Sábado, 16 de Diciembre de 2017
16:44 CET.
Boxeo

¿Fue Alí el más grande?

En Louisville, su ciudad natal, acaban de enterrar a Cassius Clay/Muhammad Alí, sin duda el campeón de los pesos completos más célebre y polémico de la historia del deporte. Las ceremonias y los ditirambos se han prolongado durante dos semanas, desde su fallecimiento. "I am the greatest", proclamaba Alí y muchos le creyeron y lo repiten hoy, sin molestarse en reflexionar ni siquiera un segundo.

Porque esa notoriedad y presunta grandeza suprema de Alí tenían otras razones o sinrazones, además del aspecto estrictamente deportivo. La cuestión racial, su conversión al islam, el rechazo a servir en el ejército durante la guerra de Vietnam, la caja de resonancia de la televisión, su gusto por la provocación y los prejuicios de la progresía de la época: esos asuntos son interesantes, porque arrojan luz sobre lo que ha sido la sociedad estadounidense en los últimos 50 años. Pero cuando se examina únicamente la carrera boxística del campeón, cabe volver a preguntarse: ¿Fue Alí el más grande?

La pregunta lleva de inmediato a otros interrogantes fundamentales: ¿Cómo comparar las carreras deportivas de atletas que actuaron en épocas diferentes, se enfrentaron a distintos adversarios y se vieron perjudicados (o beneficiados) por circunstancias sociales y económicas diversas? No es lo mismo un púgil que en 1967, a la edad de 25 años, había completado 29 combates invicto (Alí), que otro que en 1944, a los 27 años de edad, había peleado 61 veces con solo una derrota (Joe Louis) o aun otro que no ganó el título mundial hasta los 29 años y que poco después se retiró invicto con 49 victorias de las que 43 fueron por nocao (Marciano). Y si a los 25 años de edad y en la cumbre de sus facultades, Alí perdió tres años y medio al ser suspendido por negarse al reclutamiento obligatorio, Joe Louis perdió cuatro, casi a la misma edad, por servir a su país en la Segunda Guerra Mundial. Y la carrera de Marciano comenzó relativamente tarde por la misma razón.

Tampoco es lo mismo caer derrotado, en 20 años de carrera, únicamente ante tres campeones míticos como Max Schmeling, Ezzard Charles y Rocky Marciano, como le ocurrió a Joe Louis, que ser vencido en un periodo comparable por Joe Frazer, Ken Norton y Leon Spinks, como le sucedió a Alí. O no perder ni un solo combate, como fue el caso de Marciano.

Ali perdió y recuperó tres veces el título mundial, lo que sin duda constituye una hazaña colosal. Pero Joe Louis defendió la corona mundial 25 veces y solo la perdió a los 36 años de edad, contra Ezzard Charles (la segunda derrota de su carrera). Marciano la defendió seis veces y las ganó todas. Y Foreman la perdió en 1974 (cayó ante Alí, en Kinshasa), pero la recuperó 20 años después, a la tierna edad de 45 años, y terminó su carrera con record de 76-5 (68 KO).

Lo anterior son algunos elementos de homologación con figuras a las que pudiéramos llamar contemporáneas, porque muchos de nosotros las hemos visto en acción, ya sea en vivo o en películas de buena calidad. Pero, ¿qué decir de púgiles de épocas anteriores como Jack Dempsey, que disputó 68 combates, ganó 51 por nocao, perdió 6 y empató 11-? ¿O Gene Tunney, que acumuló una foja de 65-3 (48 KO)?

Además, los números solo revelan una parte de la historia. De alguna forma hay que cuantificar los resultados deportivos (citius, altius fortius, reza el lema olímpico) para saber quién es el mejor. Pero en deportes como el boxeo (o la gimnasia o el tenis) el estilo influye muchísimo en la percepción de la calidad y su valor es imposible de cuantificar. Alí, según el tópico que él mismo acuñó, bailaba como una mariposa y picaba como una abeja, al menos durante los primeros años de su carrera. Joe Louis era ágil, tenía buena pegada y encajaba bien los golpes del adversario. Marciano, en cambio, se agachaba un poco y avanzaba con la gracia de un bulldozer, soportando los más increíbles castigos, hasta que conseguía acercarse y colocar su demoledora derecha, la célebre "Suzie Q".

