hace con una agresiva aceleración de brazos y piernas. Esto lo ayuda a golpear la bola —incluso cuando le pega mal— con un con gran poderío.

Robert tiene aún que trabajar para mejorar sus ansias en el plato, la cual lo lleva a veces a buscar pelotas distantes de su madero. Pero ese enfoque podría mejorarlo, y en poco tiempo convertirse en un jugador ofensivo más completo, con números superiores de contacto y promedio de bateo.

En las bases, Luis Robert tiene una velocidad galáctica de home a primera, es progresivo e intenso en las almohadillas, y despliega una excelente velocidad de reacción.

En cuanto a la defensiva, hay jardineros que juegan en el lado derecho del parque, y se anidan tanto a esas condiciones, que cuando son movidos o se les intenta trasladar a otro ángulo del outfield pierden capacidades de fildeo.

No es el caso de Robert, quien tiene la habilidad de moverse en cualquier dirección. Robert es el clásico jardinero que todos respetan por su poderoso brazo, y que un manager quisiera tener en su plantilla, pues puede ser utilizado en cualquier posición del cuadro exterior con suma garantía.

Juego de las Estrellas de Cuba: ¿buen pitcheo o malos bateadores?

Occidentales ganó el Juego de las Estrellas con pizarra de 2-1 ante Orientales, y así se separó con récord de 15-14 en 29 desafíos de Estrellas desde 1963.

Por Occidente, Leonardo Urgellés, un jardinero de la Isla de la Juventud que nadie pidió como refuerzo en el torneo nacional, conectó los batazos decisivos: elevado de sacrificio y jonrón.

Los bateadores del este solo pudieron pegar un imparable, que salió del madero del guantanamero Julio Pablo Martínez al primer pitcheo del zurdo Yoannis Yera. En adelante, 33 bateadores desfilaron por la caja de bateo y ninguno pudo embasarse por la vía de la H.

¿Se parecerá este staff de pitcheo de Occidente al de 1984, que dejó a Oriente con dos hits? Diríase que no. Ni por asomo.

Aquella rotación tenía a Julio Romero, Jorge Luis Valdés, Lázaro de la Torre, Ángel Leocadio Díaz, Reinaldo Costa y José Modesto Darcourt, por solo citar a algunos de esa estirpe y genialidad que en buen tiempo no hemos visto de nuevo en un montículo.

Lo que sucedió en el Estadio Victoria de Girón fue simplemente la reposición de una conocida película imaginaria que podríamos titular La crisis actual del béisbol cubano.

¿Cómo sería un verdadero Juego de Estrellas cubanas actuales entre Oriente y Occidente?

Para lograr ver un verdadero Juego de las Estrellas de Cuba, habría que recorrer el mundo, y sobre todo el béisbol de las Grandes Ligas. Este redactor ya confeccionó sus dos equipos ideales, que aquí van.

Occidentales: Yasmani Grandal o Brayan Peña (C), José Abreu (1B), Yoan Moncada (2B), José "Candelita" Iglesias (SS), Yunel Escobar o Yulieski Gurriel (3B), Jorge Soler (LF), Yasiel Puig (CF), Yasmany Tomás (RF), y Kendrys Morales (BD). Lanzador abridor Ariel Miranda, y cerrador Héctor Mendoza.

Orientales: Lednier Ricardo (C), José Julio Ruíz (1B), Héctor Olivera (2B), Adeiny Hechavarría o Aledmys Díaz (SS), Adonis García (3B), Yoenis Céspedes (LF), Leonys Martín (CF), Rusney Castillo (RF) y Alfredo Despaigne (BD). Lanzador abridor Roenis Elías y cerrador Aroldis Chapman.

"Nadie es como otro. Ni mejor ni peor. Es otro. Si dos están de acuerdo es por un malentendido", decía Sófocles… Así que espero la selección de los lectores.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

..., y todavía entonces con esa alineación existiría un buen banco en los 2 equipos. Soñar no cuesta nada.

Y hablando d sueño: ¡q clase d "team" sale d ahí para un Clásico Mundial!....

Imagen de Kurt_Turing

Para el Anonimo - 1 de Noviembre de 2016 - 19:21 CEST: Las razones por las que los jugadores de Puerto Rico y Dominicana no participan en los clasicos de sus paises son diferentes a las de los peloteros cubanos. Por otra parte, se escribe "elucubración".

Imagen de Anónimo

Esto articulos lo que se llama elocubracion mental.

El autor no sabe que menos del 5% de los jugadores de Puerto Rico y Domiicana activos en las Grandes Ligas participa en las ligas de invierno en sus repectivos paises???.