Viernes, 15 de Diciembre de 2017
16:39 CET.
Béisbol: Grandes Ligas

Explorando el ascenso de Yasmani Tomás

El jardinero Yasmani Tomás está en su segundo año de experiencia en las Grandes Ligas con los Diamondbacks de Arizona, y su rendimiento muestra un considerable progreso.

Rumbo a su ascenso este año, Tomás ha maquillado su fachada ofensiva de una manera llamativa que, a medida que avanza la temporada, su actuación en el plato se ha ajustado mucho más acorde al estatus de un bateador estándar de Grandes Ligas.

¿Qué tan buena ha sido la inversión de los D-Backs con Yasmany Tomás?

Proyecciones 2016: .263/.301/.436/.317/95 (BA/OBP/SLG/wOBA/wRC+)

Muchos criticaron el contrato de Yasmany Tomás, cuando los D-Backs le ofrecieron 68.5 millones de dólares por seis años. Ese fue el valor que le dio la gerencia en Arizona, y el cubano tendrá que poner los puntos sobre las íes para demostrar su nivel, cosa que aun está por ver.

Tomás es la referencia clásica del talento cubano, ese que necesita pulirse en el béisbol de mayor calibre. Era un bateador respetado en el equipo Industriales, y con esa etiqueta sus spikes mordieron los diamantes de Grandes Ligas en 2015.

Su debut y el salto al más alto nivel

¿Recuerdan el debut de Tomás? Solo nueve jonrones y 48 empujadas en 118 juegos. Un rendimiento por debajo del pedigrí mostrado previamente, desde que exhibió sus herramientas en el Clásico Mundial de 2013.

He aquí un análisis de su arranque lento y los resultados desde el debut.

En la liga cubana, Tomás botó 43 pelotas, pero se ponchó 185 veces en 908 turnos, para un 20.3%.

Al medirse a pitchers de la MLB, se ponchó el 25.8% de sus visitas al home como novato, tendencia que no estuvo distante de su previo historial.

Su producción gruesa dejó un sabor agridulce, cuando alcanzó un poder aislado ISO (por sus siglas en inglés) de .128, y wOBA de .307, que no fue el esperado.

Sin embargo, su BA/.273 y .354/BABIP, mostraron parte de sus posibilidades y la capacidad que podría generarle jugar todos los días y tomar más experiencia.

Disciplina en el home versus el reporte del scout

Para enfrentarse a Tomás, tras ver las tendencias de su temporada inicial, la oposición solo tenía que fijarse en un detalle crucial: su frecuencia en abanicar pitcheos fuera de la zona de strike fue de 41.4%.

No obstante, Tomás ha ido invirtiendo positivamente ese handicap, que es solo una cuestión de ser menos agresivo y adoptar más enfoque camino a la caja de bateo. Los resultados están presentes este año, al Tomás sujetar sus swing a bolas malas hasta un 41.0%, valor que lo ha encaminado a menos ponches, de 25.8% a 20.8%.

Es llamativo otro detalle revelado en el acucioso sitio http://www.fangraphs.com/, descifrando la estrategia con que le han lanzado a Tomás.

Pitcheo

BA 2015

BA 2016

Recta-4-costuras

.323

.383

Cambio

.219

.280

Curva

.265

.125

Slider

.288

.191

El reporte asegura varios puntos. El más interesante radica en cómo Tomás ha definido sus chances ante rectas de cuatro costuras, elevando el ataque .060 puntos en el average.

La tendencia de sus adversarios ha sido utilizar envíos quebradores: curvas, cambios y sliders. En 2015, le tiraron 90 cambios, y este año, en sus 178 visitas al home, ha recibido ya 75, algo típico que haría cualquier lanzador contra un bateador que habitualmente hace swing y tiende a halar pitcheos.

Ante los cambios de velocidad el cubano ha sido más consistente (BA .280 por .219). Pero cuando pone la pelota en juego al atacar curvas y slider su colapso aumentó. Al hacer swing a pitcheos en la zona baja, solo ha conseguido 17 hits en 91 turnos (.187).

Aun así, Tomás va camino a destrozar la teoría del sistema ZiPS, el cual predijo que se poncharía un 22.3%, pronóstico que, por el momento, ha reducido a 20.8%. Como es de esperar, incrementó el volumen de tomar boletos de 4.8% a 7.9%.

Analicémoslo la siguiente tabla:

Temporada

Zona afuera

Zona centro

Zona adentro

2015

.338

.418

.192

2016

.619

.378

.308

Los pitcheos afuera en 2016 han sido para Tomás su zona más caliente al batear, y en los envíos por dentro ha obtenido ganancia de .116 puntos en el promedio.

Su efecto en conexiones bien bateadas ha subido de 31.0% a 40.5%.

Frente a lanzadores derechos los batazos más sólidos cuentan al primer pitcheo (66%), mientras ante zurdos el 70% han oscilado después del primer pitcheo, y en un 47% de esas ocasiones en cuenta de dos strikes.

Sin lugar a dudas, Yasmany Tomás ha progresado en estos primeros tres meses de temporada, muestra del trabajo fuerte y la consistencia del cubano. Solo resta seguirlo de cerca, para conocer hasta donde podrá llegar en busca de un salto al estrellato.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Excelente artículo, sigan así... Sigo mucho a los cubanos desde California. Héctor Ramírez