Viernes, 15 de Diciembre de 2017
19:50 CET.
Béisbol: Grandes Ligas

Yunel Escobar enciende su swing con los Angelinos

Cuando el cubano Yunel Escobar se despidió de Tampa Bay en 2014, bateando solo .256 a sus 31 años, muchos pensaron que el declive de su swing no tardaría en aparecer.

Pero Escobar aprovechó la oportunidad de fomentar su rutina al ser llamado por los Nacionales de Washington en 2015, y sus hazañas con el bate y el guante hicieron saber que aún le quedaba vida en el béisbol de las Grandes Ligas.

Incluso cuando totalizó numeritos estables durante 139 juegos, en los que tuvo promedio de .314 y porcentaje de embasado de .375 —luciendo el más alto slugging (.415) en nueve años—, fue pieza de un canje hacia Anaheim, para someterse a nuevos retos en su carrera.

Comenzando los entrenamientos primaverales, al manager Mike Scioscia —un dirigente que adora las doctrinas de la vieja escuela— se le planteó probar al antesalista de 33 años como primer madero, teniendo en cuenta su desempeño en 2015, donde plasmó un BABIP de .347 y K% de 11.8, con 70 ponches en 535 turnos.

La hipótesis de Scioscia era coherente y su estilo tradicionalista lo llevaba a buscar un remplazo para Kole Calhoun, quien fungió como primer bate en 2015 y se tragó 164 ponchetes.

Para el dirigente de la novena Angelina la teoría era ideal y así se la planteó al cubano natural de La Habana. A punto de cumplir la primera mitad del calendario, los resultados son sorprendentes.

Palabras de orden: Enfoque y disciplina en home

Definitivamente, para Yunel Escobar no iba a ser fácil cambiar el estatus que acostumbraba para asumir sus turnos en los últimos años, cosa que tuvo que modificar, sobre todo rebajando su tendencia de ser agresivo y ver pocos pitcheos.

Su nueva meta consistía en llegar a bases a como diera lugar, para así esperar el empujón de los cañoneros Mike Trout y Albert Pujols.

Aunque Yunel abordó 443 turnos ofensivos en cualquier turno menos el primero en 2015, su experiencia de años anteriores con los Bravos de Atlanta iba a servirle.

Revisando algunas estadísticas evaluativas en el sitio http://www.fangraphs.com/, encontramos en qué radica la exitosa contienda del nacido en Marianao.

Pitcheos

BA en 2016

BA en su carrera

Recta-4-costuras

.342

.321

Sinker

.309

.268

Cambio

.269

.238

Slider

.273

.249

Curva

.381

.262

Cutter

.286

.292

Split

.400

.236

Escobar ha superado las expectativas al definir turnos contra diferentes pitcheos este año.

Desde que comenzó a probarse como primero en el orden, los lanzadores rivales han hecho un ajuste. Le han tirado un 5.8% menos de rectas, aumentando a 1.0% la utilización del slider, el sinker a 2.5% y la curva a 1.1%. La dosis de cambio de velocidad parece ser relativamente menor (0.6%), aunque oscilando a más velocidad (84.3 por 83.7).

Mientras, atarse a más lanzamientos en la cuenta ha sido ganancia para Escobar a raíz de ser el bateador cabecera del line up. Ha visto 1.010 pitcheos en 297 apariciones, absorbiendo (3.40) lances por turno, notable ascenso en comparación al (3.36) de todo el 2015 (1991 envíos en 591 comparecencias).

Temporada

Swing-OZ

BA-ZD

Pull%

Cent%

2015

28.4%

.271 (carrera)

37.6%

34.6%

2016

24.8%

.310

30.6%

46.9%

Leyenda: Swing-OZ: Swing fuera de la zona. BA-ZD: Average contra pitcheos pegados. Pull%: Halando la pelota. Cent%: Bateo hacia el centro del terreno.

Lógicamente, poseer más paciencia es algo que busca todo bateador en la gran carpa, para irse tras pitcheos más cómodos y generar más valor a sus visitas en la caja de bateo, así pensaba Ted Williams.

Parte de ese concepto lo ha perfilado Escobar en sus primeros 68 partidos, y dos tendencias lo han ayudado a obtener más efectividad al golpear la pelota:

—Ha evitado batear hacia su mano (30.6%), sustituyendo ese hábito con contactos sólidos hacia el centro del parque (46.9%).

—Su swing a pelotas fuera de la zona de strike se ha moderado un 3.6% (de 28.4% a 24.8%).

Paciencia…

Tras 11 años y más de 5.300 visitas al plato, Escobar se muestra más maduro en cada situación de juego. Me atrevo a decir, que el primer turno ha sido determinante para el cubano a la hora de guiarse en la caja de bateo.

En 2016, tras tener cuenta de 1-0, batea para .358, superior al .281 que registra en su carrera. En 2-0, es más consistente (.367) y aunque esta campaña ha abanicado un 5% menos el primer pitcheo, aún conserva un excelente average de .314.

La paciencia es una palabra común en los oídos del antesalista cubano, que ha sido tan oportuno como cualquier otro jugador en los Angelinos con corredores en posición de anotar: .333/.357/.373/.730, lo que muestra de que su calidad como bateador aún está presente.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Gran artículo, estoy leyendo cosas que no sabía. Escobar es un gran bateador, no porque sea temible, sino porque es valiente, y es AZUL.si, de Industriales, y todos triunfan... Prregúntele al Duke, jajajaja Rocío Peña

Imagen de Anónimo

la veteranía le ha traido los mejores dividendos a Yunel Escobara, es hoy el primer bate y la tercera base indiscutible de los Angelinos.            Angel(CENTRO DERECHA CUBANA)