Lunes, 26 de Septiembre de 2016
22:33 CEST.
Deportes

¿Por qué el futbol sí y la pelota no?

En 1933, en el torneo preolímpico de la CONCACAF para la Copa Mundial de Fútbol de 1934, el equipo cubano le ganó a Haití, Jamaica, Colombia y Costa Rica y perdió solamente con México[1]. En  aquella época asistía un solo equipo por la región, pero como México no pudo viajar por razones de dinero, Cuba, ocupante del segundo lugar, participó en la Copa. Desde esa hazaña, hasta la recién concluida Copa del Mundo Brasil 2014, los cubanos no clasificaron para ninguna Copa ni se destacaron en la región. Una de las pocas noticias se produjo en 2008, cuando varios miembros del equipo nacional, que participó en la llave A del torneo preolímpico de CONCACAF, se fugaron en Estados Unidos.

A pesar de lo anterior, los nombres de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo han devenido símbolos para la afición cubana. Cada jugada de Neymar, Ángel Di María, Miroslav Klose, Iker Casillas, Andrés Iniesta, Arjen Robben, Mario Gotze, Robin van Persie, Luis Suárez, Juan Guillermo Cuadrado, James Rodríguez, Paul Pogba, Thomas Müller y decisiones de la FIFA como la entrega del Balón de Oro a Messi, devienen objeto de debate apasionado en cualquier esquina del país. Como bien escribió la colega Yusimí Rodríguez en su artículo Sacarle partido a los partidos de fútbol, los "cubanos no necesitamos equipo que nos represente en el Mundial de Fútbol de Brasil para derrochar emociones con cada partido".

No es extraño que en la época de la globalización el más universal de los deportes haya evolucionado en Cuba de la curiosidad a la popularidad y que la creciente pasión alcanzara su esplendor con la Copa 2014. El hecho es demostrativo del empleo de los medios de comunicación para crear gustos y aficiones, pues el interés cada vez mayor que el fútbol despierta en los cubanos guarda una estrecha relación con la cobertura informativa brindada por la televisión, la prensa plana y la radio a los campeonatos nacionales y las ligas europeas; eso que se conoce como "campaña mediática".

Durante la Copa Sudáfrica 2010, a las trasmisiones desde algunos hoteles se unieron centros populares como el cine Yara. Ahora en 2014 se incorporaron otros cines. La inauguración fue trasmitida con una pantalla gigante instalada en el Estadio Pedro Marrero y el resto de los juegos pudieron verse desde otra inmensa pantalla colocada en la Ciudad Deportiva. A la vez, un considerable número de bares y cafeterías trasmitieron los juegos como una modalidad de servicio para atraer usuarios. El resultado es que el fútbol está desplazando al béisbol.

El lunes 14, al día siguiente de celebrarse el último partido de la Copa en el Maracaná brasilero, comenzó en Estados Unidos el Derby de Jonrones y al día siguiente la edición 85 del Juego de las Estrellas de béisbol, en el que participaron cinco de los muchos cubanos que han abandonado el país en los últimos años y que brillan en la constelación de estrellas de las Grandes Ligas. Sin embargo, a diferencia del fútbol, sobre este hecho la prensa oficial ha decretado el silencio, a pesar de tratarse de algo que nos toca muy de cerca.

En el Festival de Jonrones de 2014 tomaron parte el granmense Yoenis Céspedes, entonces en los Atléticos de Oakland, y el jardinero cienfueguero Yasiel Puig, de los Dodgers de los Ángeles.

El primero fue ganador del Derby el pasado año 2013, cuando con 17 batazos de vuelta completa conquistó el título y se convirtió en el segundo cubano en lograrlo y en el segundo jugador de los Atléticos de Oakland en obtenerlo. Ahora, en el 2014, Yoenis disparó 28 veces la pelota hacia las gradas y conectó el bambinazo más largo de ese día, para convertirse en el primer pelotero que revalida el título de campeón de Jonrones después de Ken Griffey Jr., quien lo hizo en los años 1998 y 1999.

El segundo, Yasiel Puig, no estuvo bien en este Derby de Jonrones ni en el Juego de las Estrellas, pero en el año 2013 fue el Mejor Jugador y Novato del Mes de junio. En 26 partidos encabezó el bateo, fue líder en porcentaje de embases, conectó 7 jonrones, empujó 16 carreras y bateó 44 hits, con lo cual se colocó segundo en la lista de mayor cantidad de hits conectados por un novato en su primer mes, quedando a sólo cuatro de la marca impuesta por Joe DiMaggio en 1936. Su vida será llevada al cine, basada en un artículo de Jesse Katz publicado en la revista Los Ángeles Magazine bajo el título Escape from Cuba: Yasiel Puig's Untold Journey to the Dodgers, donde se recogen los disímiles intentos del cienfueguero por escapar de la Isla hasta lograrlo en junio de 2012.