Luego, está la calidad de los adversarios que cada época depara. Alí y Joe Louis se enfrentaron sin duda a algunos de los retadores más peligrosos de todos los tiempos. Los críticos aseguran hoy que durante el reinado de Marciano (1952-1956) los aspirantes eran inferiores, lo que facilitó a la Roca de Brockton la tarea de defender el título y terminar invicto. Pero, como señaló un comentarista de la época, no se puede culpar a Marciano de la calidad de sus oponentes. Y esos rivales a los que Marciano venció no eran precisamente mancos: Joe Louis, Ezzard Charles (dos veces) y Archie Moore, por mencionar a tres campeones que subieron al cuadrilátero como favoritos en las apuestas y hasta lograron derribarlo… para terminar vencidos claramente por la demoledora pegada del italoamericano.

De modo que sería preciso poner en la balanza las estadísticas, el estilo, los adversarios que les vencieron y a los que ellos derrotaron, y tal vez añadir la evaluación de los expertos de la época, esos periodistas inolvidables como Fausto Miranda o Burt Sugar, que presenciaron cientos de combates y se codearon con los campeones absolutos. Y después, volver a plantear la pregunta:

¿Fue Alí el más grande?

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 21 ]

Imagen de Anónimo

Lo  peor de Alí  es que "!ERA NEGRO  Y ESO NO SE PERDONA"

Imagen de Anónimo

LO  CURIOSO DE ESTO  ES QUE "DESDE HACE DÍAS QUE ESTE ARTICULO ESTA FIJO AQUI EN  DIARIO DE CUBA"  y  no tiene que ver nada con esa isla  "NI CON LAS AGRESIONES  Y SUCESOS QUE SUFRE LOS CIUDADANOS CUBANOS CADA DÍA  EN ESA ISLA DE NOMBRE CUBA"   y ademas  cuando publican algo  que demuestra la  malignidad de  los  castros y su regimen .....LA PUBLICACIÓN DURA "DOS DÍAS COMO MAXIMO"    ESTE DIARIO ES UNA DISTRACCIÓN  PARA  DESVIAR  LA ATENCIÓN  A  LA  REALIDAD CUBANA  

Imagen de Anónimo

si ali “ganó” el título por arreglos con la mafia que mandó a Liston a caerse sin ni siquiera recibir un golpe...un ‘grande’ que denigró a Joe Frazier, boxeador y persona superior que ayudó a su comunidad del norte de Filadelfia toda su vida, mientras Alí charlateanaba y bailaba por medio mundo en misiones del liberalismo “humanitario”. Payaso y fraude.

Imagen de Anónimo

era buen boxers mas nada lo ponen como si el era dios jente education son UNOs ignorantes el no es dios 

Imagen de Anónimo

Sí fue el más grande.

Imagen de Anónimo

Si, por supuesto. El más grande alardoso de la boca pa' fuera. 

Imagen de Amadeus

@ Ano 2:25 amOjo, Ilustre, lo de John Lenno y Yoko Ono fue después, ya Ali había enpezado con el show.

Imagen de Anónimo

De Ali se pueden decir muchas cosas malas y muchisimas cosas buenas pero,eso de decir que Ali inauguro el Kardanshianismo solo lo pueden afirmar aquellos que nunca han oido hablar de un tal John Lennon y su yunta Yoko Ono.

Imagen de Anónimo

Tengo un primo que, por casualidad, estaba en Europa cuando la pelea de Ali en Zaire y la vio por TV. Y cada vez que salía a relucir el tema de la ansiada pelea Ali-Stevenson, decía mi primo sin sombra de duda: Si por fin casan esa pelea, tráiganme todos su platica a apostar conmigo, que si se meten los dos en un ring, Ali lo mata. No lo digo yo. Pregúntenle a mi primo.

Imagen de Anónimo

Para el comentario 12:59, no discuto los meritos de Ali, pero de cuales revanchas dices que concedia a sus rivales?? Es al reves, las revanchas se la concedieron a el que perdio el campeonato tres veces, a el lo favorecieron