Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
21:01 CET.
Boxeo

Muere la leyenda Muhammad Alí

Hace más de 60 años, un ladrón de bicicletas en Louisville, sin saberlo, desencadenó una de las carreras deportivas más increíbles de la historia.

Un enojado Cassius Clay de 12 años se dirigió a un policía ese día de 1954, prometiendo que encontraría al ladrón que se había llevado su bicicleta y que se tomaría revancha. El consejo del policía fue que primero aprendiera a boxear, así que Clay, que luego cambiaría su nombre por Muhammad Alí, fue a un gimnasio y el resto es historia.

Alí, una de las figuras más reconocidas del siglo 20, murió el viernes a los 74 años después de sufrir Parkinson durante más de tres décadas, informa Reuters.

El fallecimiento fue confirmado en un comunicado por el portavoz de la familia, Bob Gunnell, un día después de que fuera admitido en un hospital del área de Phoenix por un problema respiratorio.

Alí se convirtió en un campeón de peso pesado que batió récords, y en mucho más. Era bien parecido, atrevido y franco, y devino símbolo de la liberación negra cuando se enfrentó al Gobierno de Estados Unidos con su negativa de entrar en el ejército por razones religiosas.

No creía en la modestia y se autoproclamó no solo "el más grande", sino "el más grande por partida doble". Era arrogante y rebelde, y se animaba antes de las peleas recitando poemas en los que predecía el asalto en el que iba a noquear a su oponente. Su audacia hizo que muchos lo despreciaran, pero también lo convirtió en el gran ídolo de millones de personas.

"Si tenías 16 años y querías copiar a alguien, ese alguien tenía que ser Alí", dijo George Foreman.

Su aparición coincidió con el movimiento estadounidense por los derechos civiles, y su figura dio a los jóvenes negros algo que no habían obtenido de Martin Luther King y otros líderes. "Soy Estados Unidos. Soy la parte que ustedes no reconocen, pero acostúmbrense a mí", solía decir.

Alí también tuvo un largo historial de peleas fuera del cuadrilátero: contra la opinión pública cuando se convirtió en musulmán en 1964, contra el Gobierno de Estados Unidos por la guerra de Vietnam, y finalmente contra el Parkinson.

El boxeador, que fue bautista, fue el converso al Islam más famoso en la historia de Estados Unidos, al anunciar que se había unido al movimiento musulmán negro poco después de ser campeón del mundo.

Rechazó su nombre "blanco" y se convirtió en Muhammad Alí. "Cassius Clay es el nombre de un esclavo. No lo escogí, no lo quería. Yo soy Muhammad Alí, un hombre libre", dijo.

El Ejército estadounidense lo rechazó dos veces luego de que su medición del coeficiente intelectual diera 78, pero eventualmente lo declaró apto para el servicio.

Fue reclutado el 28 de abril de 1967, pero se negó a ir a la guerra. Al día siguiente, la Asociación Mundial de Boxeo le retiró el título y en junio fue hallado culpable de deserción y sentenciado a cinco años de prisión.

"No tengo ningún problema con el Viet Cong. Ningún vietnamita me llamó nunca negro", dijo Alí en una de sus declaraciones más famosas.

Nunca fue a prisión mientras su caso estaba en apelación y en 1971 la Corte Suprema anuló la condena. Con todo, la carrera de Alí estuvo en una pausa de casi tres años y medio porque las autoridades del deporte no le otorgaban licencias para pelear.

'Flotar como una mariposa y picar como una abeja'

Alí nació el 17 de enero de 1942 en Louisville, Kentucky, como Cassius Marcellus Clay Jr., un nombre que compartió con un abolicionista de la esclavitud del siglo XIX.

Logró varios títulos en su juventud y su carrera despegó cuando ganó una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma de 1960.

Su primera pelea profesional, el 29 de octubre de 1960, fue una victoria por puntos en seis rounds sobre Tunney Hunsaker, que de día trabajaba como jefe de policía en la localidad estadounidense de Fayetteville.

A pesar de su invicto, Alí no era el favorito cuando enfrentó tres años y medio después en Miami a Sonny Liston, un exconvicto que era entonces el campeón de peso pesado.

El credo en el ring de Alí, famoso por sus demoledores golpes y la rapidez de sus pies, era "flotar como una mariposa y picar como una abeja". Sus movimientos confundieron a Liston y a muchos rivales más grandes y poderosos que vendrían después.

Alí se convirtió en campeón mundial cuando Liston no respondió a la campana para el séptimo round.

Joe Frazier llegó a campeón de peso pesado mientras Alí apelaba la condena de prisión por deserción, y tras su regreso al cuadrilátero en 1970, ambos protagonizaron tres combates clásicos.

El primero en 1971, en Nueva York, calificado como la "Pelea del Siglo", fue una batalla imponente que mostró que Alí seguía siendo el mismo. Frazier lo tiró al piso con un gancho de izquierda en el último asalto y, aunque Alí se recompuso rápidamente, su rival ganó por puntos. Fue su primera derrota después de 31 victorias.

Frazier perdió su título en enero de 1973 ante George Foreman, pero la segunda pelea Ali-Frazier también generó una enorme expectativa en 1974, con un Alí de 32 años que ganó por decisión unánime.

La rivalidad con Frazier estuvo marcada por las burlas brutales de Alí. "Joe Frazier es tan feo que cuando llora, las lágrimas dan la vuelta y bajan por detrás de su cabeza", dijo alguna vez. También apodó a Frazier "gorila", aunque después se disculpó y dijo que todo había sido para promover el combate.

Luego llegó la "Pelea en la Jungla" contra Foreman por la corona de los pesados en Kinshasa, Zaire, el 30 de octubre de 1974.