Además de Céspedes y Puig en el Juego de Estrellas, participaron el lanzador holguinero Aroldis Chapman, el campocorto pinareño Alexei Ramírez de los Medias Blancas de Chicago[2] y el inicialista cienfueguero José Dariel Abreu, también de los Medias Blancas, equipo con el que firmó un contrato por 68 millones de dólares para seis temporadas (11.3 millones por año), superando las marcas impuestas de 36 millones de Yoenis Céspedes en 2011 y de 42 millones de Yasiel Puig en 2013.

Con excepción del programa radial Panorama Deportivo de Radio Rebelde, de esos cinco peloteros cubanos, tan destacados a nivel mundial como los 15 futbolistas antes mencionados, nada se dijo en Cuba. Es decir, se trasmite el futbol de mayor calidad del mundo, una decisión correcta aunque no juegue ningún cubano, pero se prohíbe la trasmisión de la pelota profesional, donde participan decenas de cubanos.

La gravedad del hecho radica en que la pelota, conjuntamente con las guerras de independencia, la música popular y el baile, se incorporó a la cultura de la nación desde el siglo XIX, constituyó la práctica sociocultural más importante del país y tocó todas las aristas de la vida nacional, al punto que muchos cubanos recordaban con más precisión la cronología de la pelota que los hitos de la historia. En nuestro léxico popular, no hay nada parecido a "parar un penalti", pero todos entendemos cuando se dice que a "fulano lo cogieron fuera de base". Con sobrada razón, la doctora Graciela Pogolotti dijo en una oportunidad, que por su fuerza contaminante la pelota es, sin dudas, "el fenómeno cultural de mayor alcance y arraigo".

Por tanto, el silencio sobre los peloteros cubanos en la pelota de mayor calidad del mundo conspira contra uno de los componentes culturales de nuestra nación, lo que no se puede justificar por la subordinación del deporte a la política ni por la abolición de la pelota profesional en 1961, pues después de esa fecha, aunque los cubanos no podían incorporarse a las Grandes Ligas, hubo más estrellas cubanas que nunca y sus hazañas superaron a las realizadas antes de 1959.




[1] En ese partido México hizo tres goles en el primer tiempo, pero en el segundo, el capitán del equipo cubano, el delantero Mario López, anotó dos goles y mantuvo en silencio a 30 mil aficionados mexicanos hasta que sonó el silbato. Cuba perdió 3 x 2.

[2] El equipo de los Medias Blancas tuvo en sus filas a Orestes Miñoso, el primer negro cubano que participó en las Grandes Ligas y fue el ganador de la Serie Mundial del 2005 con el aporte de Orlando Duke Hernández y José Ariel Contreras.

Comentarios [ 17 ]

Imagen de Anónimo

En los últimos 10 o 12 años se vió un vuelco importante de la gente hacia el fútbol, el deporte más popularizado del mundo. Se juega con pelotas inventadas, en la calle o donde sea. Se le pone más pasión que a la pelota.

Imagen de Anónimo

Yo creo que el baseball a perdido popularidad,porque entre otras cosas ya Cuba no gana torneos importantes como desde hace tiempo.Desde la incorporacion de los peloteros profesionales a los torneos internacionales de pelota,Cuba no arrasa como tiemoo atras,dejando en evidencia las carencias, sobre todo tecnico-tacticas, del beisbol cubano en muchos partidos contra equipos de calidad,como sucede en los Clasicos Mundiales que se ha celebrado.Yo tengo la teoria de que cuando dejen participar a los jugadores cubanos o cubano-americanos que juegan en la MLB,triple A,o cualquier otra liga sin distincion; el equipo cubano hara un mejor papel por lo menos en el Clasico Mundial,tal vez no gane pero seguro dara otra imagen,y eso levantara de nuevo el interes de los cubanos por el baseball.

Imagen de Anónimo

Estimado Dimas Castellanos, se equivoca usted con esa pregunta. La dictadura ni le conviene el futbol, ni la pelota. Por favor...!. Yo le pregunto: donde esta la infraestructura de los estadios de futbol?, donde estan lo balones en la tiendas accesibles para los jovenes?, donde estan las becas de los futbolistas cubanos en otros paises?, donde esta la colaboracion de los tecnicos de las potencias del futbol para Cuba?, donde se mete el dinero que la FIFA le da a cada federacion para que desarrolle su futbol?, donde esta la reorganizacion o intento d euna buena liga en Cuba?. La dictadura lo que quiere es entretener un poco, como sabe que la gente les llega, lo copian del paquete, etc. Esa teoria suya no se sostiene. Un saludo, Zacaria Monterrey

Imagen de Anónimo

El cubano es amante del buen deporte y como la Serie Nacional de béisbol anda de capa caída, los fanáticos prefieren disfrutar los partidos de fútbol europeo que se transmiten por TV. Pero tiempo al tiempo. El día en que por la TV Cubana pasen los partidos de Grandes Ligas donde aparezcan Puig, ABreu, Ramíorez, Céspedes y otros, cuando los aficionados cubanos empiecen a identificarse con los equipos de las Mayores gracias a la presencia de peloteros que vieron jugar en la isla, ya veremos a Messi y a CR7 agarrar una balsa e irse remando a otras tierras. Pueden apostar.

