Martes, 27 de Septiembre de 2016
01:21 CEST.
Béisbol: Serie Nacional

Los Piratas de la Isla se enfrentarán en la final a los Tigres de Ciego

En la galería de managers del béisbol cubano hay tipos pintorescos. Se cuenta que Adolfo Luque, el legendario Papá Montero, cuando montaba en cólera llegó a empuñar un revólver para amenazar a un jugador apático.

Leí en alguna parte, que en aquella pelota brava que se jugaba en los años 40, el manager de una novena semiprofesional le pagaba a un santero reconocido para asegurar los triunfos. Y recurría a otras tretas como comprar a los umpires o correr con sigilo las cercas cuando el equipo visitante le tocaba su turno al bate.

Ya se sabe que por estos lares del Caribe se juega una pelota diferente. Cuando los fanáticos se exaltan, tiran botellas al terreno o pueden abrir la jaula a un león del circo, como aconteció en la provincia de Camagüey a finales de los años 60.

Hay entrenadores en la Isla que ingresarían al Salón de la Fama local. El pinareño Jorge Fuentes, analítico y flemático como un lord inglés, no era dado a los berrinches y trataba a sus jugadores de usted.

Ganó muchos títulos dentro y fuera de Cuba. José Miguel Pineda, de piernas delgadas y barriga de cervecero, fue leyenda por aglutinar jugadores, leer de forma certera los partidos y compartir las vicisitudes de los atletas.

En estos tiempos, Alfonso Urquiola y Rey Vicente Anglada tienen el apoyo de muchos fanáticos. Anglada sufrió en carne propia una injusticia colosal, cuando en su mejor momento como pelotero, fue encarcelado por supuestas apuestas. Luego se demostró que todo fue una patraña. De manera exitosa dirigió desde categorías infantiles al primer nivel.

En cinco años, Anglada llevó al equipo Industriales a conquistar tres campeonatos. Es difícil encontrar a un pelotero bajo su égida que no lo admire.

Rey Vicente es un tipo especial. Si no te ensuciabas el uniforme te decía que te dedicaras a otra profesión. No le gustaba el béisbol diplomático o que sus jugadores charlaran con los rivales como amiguetes en medio de un partido.

Víctor Mesa, un jardinero central a quien el estadio le quedaba pequeño, comenzó a dirigir la selección nacional juvenil en 2000. También fue DT en el béisbol profesional mexicano. Pilotó cinco años la novena de Azucareros de Villa Clara. Y lleva cuatro con los Cocodrilos de Matanzas.

Si como jugador fue un show, capaz de hacer cosas increíbles en el terreno, como robarse ocho veces el home, dar líneas de todas las dimensiones y capturar pelotas imposibles, dirigiendo, Mesa es una rara combinación de caudillo, excéntrico y anarquista.

Es grosero con la prensa y le gusta provocar al fanático en los campos contrarios. Tiene el don de hacer que los equipos se entreguen en el terreno. Pero su psiquis lo traiciona.

Su atolondramiento lo lleva a sacar a lanzadores estelares a la primera de cambio. Sus alineaciones son un caos. Imposible encontrar un line up estable. Todos los días hace cambios.

Con Mesa, el cuarto bate toca bola. Un jugador de cuadro va a defender los jardines y, en una de sus tantas excentricidades, puso a batear a la zurda a Yunieski Betancourt.

Es capaz dejar en el banco a un pelotero de gran proyección como Guillermo Heredia para abrirle un hueco en el jardín central a su hijo, con talento indudable, pero a años luz en cuanto a la calidad de Heredia.

Cuando las cosas no salen bien en el terreno, lo más aconsejable es estar lejos de Mesa. Sus berrinches son descomunales. Una vez le tiró arcilla en los ojos a un árbitro. Y delante de las cámaras de televisión le arma una bronca descompuesta a un pelotero cuando falla.

Es muy difícil ganar los partidos decisivos cuando se juega con tanta presión. En la temporada regular, los equipos de Víctor Mesa van viento en popa. Cuando se les traba el paraguas es en los juegos de matar o morir.

Desde luego, a pesar de las bajas por saltar la cerca para jugar en la MLB de jugadores claves como Dainer Moreira, José Miguel Fernández, Lázaro Herrera, además de algunas lesiones, Matanzas, de largo, fue la mejor novena del torneo.

Durante cinco meses ocupó el primer lugar. En los tres reglones de juego, bateo, fildeo y picheo, estuvo entre las mejores selecciones del campeonato. Es un equipo que aprendió a jugar pelota.

Pero debido a los impulsos y decisiones francamente pésimas de Víctor Mesa, le será muy difícil ganar un torneo. El cruce contra la Isla de la Juventud se antojaba fácil para los Cocodrilos.

Cuando Mesa llegó al estadio Cristóbal Labra de Nueva Gerona, con el match empatado a uno, aún estaba para bromas. Se deslizaba el dedo índice por el cuello dando a entender que sus discípulos les pasarían como un rodillo por encima.

A su lado, en el banco, sentó a un perro de porcelana con gafas negras y una gorra roja de Matanzas, quizás para que le diera buena suerte.

Pero la Isla no creyó en supercherías ni pronósticos y dejó en la cuneta a los de Matanzas. Los isleños, en el papel, son una novena menor. Sus estrellas son Michel Enríquez y el cerrador Héctor Mendoza.

