Jueves, 14 de Diciembre de 2017
22:57 CET.
FÚTBOL

Raúl González firma autógrafos a niños y adultos antes de abandonar la Isla

El futbolista Raúl González Blanco, una de las estrellas del Cosmos de Nueva York, firmó autógrafos a niños y adultos este miércoles luego de almorzar con sus compañeros de equipo en un restaurante de La Habana Vieja, al cierre de una histórica visita del club estadounidense a la Isla, reporta la AFP.

"Estoy contento de haber estado aquí, ha sido una gran experiencia", dijo Raúl a la AFP luego comer en El Patio, un restaurante en la Plaza de la Catedral, donde se congregaron cubanos y turistas a ver al exintegrante del Real Madrid.

El Cosmos hizo historia este martes al disputar un partido amistoso con la selección de fútbol de Cuba en La Habana, y con Pelé como invitado estelar.

El equipo norteamericano ganó 4-1, pero todos quedaron felices al terminar el partido, incluso los jugadores e hinchas del equipo perdedor, que pudieron ver a estrellas del fútbol en el estadio Pedro Marrero de la Capital. Varios espectadores ondearon banderas estadounidenses.

Un momento particularmente emotivo se vivió cuando el Coro de la Academia Nacional de Canto de Cuba interpretó los himnos nacionales de ambos países, ovacionados por unos 20.000 asistentes.

El partido fue el primero de un equipo de fútbol profesional de Estados Unidos desde 1978 y el primer duelo deportivo entre ambos países después de que Washington y La Habana iniciaran un acercamiento en diciembre.

En el restaurante, Raúl degustó comida cubana y bebió Cristal, una de las cervezas más populares en Cuba, mientras el trío Baconao tocaba canciones populares de la Isla, entre ellas Yolanda de Pablo Milanés.

Los jugadores del Cosmos ocuparon varias mesas en la terraza de El Patio, con vista a la plaza y la Catedral, lo que atrajo a numerosos cubanos y turistas que visitan ese emblemático lugar de La Habana Vieja.

Este restaurante estatal ocupa una imponente casa de piedra construida en el siglo XVII, que durante la colonia perteneció al Marqués de Aguas Claras.

Durante el almuerzo, el personal del restaurante impidió que los curiosos y turistas ingresaran a pedir autógrafos a Raúl, que sigue jugando profesionalmente a sus 37 años.

"Me parece muy divertido verlo aquí en Cuba", dijo Paula Alcalá, de Valencia (España), una aeromoza de Iberia, línea que acaba de restablecer esta semana los vuelos a Cuba, tras dos años de suspensión.

"Nos ha encantado, nos sorprende un poco, pero qué gusto", indicó su compañera Begoña Antúnez, de Madrid.

Luego de que los jugadores terminaron de comer, Raúl firmó autógrafos en cuadernos, fotos suyas e incluso un par de camisetas de Real Madrid con el número 7, pero con el nombre de su sucesor, el portugués Cristiano Ronaldo.

También firmó la camisa celeste de la mesera que lo atendió.

Raúl habló brevemente con la AFP mientras caminaba por la plaza en dirección al bus, pero no quiso pronosticar quién ganara la final de la Champions League, que disputarán este sábado en Berlín la Juventus de Italia y el Barcelona de España, el acérrimo rival del Real Madrid.

"El que gane, el que gane...", respondió Raúl riendo.

En cambio su compañero brasileño-español Marcos Senna, no dudó en dar por favorito al Barcelona.

"Bueno, creo que no solo yo, todos ven al Barça como favorito, pero se trata de una final, puede pasar de todo", dijo a la AFP Senna, quien jugó con la selección de España en el Mundial de Alemania-2006.

Senna dijo que espera que el Cosmos tenga la "oportunidad de volver" a la Isla. "Los días que hemos estado aquí mejor no pueden ser", e indicó que "el acercamiento de Estados Unidos y Cuba ha sido un paso adelante y ojalá que eso siga".

El Cosmos regresó este miércoles a Estados Unidos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

No sorprende. Es copia de la misma pelicula vista y de las declaraciones de las delegaciones asistentes a los XI Olimpicos de Verano en Berlin en 1936. Nadie veia nada y no existio una sola queja.