Imagen de Anónimo

El football es mucho mejor que el baseball, el cual es sumamente aburrido, lento, feo. No hay quien se dispare una narración de esa. Ver a los jugadores escupir y rascarse los huevos a cada rato empeora la situación. Detesto el baseball, viva el football!

Imagen de Anónimo

¿Por qué el futbol, no?, si había asesores técnicos de enorme calidad y prestigio detrás de la desastrosa cortina herrumbrosa y además  tenían equipos de altísimo nivel competitivo con los cuales topar, incluso algunos habían asistido a los mundiales, ¿Por qué, si se potenciaron otros deportes de equipos como el voleibol, baloncesto, hockey sobre césped, polo acuático, hasta llevarlos “artificialmente” a los máximos niveles, el susodicho balompié no?. ¿Por qué al  titiritero mayor nunca le intereso destacar las ventajas de su sistema represivo, utilizando este deporte como propaganda, dándose los bombos y platillos como en los demás. Esas mismas preguntas se las hice a un sr. comentarista deportivo cubano de renombre y aun en activo,  y solo encogió los hombros, miro a derecha e izquierda por si acaso y dijo, no sé. Por favor, en caso de respuesta, dejen de lado la falta de implementos y terrenos que todo el mundo sabe que solo hace falta un balón, terreno plano y limpio. QUINCE

Imagen de Anónimo

Por qué no se ponen los exitos,ni los juegos donde participan los cimarrones cubanos de  las grandes ligas en la TV cubana

Aaaaaah¡¡,el jorobao del saco en sus escasos momentos de lucidez como le gusta el buen baseball,a él le gusta todo lo otro bueno de este mundo,se pone a ver en la madriguera de Jaimanitas,los juegos de las grandes ligas,Ahora que pasa,a como a él toda la vida lo manipularon con aquello de que "de eso no se puede enterar bola è churre",nunca le han dicho el desmadre de cimarrones que han cojido el camino del Cuncuní,y lo que ganan,porque saben que si se entera,de la pataleta que forma es capaz que mande a fusilar hasta a Toño Moringa,el jugador de golf o por lo menos lo desereda de cuajo.Pero ademas si revasa del berrinche,es capaz tambien de mandar sacar de los silos secretos las viejas catafaltas atomicas que le agitó a los bolos en los tiempos de la crisis de octubre y mandarlas a apuntar para Miami aunque despues caigan en la Conchinchina.Ese golpe "moral-ideologico" no lo perdonará jamas aunque sepa que una ojiva atomica le caerá encima

el bobo alipio*´

Biran-Palo K/gao-Jaimanitas

Imagen de Anónimo

Gracias Dimas, la sacaste por el center, soy de Las Villas y donde unico se veia mayor gusto por el futbol era en Zulueta, cuando ibamos o pasabamos deciamos que estaban locos, en mi cabeza de muchacho no cabia que le dieran de lao a la pelota por el futbol. Pero esto no, estos son chiflidos de oscuridad para espantar el miedo a la fuga de talentos, y no poder pasar el jamo al billete que corre libre en las Grandes alquilando esclavos, casi estan al decir como la zorra con el racimo de uvas, "no sirve estan verdes"; es la lucha  por el "verde que te quiero verde", que ahora rueda a los bolsillos de los legitimos due~os del talento. Higinio y comparsa se mean y dicen que se les derramo un trago.

Imagen de javier monzon velazques

La explicacion es simple: en el futbol, no hay cubanos"desertores", "traidores" y "gusanos", y en el beisbol si los hay, y en papeles protagonicos.; Si se le da al beisbol el papel preponderante que siempre tuvo, habria que mencionar a esas "no personas". Asi se ha echado por tierra una tradicion cubana de muchas decadas, el juego de pelota, para dar paso y con mucha propaganda, a otra casi desconocida, pero "light" politicamente, pues no existen en este deporte elementos "indeseables". Hay que senalar que los peloteros "desertores" son indeseables, hasta que van a Cuba forrados de millones a visitar la Isla y dejar alli sus "verdes".

Imagen de Anónimo

Por el Real Madrid ya pasaron varios jugadores cubanos en las primeras decadas del Siglo XX, por aquel entonces en futbol n o era lo globalizado y popular que era ahora asi que Cuba, llena de hijos de inmigrantes ibericos producia material suficiente para competir en el limitado circuito profesional extranjero.

Tal como dice el articulo lo de la transmision televisiva es politico: transmiten el futbol Europeo e internacional pero no las grandes ligas; cuando se trata del campeonato nacional cubano transmiten la pelota a diario y rara vez el campeonato nacional, la mayoria de las veces ni la final fue transmitida.

Es mas la aficion recita de memoria la plantilla de Argentina, Brasil, el Real Madrid, Barcelona o los dificiles nombres de los jugadores alemanes u holandeses pero no son capaz de nombrar a 3 jugadores del equipo de su provincia en el campeonato nacional.