Alí ejecutó una sorpresiva estrategia pasiva en la que se apoyó en las cuerdas, escondiéndose detrás de sus brazos e invitando a un Foreman más alto y fuerte a golpearlo hasta el cansancio. En el octavo asalto, Alí noqueó a su agotado rival. Fue uno de los momentos más brillantes de su carrera y lo confirmó como una leyenda.

Alí defendió tres veces con éxito su título en 1975, antes de volver a enfrentar a Frazier en octubre en Manila. Bajo un calor brutal, salió victorioso cuando el entrenador de Frazier no le permitió seguir peleando en el último asalto.

El 15 de febrero de 1978, un debilitado Alí perdió su título ante Leon Spinks en una pelea a 15 asaltos que se definió por puntos. Siete meses después, recuperó el cinturón con un triunfo también por puntos en 15 asaltos frente al mismo rival.

La victoria, que se produjo a cuatro meses de que Alí cumpliera 37 años, llegó 14 años después de su primer título.

Sin embargo, Alí, cuyo entorno lo ayudó a gastar gran parte de su fortuna, se negó a abandonar el deporte cuando parecía que la edad había menoscabado su talento.

Se retiró aproximadamente un año después de haber vencido a Spinks, pero retornó en 1980 para pelear contra su excompañero de entrenamiento Larry Holmes, con quien perdió un dispar combate que fue detenido tras 10 asaltos.

Un año más tarde perdió frente a Trevor Berbick en Bahamas. Luego se retiró definitivamente con un historial de 56 triunfos, incluyendo 37 nocauts, y cinco derrotas.

Después del ring

Alí no tenía que estar en un cuadrilátero para dominar la escena mundial.

En 1990, pocos meses después de que Irak invadiera Kuwait, Saddam Hussein secuestró a decenas de extranjeros con la esperanza de evitar una invasión a su país. Alí viajó a Bagdad, se reunió con Saddam y regresó con 14 rehenes estadounidenses.

En noviembre del 2002, realizó una visita a Afganistán tras ser contratado como "mensajero de paz" de Naciones Unidas.

Alí visitó Cuba en 1996 y conoció a Fidel Castro y al tricampeón olímpico Teófilo Stevenson.

"Aunque nunca peleó profesionalmente, haber ganado tres medallas de oro en tres Juegos Olímpicos diferentes, garantiza que él (Stevenson) habría sido un enemigo formidable para cualquier otro campeón de peso pesado reinante o cualquier retador en su mejor momento. Siempre recordaré el encuentro con el gran Teófilo en su Cuba natal. Él fue uno de los grandes de este mundo, y a la vez fue un hombre cálido", dijo tras la muerte del cubano en 2012.

Alí se casó cuatro veces, la más reciente con Lonnie Williams, que lo conoció cuando era niña en Louisville. Tuvo nueve hijos, incluyendo a Laila, que se convirtió en boxeadora.

El diagnóstico de Parkinson llegó alrededor de tres años después de que se retirara del boxeo en 1981. Alí ayudó a establecer el centro de atención para enfermos de Parkinson que lleva su nombre en Phoenix.

Cuando una vez se le preguntó sobre cuál quisiera que fuera su legado, Alí sostuvo: "Me gustaría ser recordado como un hombre que ganó el título de peso pesado tres veces, que era divertido y que trataba a todo el mundo bien (...) que defendía sus creencias, que trató de unir a toda la humanidad con la fe y el amor".

Muhammad Alí y Fidel Castro

La leyenda del boxeo, quien falleció este viernes a los 74 años de edad, visitó Cuba en 1996, conoció a Fidel Castro y a Teófilo Stevenson.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Joshua Ramir

miren que cara asquerosa con risita hipocrita

Imagen de Anónimo

Alí fue rechazado primero dos veces por el US Army por su bajo coeficiente intelectual (IQ: 68). Igualito que Stevenson... Buenos peleadores, pero de cerebro: NADA. Y es que "la técnica es la técnica, y sin técnica... no hay técnica". Palabra de Dios.

Imagen de Anónimo

Ay, pero qué linda la foto de este comemierda a quien le agradaba mucho la figura del Hitler tropical. El Diablo lo queme en el infierno, con ardores insoportables, hasta la eternidad.  

Imagen de Anónimo

Ali fue grande como ninguno y no es hora de juzgar sus ideas políticas ya que cada cual piensa como le da la gana y puede ser amigo de quien le de la gana pero lo importante murió el REY y nadie como el. Los testigos de jeova es otra historia llena de calumnias y mentiras yo tenia amigos testigos de jeova y nadie se metía con ellos y yo compartía con ellos en el barrio y comía en sus casas y éramos como hermanos y no compartía la idea de que dejaran morir a un hijo por no permitir transfuciones de sangre y esa postura los convertía en asesinos y la ciecncia si aplicaba la transfusión para salvarlo la vida y soy partidario de eso y no estoy de acuerdo con ese problema y el servicio militar era verdad que les hacían la vida un yogur.

Imagen de Anónimo

Y para que DDC pone ese video del cgandante? Que manera de perder el tiempo. Ojala se acabe de morir pronto ese cabron.

Imagen de Anónimo

Por culpa "de quien tú sabes", nos quedamos sin ver nunca "la pelea del siglo": Alí-Stevenson. Otra cosa más para agradecerle...

Imagen de padre Ignacio

El mundo tiene hoy un hijo de madre contenta menos, que era amiguete de el dictador mas antiguo y sanguinario de America, que cuando los Testigos de Jehova se negaban a alistarse en el ejercito les hacia la vida un yogourt. Ojala se pudra en el lugar mas caliente del ejercito.