Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Juegos Panamericanos Toronto-2015

Un trauma nacionalista

Desde semanas antes del comienzo de los XVII Juegos Panamericanos Toronto-2015, las autoridades deportivas cubanas orquestaron una campaña de declaraciones, asegurando el mantenimiento por Cuba del segundo lugar por países. Algunos especialistas y ciudadanos, conocedores de los graves problemas por los que atraviesa el deporte nacional —que no es ajeno a la crisis general en que se encuentra el país—, lo pusieron en duda. Estados Unidos, Canadá y Brasil se reconocían como los más fuertes contrincantes.

La campaña orquestada me recordó una similar, cuando la Zafra de los Diez Millones, donde, aún cuando se sabía que éstos no se alcanzarían, como habían pronosticado algunos especialistas cañeros responsables, hasta el último segundo se estuvo repitiendo aquello de "los diez millones van, de que van, van...", que sirvió hasta de nombre a una popular orquesta de música popular.

Hoy, ya en los días finales del calendario de los Juegos, Estados Unidos se encuentra en primer lugar, seguido por Canadá y Brasil, y Cuba ocupa el cuarto lugar en el medallero, seguida muy de cerca por Colombia. Al haberse producido muchas más derrotas que las previstas, nuestros narradores y comentaristas deportivos, de seguro cumpliendo instrucciones superiores, han comenzado a cuestionar la actuación de los árbitros y jueces, acusándolos de favorecer a Canadá y de perjudicar a Cuba en sus decisiones.

No es nada original, pues ya lo han practicado anteriormente. Aceptar las deficiencias propias y las derrotas con dignidad y elegancia, reconociendo los valores de los contrarios, siempre ha sido una asignatura pendiente de nuestros atletas y autoridades deportivas, así como de muchos de nuestros ciudadanos, envenenados todos por el chovinismo patriotero de los últimos 56 años, que ha pretendido presentar a los cubanos como seres superiores: los más valientes, aguerridos, luchadores, patriotas, dignos, tenaces, etcétera. En realidad, somos similares a los demás seres humanos, con nuestras virtudes y defectos. Por eso, a veces ganamos, y a veces perdemos.

Las autoridades —desconozco si consciente o inconscientemente— parecen asumir la misma obsoleta concepción de "raza superior" utilizada en la Alemania nazi. Los atletas alemanes de entonces debían ser blancos, rubios y de ojos azules, o sea, alemanes puros. Los atletas cubanos de hoy deben ser nacidos en la Isla y residentes en ella, no permitiéndose los nacionalizados de otros países ni los nacidos en Cuba que residan en otros países. Aunque les gusta hablar de integración, en la práctica son renuentes a ella.

Tal vez aquí radique el continuo señalamiento, tanto por las autoridades como por los narradores deportivos, del lugar de nacimiento de los atletas que compiten por uno u otro país, sin darse cuenta de que están hablando de países multiétnicos, compuestos por personas de diferentes orígenes y naciones, que emigraron y se asentaron en ellos y son ciudadanos de los mismos. Canadá y Estados Unidos son dos buenos ejemplos. Hoy, tal vez con algunas excepciones, como las de Cuba y Corea del Norte, los equipos deportivos de la mayoría de los países son multiétnicos y están formados por atletas de diferentes naciones. El fútbol y el béisbol también son buenos ejemplos.

Este nacionalismo barato no ayuda al desarrollo deportivo del país, llegándose hasta el extremo de que la máxima autoridad institucional del deporte cubano, ante recientes preguntas de los medios de prensa extranjeros sobre la pobre actuación de la delegación, en lugar de aceptar la triste realidad, se apareció con esta insulsa declaración: "Nuestra delegación, que carece de talentos comprados o nacionalizados en función de las medallas, ha enfrentado cada jornada con el espíritu de lucha que caracteriza al deporte cubano".

Habría que aclarar: Cuba no tiene talentos "comprados o nacionalizados", porque a ninguno le interesa ser "comprado o nacionalizado" por Cuba. Además, Cuba carece de recursos económicos para ello, ya que no puede pagarles, siquiera decorosamente, ni a sus propios atletas.

Los éxitos de años anteriores, que se recuerdan machaconamente, muchos obtenidos con atletas profesionales contra verdaderos atletas aficionados, deberían constituir una vergüenza, en lugar de esgrimirse constantemente como demostración de la justeza de esta política errónea, que ha llegado a calificar de "desertores" y "traidores" a los atletas cubanos que han decidido competir bajo otras banderas. El Estado totalitario, dueño de todo, también se considera dueño de los atletas.

