Miércoles, 28 de Septiembre de 2016
00:21 CEST.
Deportes

Contratación de atletas cubanos en clubes extranjeros: más pausa que prisa

Algunos deportistas en la Isla están perdiendo la calma. La habitual pachorra de las instituciones que deben negociar las contrataciones de atletas en clubes foráneos ha provocado que muchos busquen trabajo por su cuenta.

La autocracia militar autorizó la libre contratación desde enero de 2014. Pero a día de hoy, Cubadeportes, entidad encargada de la tramitación, apenas ha logrado que cuatro peloteros locales —Yulieski Gourriel, Alfredo Despaigne, Héctor Mendoza y Frederich Cepeda— se enrolen en clubes de las Grandes Ligas de Japón.

Según las nuevas directivas del INDER, a los atletas que firmen en clubes extranjeros se le permite cobrar el 80% del salario. Los medios oficiales hacen silencio sobre cuánto devengaron en su primera temporada los peloteros cubanos.

Extraoficialmente se conoció que Cepeda firmó por 1.300.000 dólares y Gourriel ganó poco más de 900.000. Lo que en cualquier nación es titular de prensa y se habla abiertamente, se maneja en los medios cubanos con un secretismo absurdo.

El Gobierno habla de reformas económicas y aperturas sociales con la boca apretada. Charlar francamente de probables salarios millonarios de atletas cubanos que han decidido seguir viviendo en Cuba y aparentan lealtad al régimen, sigue siendo un tabú en la prensa oficial.

Mientras las autoridades aun analizan e implementan entramados jurídicos que permitan una mayor cantidad de contrataciones de deportistas del patio, algunos atletas, aprovechando la reforma migratoria de 2013, buscan salidas de manera independiente.

En el verano de este año el lanzador derecho de la provincia Granma, Ciro Silvino Licea, jugó en una liga semiprofesional francesa. Norberto González, lanzador zurdo de Cienfuegos, y Joan Carlos Pedroso,
 el fornido inicialista tunero capaz de hacer viajar la pelota a 500 pies, firmaron en equipos de la liga italiana.

Licea está actuando como cerrador con su novena en la actual temporada. Pedroso y Norberto hicieron mutis. Otros peloteros se han marchado
 a jugar en Brasil o Colombia. Y, es probable que cuando termine la temporada, un grupo intente ganar dinero jugando en otras latitudes.

La independencia para buscar trabajo en otras ligas despierta resquemor entre los mandarines del deporte. Cuando Dayron Robles firmó sin autorización por un club de campo y pista europeo, la maquinaria mediática encargada de denigrar a las personas que piensan diferente, desató una campaña feroz contra el campeón olímpico de Beijing.

El régimen tiene un doble rasero incomprensible con respecto al deporte profesional. Cuando de fútbol internacional se trata, la difusión es profusa. Bienvenido sea. Todos los fanáticos agradecen seguir en vivo el desempeño de clubes de caché como el Barcelona, el Real Madrid o el Bayern de Münich.

El béisbol, por su parte, se divulga de manera espaciada, solo los domingos en la noche, y las autoridades se esmeran en trasmitir encuentros donde no participen estrellas cubanas que brillan en la MLB.

El play boy de la burguesía verde olivo, Antonio Castro, un bon
vivant, amante del golf, en entrevistas a medios estadounidenses casi ruega su deseo de negociar con los dueños de equipos en la Gran Carpa, para que se permita a los peloteros de la Isla firmar sin tener que marcharse definitivamente del país.

Castro hijo viaja a Estados Unidos con más frecuencia que a Birán, tierra que vio nacer a su padre. Allí hace lobby y platica con los big leaguer criollos, para que tomen parte en futuras competencias de primer nivel.

Por tanto, no se comprende la política informativa del Gobierno. Apariencias, tolerancias y negociación puertas afueras, y todo lo contrario dentro de casa.

No solo los peloteros buscan jugar como profesionales y ganar dinero por su cuenta en otras naciones. Dos futbolistas de la selección Sub-20 que asistieron al pasado campeonato mundial en Portugal, han establecido negociaciones sin el permiso de las autoridades.

"Tengo 20 años, si espero que el Gobierno me consiga un contrato me jubilo de viejo", dice una promesa del fútbol local.

Intentando calmar a los deportistas, Miguel Díaz-Canel prometió a los voleibolistas que tomaron parte en los pasados Juegos Centroamericanos que próximamente el Gobierno iniciaría la contratación en esa disciplina.

Pero ya las promesas gubernamentales no seducen a nadie. Todavía la gente espera por la unificación de la moneda o por un mercado mayorista para los trabajadores privados.

O por el vaso de leche prometido por Raúl Castro en 2008.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

La Cuba de 1969 en este programa de la NBC. ¿Reconocen a algunos de los estudiantes universitarios anglo-parlantes en ese video? Talvéz algunos de ellos brincaron el charco hace tiempo y se dedicaron al negocio del furibundo anticastrismo, talvéz otros fueron parte de la cúpula gobernante y están ahí todavía.  Yo estaba en Cuba en aquella época, pero en la secundaria. Me pregunto que habrá pasado con la americana ex miembro del Havana Yatch Club y su marido cubano. ¿Seguiría enseñando en la universidad?

https://www.youtube.com/watch?v=XKbq2qEJiFc