El equipo, como todos en Cuba, ha tenido bajas importantes. Perdió a dos lanzadores del calibre de Joan López y Raisel Iglesias, y a la segunda base Andy Ibáñez. La Isla ni siquiera es una provincia. Y con sus 84.000 pobladores, tiene menos habitantes que el municipio habanero de 10 de Octubre.

Pero tiene una dirección de oro que supo pedir buenos refuerzos, y con peloteros excedentes de La Habana modelaron un equipo altamente competitivo. En los partidos chiquitos son casi imbatibles.

De 12 juegos de extrainnigs en la temporada, ganaron 11. Si los Reales de Kansas City en la Gran Carpa tenía su monstruo de tres cabezas en su bullpen, la Isla tiene una versión reducida a dos, con los cerradores Héctor Mendoza y Danny Aguilera.

Y no se asombren si llegan a ser campeones de Cuba. Cuando un equipo se lo cree, es capaz de cualquier cosa. En la acera de enfrente tienen a Ciego de Ávila, la novena mejor armada del campeonato, con tres abridores de nivel y sin fisuras al campo.

Los avileños de Roger Machado ya saben lo que es ganar una temporada. Vencieron en cinco juegos a los temibles bateadores de Granma, líder en todos los acápites ofensivos, pero con un bullpen que era una broma.

Los Tigres de Ciego son favoritos. Pero ya los Piratas de la Isla andan sobregirados. Víctor Mesa, otra vez, vuelve a fracasar. Quizás deba visitar un babalaow. O mejor, pedir turno con un psiquiatra.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Los Piratas de la Isla? Los que la han saqueado una y otra vez y se llevaron todas sus riquezas? Mriela en Primera, Alejandro "el Tuerto" en Segunda, Deborah en el campo corto (aun sin recoger cosecha) Rodriguez Lopez-Callejas en tercera y cuarto bate, Castro Diaz-Ballart en el jardin derecho, si a la derecha con los grandes capitalistas y hasta se hace selfies para probarlo, Antonio Castro en el jardin central vacilando y esperando que nadie batee por ahi porque no le gusta correr, Ernesto Guevara Davidson en el izquierdo (para complacer a los admiradores de su padre todos izquierdistas) Raul que catcher porque le gusta recibirlas bien duras y de vez en cuando alguna curva y Esteban lazo en el monticulo, porque le gusta trepar y a Raul le gustan los envios de gran calibre. Alex Castro de bateador designado con Silvio Rodriguez de corredor emergente, y Fidel no vino al juego, para no crear confusion de si esta vivo a muerto.

Reporto desde los raascasuelos del daontaon de Jayalia

El Mongo

Imagen de Anónimo

 la isla gana el segundo juego 6 x 4,.. ¡oh!...los piratas son bravos de verdad. FUTURA LIGA DE BEISBOL PROFESIONAL EN CUBA.

Imagen de Anónimo

Hora de cambiarle el nombre a Victor Mesa. Lo llamaban Compay Segundo, ahora que lo llamen Carlos III.

Imagen de Anónimo

voy a los "piratas de la isla" y su galeon "punto cero", ganaran por lechada.

Imagen de Anónimo

Alguien que le guste la Pelota y la haya seguido siempre, recuerdan cuando por muchos anos estubo prohivido, ponerle sub-nombres a los Equipos y llamar a los Peloteros, por un sobre-nombre!!! Tanto que disfrutabamos los Cubanos de estas cosas, pero a los duenos de la Finca, les molestaba, no se porque razon, pero bueno como papelaceros al fin, han tenido que regresar, a algo, que jamas debio ser eliminado, pues en nada perjudicaba, la politica, que siempre ha sido lo mas importante, en esta dichosa Isla!!!Pero bueno, son cosas que pasan, donde manda uno solo y los demas como corderos ovedecen, el viejo se puso malcriado y todavia en los humbrales de la Muerte, siga pensando que es Dios!!!Que equivocado esta, pero debe seguir vivo, con olor a orine y diarrea, con unas y dientes amarillos, ya se parece al Famoso " Chivo de los Miranda "

Imagen de Anónimo

No se que esperan para sacar a ese payaso mal educado de dirirector de equipo y tracatan para colmo, quizas por so sigue ahi.

Imagen de Anónimo

CIEGO CAMPEÓN!!!!!!

Imagen de Anónimo

 Victor Mesa esta para enseñar a jugar a los niños...no para dirigir mayores ...es un tipo con desequilibrio emocional muy avansado....aunque siente el beisbol en las venas y fue una estrella como jugado en Cuba donde por mostrarse bufon de los castro.. le aguantaron de todo en el terreno de juego... en las MLB donde la disciplina es lo primero.....dudamos que pudiera haber brillado de forma estable.....

 les deseamos un buen espectáculo a la Isla y Ciego.....y después a escapar de la mediocridad.

  los importante es que mañana comienza el mejor beisbol del mundo(MLB) y aunque en Cuba es un delito.. para los cubanos libres es la aspiracion mediatica mas añorada. LISTA DE PRESOS POLITICOS EN CUBA 2015

Imagen de Anónimo

 anoche gano Ciego el primer partido de la final( 4... a.... 0),...jonronazo de yoelvis fiss en la parte baja del primero.