Domingo, 25 de Septiembre de 2016
20:32 CEST.
Béisbol: Grandes Ligas

José Fernández cree que la lesión en su brazo de lanzar lo ha convertido en un pitcher 'más listo'

José Fernández lanzó la pelota con tal velocidad que el sonido que hizo al golpear el guante del catcher resonó en todo el estadio Marlins Park, reporta la AP. Y eso que ni siquiera está cerca de lanzar con toda la potencia.

La recuperación del pitcher cubano de una cirugía de reconstrucción del codo pasó a la siguiente etapa, en la que el as de los Marlins de Miami comenzó un programa de lanzamientos. El viernes realizó 25 envíos, en la segunda sesión de lanzamientos de un programa de rehabilitación que está lejos de culminar.

"Siento como si nunca hubiese sido operado y nunca hubiese dejado de lanzar", afirmó Fernández. "Es raro, porque uno cree que lo va a sentir. Ustedes lo vieron, la pelota sale increíblemente".

Fernández necesitó apenas cinco minutos para realizar los 25 lanzamientos al preparador físico de los Marlins, Sean Cunningham, quien hizo algunas muecas al recibir los lanzamientos realizados desde 30 a 45 pies.

"El progreso en estos cuatro meses y medio es realmente increíble", señaló el serpentinero.

Fernández tiene marca de 16-8 y 2.25 de efectividad en partes de dos temporadas con los Marlins, incluyendo la de 2013 cuando ganó al premio al Novato del Año de la Liga Nacional. En mayo fue operado del codo derecho y se espera que esté listo para jugar a mediados de la campaña de 2015.

"Quizás después, quizás antes, ¿quién sabe?", apuntó.

Su madre estaba entre un grupo de observadores, en su mayoría periodistas que aguardaron para que Fernández hablara unos cuantos minutos en inglés y español.

La sesión con los periodistas fue casi tres veces más larga que la sesión de lanzamiento, que comenzó con Fernández soltando el brazo para simular el movimiento de lanzar mientras sostenía una toalla.

Después de unas cuantas repeticiones, frotó la mano en la tierra en el terreno de foul, Cunningham se ubicó en el jardín izquierdo, y Fernández empezó a lanzar.

"Creo que ahora soy un pitcher muy diferente", señaló el cubano de 22 años. "Ahora tengo otra perspectiva sobre el pitcheo. Estoy aprendiendo mucho, creo que uno se convierte en un lanzador más listo cuando pasas por esto".

El plan por ahora es que lance tres veces por semana en terreno plano, y no hará nada que los médicos no le recomienden.

Fernández insiste que no tendrá problemas con ser paciente, aunque señala que nunca se ha sentido tan bien al lanzar.

"Siento como si estuviese listo para pitchear", comentó. "Así se siente ahora. Pero, obviamente es un proceso, un proceso lento. Estoy muy contento que sea un proceso lento, porque quiero hacer esto por mucho tiempo".