Sábado, 1 de Octubre de 2016
14:00 CEST.
Béisbol: Serie del Caribe

Pinar del Río logra 3-2 su primera victoria en el torneo, ante Puerto Rico

Un sencillo remolcador de Roel Santos en la baja de la décima entrada le dio este miércoles a los Vegueros de Pinar del Río una dramática victoria 3-2 sobre los Cangrejeros de Santurce, de Puerto Rico, en el tercer día de jornada de la Serie del Caribe 2015, en el estadio Hiram Bithorn de San Juan, reporta EFE.

Al partido asistieron unos 18.230 aficionados, entre ellos, el lanzador cubano Aroldis Chapman, de los Rojos de Cincinnati.

"Fue un juego que significaba mucho, donde se estaba decidiendo prácticamente la clasificación", dijo el mánager cubano Alfonso Urquiola, reportó la AP. "El equipo nuestro lo hizo hoy todo bien. Nos salió el hit en el momento preciso. Fuimos efectivos y jugamos impecablemente a la defensa y el picheo se comportó muy bien".

Pinar del Río participa en el torneo con 16 refuerzos de otras provincias. Sin embargo, hasta ahora solo había acumulado derrotas (dos).

El batazo de oro de Santos llegó frente al relevista Fernando Cabrera después de que Frank Morejón bateó una línea por tercera base.

Santos después fue sustituido para correr por Yosvani Alarcón, quien anotó la carrera decisiva y mantuvo con vida a los cubanos. Los puertorriqueños se jugarán la vida el jueves ante los Gigantes del Cibao, de República Dominicana.

Solo los Tomateros de Culiacán de México y los Caribes de Anzoátegui de Venezuela ya clasificaron oficialmente a la ronda semifinal del campeonato.

Los cubanos entraron al partido sin la participación de los jugadores Vladimir Gutiérrez, de tan sólo 19 años y toda una promesa del pitcheo, y el campocorto matancero de 30 años Dainer Moreira, quienes se fugaron del equipo horas antes del encuentro.

Los puertorriqueños abrieron el partido marcando la primera carrera ante el abridor Yosvani Torres, cuando Anthony García bateó sencillo remolcador al bosque izquierdo e hizo anotar a Ozzie Martínez para el 1-0.

La escuadra cubana, no obstante, reaccionó en la baja del episodio inicial frente al boricua Iván Maldonado. Yulieski Gourriel pegó indiscutible al jardín central remolcando a Luis La O desde la intermedia luego de batear doble e igualar el marcador 1-1.

En la segunda entrada, luego de que los cubanos Yadiel Hernández y Alexei Bell arribaran a base por boleto y pelotazo de parte de Maldonado, empezó a caer un fuerte aguacero sobre el terreno, por lo que los árbitros detuvieron el partido durante 45 minutos.

Tras la pausa, el dirigente de Puerto Rico, Eduardo Pérez, reemplazó a Maldonado por Andrés Santiago, quien logró sacar fuera a Luis Valdés en toque de sacrificio que llevó a Hernández a la intermedia.

Luego, William Saavedra conectó hit al jardín izquierdo, lo que remolcó a Hernández y desempató el partido 2-1.

Los boricuas tuvieron una buena oportunidad de empatar el encuentro en la tercera entrada cuando Neftalí Soto disparó un fuerte cañonazo al bosque izquierdo para tratar de impulsar a Reymond Fuentes, pero este fue fusilado en el plato por tiro de Hernández.

La valiosa ocasión para los anfitriones llegó en dos entradas más tarde, cuando Jorge Padilla recibió pelotazo y avanzó a segunda base por toque de sacrificio de Fuentes y, tras un elevado de Enrique Kike Hernández, Soto remolcó a Padilla con sencillo al jardín derecho, lo cual igualó el desafío 2-2.

En la novena entrada los locales tuvieron una gran oportunidad de desempatar, cuando Yadiel Rivera, al bate y con las bases llenas, se ponchó ante los lanzamientos de Héctor Mendoza, quitándole las posibilidades a los boricuas.

Los equipos de República Dominicana, Cuba y Puerto Rico tienen dos jornadas por delante para pelear los dos cupos restantes para la semifinal.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

En todos los innings, menos en el segundo, Puerto Rico puso hombres en base pero no supo impulsar. Los lanzadores cubanos regalaron más de una decena de boletos incluido un pelotazo. El mejor pitcher del juego fue el relevista boricua Mario Santiago al que le batearon muy poco los cubanos. Héctor Mendoza es un pitcher desesperante para los aficionados, tiene una rara zona de strike, concede muchos boletos.