Jueves, 14 de Diciembre de 2017
19:37 CET.
Béisbol: Grandes Ligas

Aroldis Chapman: la pieza en el bullpen que necesitaban los Cachorros

El pasado viernes el cubano Aroldis Chapman consiguió su salvamento número 20 de la temporada en 30 salidas de relevo, pero el próximo ya no lo logrará vistiendo la camisa de los Yankees de New York, porque ahora pertenece a los Cachorros de Chicago.

La oficialización del canje con el lanzador más intimidante y veloz de todas las Grandes Ligas se veía venir.

Como parte del negocio, los Cachorros enviaron a los Mulos de Manhattan a dos interesantes prospectos, su número uno y cinco del ranquin, el torpedero venezolano Gleyber Torres y el serpentinero derecho Billy McKinney.

El acuerdo también incluyó a un jugador más, que debe ser el polivalente jardinero Rashad Crawford, y el regreso al Bronx de Adam Warren, quien había sido canjeado por el dominicano Starlin Castro.

Ahora, los Yankees (52-48), quienes siguen luchando en la División Este de la Liga Americana, a seis juegos y medio detrás del líder, Orioles de Baltimore (58-41), volverán a tener como taponero al zurdo Andrew Miller, que alcanzó a salvar 36 juegos en 2015.

Los Cachorros de Chicago quizás sorprendieron al mercado con la adquisición de Chapman, quien será una pieza vital en las aspiraciones de Joe Maddon de conducir a su novena a la Serie Mundial.

Según los datos que suministra el sitio http://www.fangraphs.com, Chapman es el lanzador más ponchador que posee el Gran Circo desde 2010, con un K/9 de 15.16, en 355 juegos relevados. También amontona la cifra más aterradora de pitcheos de más de 100 millas (1.658), mientras el resto de los lanzadores zurdos de todo el béisbol ha registrado solo 12 pitcheos de ese tipo en el mismo rango de tiempo.

Teniendo como preámbulo estos interesantes numeritos, se impone un análisis de cuán importante será la integración del lanzador más veloz del planeta a una de las novenas favoritas este año para ganar el Clásico de Otoño.

¿Qué significa tener al lanzador más temido del béisbol?

Cualquier dirigente quisiera tener en su bullpen al cerrador al que ningún bateador le gusta ver en el noveno capítulo, especialmente si su bullpen es el número 14 en efectividad en las Grandes Ligas, con 3.83.

En uno de los cuerpos de relevo que más han descendido en su rendimiento desde abril —no solo en el viejo circuito, sino en todas las Mayores—, insertar a Chapman es una inyección de energía y fortaleza.

Así que, ¡a correr, que llegó el misil cubano! Al venezolano Héctor Rondón, quien se encargaba de cerrar los juegos con los Cubs, ahora quizás Maddon lo utilizará en el octavo episodio, lo que enviaría a Pedro Strop —líder en ventajas preservadas del relevo (18)— al séptimo.

Esto rehabilitaría las actuaciones del zurdo Travis Wood y el diestro Justin Grimm para casos situacionales especiales, teniendo en cuenta que el veterano de 41 años Joe Nathan aportaría su experiencia de 377 rescates en su carrera.

En el instante del canje, Rondón contaba con 18 salvados en 22 oportunidades durante 38 actuaciones como cerrador, dos salvados menos que los alcanzados por el astro cubano, que desperdició un solitario chance de salvar en 21 ocasiones.

Los Cachorros necesitarán mejorar su pitcheo de relevo, que ha ido en decadencia desde un promedio de limpias en mayo de 2.72, hasta registrar horrorosa efectividad de 4.64 en lo que va de julio (el vigesimocuarto peor récord de todas la MLB).

Chapman está en su momento más caliente de la campaña

Para tranquilidad de los fanáticos en Wrigley Field, Chapman atraviesa su lapso más ardiente de la actual temporada.

Pero esto no es nuevo en el apagafuegos cubano, pues parece ser que en julio —el cuarto mes de competencia tradicionalmente— es cuando más a tono está su estamina.

Julio de 2015 fue el único mes donde paseó sin admitir un extra base, sus rivales solo le ligaron para un OPS de .417, plasmó una tasa K/9 de 15.7, y promedio de los contrarios de .167. Eso suena genial.

Ahora valoren esto: en 2016, aunque ha sido menos ponchador (K/9 de 10.5, en 8 relevos con los Yankees) sus adversarios le batean —casi que adivinando— (.094); cuando le pegan es con un ínfimo poder (.351 de OPS) y el WHIP ha sido tan bueno (0.667) que ha superado la tasa de 2015 (0.968) y la de su carrera en el mes de julio (0.692).

¡En buena hora! Aroldis Chapman ya es el nuevo cerrador de los Cachorros de Chicago, uno de los fuertes contendientes a escalar para llegar este año al más alto nivel del béisbol.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.