Miércoles, 18 de Octubre de 2017
02:14 CEST.
Béisbol

Los Cocodrilos de Matanzas lideran la Serie Nacional en su primera etapa

Archivado en

Con récord de (22-2) Matanzas comanda la tabla de posiciones en la edición 56 de la Serie Nacional de Béisbol transcurrida la mitad de la primera etapa.

La novena rojiblanca, dirigida por el mánager Víctor Mesa, tiene además racha de 13 victorias consecutivas y una seguidilla de 12 sonrisas jugando en la casa.

El diferencial de carreras de los yumurinos ya ascendió hasta +89, con 163 anotadas y 74 permitidas.

Dentro de la racha de victorias acumulan cuatro barridas consecutivas y, aunque están lejos del récord de nueve pases de escoba de Mineros en 1972, vale resaltar que los rojiblancos han implantado una nueva marca para su franquicia.

Durante esta mitad de la contienda regular, en una primera etapa donde clasificarán solo seis planteles hacia la segunda parte del calendario de 90 duelos, Matanzas —no pierde desde el 20 de agosto (fue versus Ciego de Ávila)— ha paseado con una inimaginable ventaja de siete y medio sobre Villa Clara (12-7), que se reafirmó en el segundo lugar, aunque perdió su último compromiso contra Camagüey (14-9), otra de las escuadras que han sorprendido.

Los Cocodrilos, en comparación con Mayabeque (en el lugar 16), suman 15 y medio juegos de superioridad, el balance más alto que un equipo haya podido sacar sobre otro en los primeros 24 juegos de una campaña en las últimas 20 Series Nacionales.

¿Hasta dónde han rebajado los porcentajes de la liga?

No hace falta analizar los numeritos para darnos cuenta de que la pelota cubana ha perdido casi todo su encanto. Si vemos los datos de los primeros 185 partidos y lo comparamos con los de hace un año, volveríamos a reafirmarlo.

En la edición 55 de la Serie Nacional, durante el mismo lapso de desafíos que se han jugado en el campeonato actual, el promedio de bateo de la liga era de .274 y este año es de .285. Teóricamente, matemáticamente y visualmente se está bateando un poco más. Pues claro, una de las razones tiene que ver con la baja calidad del pitcheo.

Pero la ecuación irracional no ha terminado, pues aun con más average hay menos jonrones esta serie, 195 por 218. La cifra más preocupante es que los lanzadores han tenido peor efectividad que hace un año atrás (3.75 por 4.11), y con todo y eso los bateadores se han ponchado un 7.88% más.

¿Qué significa un 7.88% más en la tasa de ponches? Algo preocupante, pues son 404 ponches más. En una campaña ofensiva donde ensordecen los batazos por todos lados y se apela más al toque de bola (257) que al robo de bases o al hit al run, cualquier resultado se pudiera esperar.

Los guarismos defensivos también engañan, ya que se ha fildeado en la liga con porcentajes superiores al torneo pasado (.977 por .975), mientras las pifias han costado más carreras (212 por 195).

Por donde quiera que usted mire hay una fórmula dispareja en el mayor torneo del pasatiempo nacional, que cada vez pierde más figuras talentosas. La mayoría en estos tiempos son jugadores que apenas han llegado a las añoradas —desaparecidas y poco a poco olvidadas— verdaderas Series Nacionales de antaño.

Las series actuales son solo un paso incierto camino a un hoyo que seguirá sin tejer esperanzas en el horizonte beisbolero.

¿Cómo está el panorama en vistas al IV Clásico Mundial de Béisbol 2017?

¿Cómo le gustaría un equipo Cuba para el IV Clásico Mundial de Béisbol: una novena unificada o no?

Ahí está el tema. Ustedes dirán. Pero a mí me encantaría que fuera una selección unificada. No por nada en particular, sino porque, para todas las novenas participantes, tener a sus peloteros de Grandes Ligas en sus rosters —los que sean, superestrellas o no— es algo de lo más normal.

Yo utilizaría a todos los peloteros que están ahora mismo estableciendo récord de jugadores cubanos en una temporada de las Mayores, y casi todos —para no ser absoluto— serían los principales en el line up.

Al final, ese es el futuro, una selección cubana unificado en el Clásico Mundial, que sea realmente competitiva. Lo confieso, ese es mi sueño, y el de muchos de los cubanos por todo el mundo.

Para ese momento, esta sería mi plantilla por posiciones: C- Yasmani Grandal, 1B- José Abreu, 2B- Yulieski Gurriel, SS- Adeiny Hechavarría, 3B- Yunel Escobar, LF- Yoenis Céspedes, CF- Leonys Martín, RF- Yasmani Tomás, BD- Kendrys Morales, P- José Fernández.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.