Nuestras autoridades se plantearon una meta política, sin valorar las posibilidades deportivas reales. Los únicos posibles títulos a obtener, en el día que resta antes del fin de los Juegos, además de en el atletismo, descansan en el boxeo, donde los púgiles, "congelados" durante años en el equipo nacional, no pueden desarrollar carreras profesionales individuales, a no ser que abandonen el país y se conviertan en "apátridas".

Como el deporte en Cuba es una cuestión eminentemente política y, además, se ha utilizado siempre para suplir la falta de "pan", formando parte del "circo", esto de no ser capaces de mantener el segundo lugar en los Juegos se ha convertido en un trauma nacional. Nuestras autoridades, de tantas derrotas acumuladas en diferentes campos, ya deberían estar adaptadas a ellas.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Anónimo

Esta claro , clarisimo que los jueces y arbitros estan comprados por la mafia de Mayami a favor de los rivales de Cuba y esta claro , clarisimo que los atletas cubanos que han desert...que han traicionado a la patria tambien estan comprados . La culpa del desastre de Toronto ( sera el nombre de mi proxima novela ) no es del INDER , ni siquiera del camarada Raul Ilich Castro sino de la Reserva Federal que imprime dinero de la nada , sin respaldo en oro para comprar a jueces , politicos , arbritros , atletas , cientificos , medicos , musicos  . El deporte deberia ser abolido . Eso de competir con otros no es bueno , hay que colaborar , no competir . Todos somos un pueblo , todos somos una raza . El deporte es al alimento del ego , todos quieren ganar para ser mejores , pero nadie es mejor que nadie . Ya lo dijo Fidel , haremos una revolucion para que todos seamos iguales . Y lo somos , algunos mas iguales que otros . Todos los que se quedaron algun dia volveran , porque todos vuelven . La patria os contempla orgullosa , no temais una huida gloriosa , que venir con dinero es ganar .

Imagen de Anónimo

Es común ver a los atletas cubanos se aprovechan de la participación en varios torneos internacionales por desertar del país en busca de mejores oportunidades. Lo que no es común es la libertad de prensa para informar de tales hechos. Felicitaciones a la información del periódico a sus lectores (Rio de Janeiro - Brasil).

Imagen de EL DESPISTADO

Que vivan Fidel,Raul y todos los comunistas pero bien lejos de la Humanidad.

Imagen de Anónimo

Son simplemente Esclavos del Sistema para la propaganda y la política. 

Imagen de Anónimo

Chapeau Gabonice. Donde unico estas criaturas compulsivamente asesinas y liberticidas son normales, es en su propia mente y, en la mente de Obama.

Imagen de Anónimo

Si como decia un venezolano amigo mio "viva Chavez,pero que viva en Cuba",asi se pudiera decir de Fidel,que viva si pero en el infierno,que se acabe de mudar ya de una vez

Imagen de Anónimo

La dictadura cubana por siempre a usado el deporte como medio de propaganda y para vender la ROBOLUCION como eficiente.

Imagen de Anónimo

Viva el deporte en Cuba y Fidel, por supuesto...

Imagen de Anónimo

Todavia recuerdo aquella famosa espartaquiada de los ejercitos amigos,que se suponia fueran militares los deportistas,a Stevenson,el abanderado vestido de militar,Juantorena y muchos otros participando en el evento,trampas es lo que siempre han hecho,el destino de Hugo Chavez se selló en aquel famoso juego entre veteranos,en el que el chistoso en jefe utilizó peloteros aun activos disfrazados de viejitos,ese fue el preambulo de la caca que le caeria encima a los venezolanos

Imagen de Gabonice2

Los dirigentes de la Dictadura se mantienen necios y con los ojos cerrados ante las realidades del mundo. Sueñan con que aparezca de nuevo alguien de quien colgarse para que sigan apareciendo recursos para mantenerse en el poder. Sueñan con que el desarrollo humano se detenga y desaparezca internet y puedan controlar la información que le llega al Pueblo por los siglos de los siglos. Sueñan con una nueva Guerra Fría, con una nueva Crisis de los Misciles, con otras Guerras Africanas, que les permitan mantenerse en el poder y traspasar el régimen a sus herederos, o al menos morir en una cama y no ser llevados a un Tribunal para responder de sus crímenes. En sus dislates hasta sueñan con que los EEUU eliminen la Ley de Ajuste Cubano, sabiendo que esa Ley es la que mantiene con vida al país, pues todos los jovenes sueñan con largarse de Cuba para abrirse camino en el extranjero y de paso engrosar las filas de emigrantes que con sus remesas constituyen una verdadera industria cubana, la primera o la segunda en orden de importancia. Se imaginan que pasaría en Cuba sin esa Ley, mermarían los ingresos de la Dictadura y la Explosión Social sería indetenible, cuando los cubanos vieran que la única forma de mejorar sus vidas es cambiar las cosas en Cuba.