Jueves, 14 de Diciembre de 2017
11:03 CET.
Béisbol

De Antonio Pacheco a Joan Oviedo

No creo que todo tiempo pasado haya sido mejor. Pero sigue siendo una imagen recurrente aquella etapa en que los aficionados capitalinos acudían al viejo estadio del Cerro, a ver los dobles juegos dominicales de béisbol.

Con tres pesos, uno se zampaba una pizza de queso chorreante, un litro de malta y media docena de panes con croquetas. Las gradas que van de home a tercera eran el pasaporte de fidelidad al equipo Industriales.

Con estadísticas en mano, se intentaba demostrar que los peloteros de La Habana eran diferentes. Técnicamente, jugaban mejor al beisbol. Tenían otras herramientas.

Pero había cuatro jugadores de provincias que estaban fuera de toda discusión: el inicialista cienfueguero Antonio Muñoz, el formidable pinero Omar Linares, y los santiagueros Orestes Kindelán —rey de los jonroneros— y Antonio Pacheco.

Agustín Marquetti era un ídolo en la capital. Ningún industrialista que se precie puede olvidar su memorable jonrón en aquella épica final de 1986 frente a Pinar del Río, que dio el campeonato a Industriales.

Entonces, ya Marquetti era un veterano glorioso. Una nueva hornada de jugadores talentosos, al estilo de Rolando Verde, Juan Padilla, Lázaro Vargas y Javier Méndez, comenzaba a labrar su historia.

Para reforzar el mito de Marquetti, los comentaristas televisivos aseguraban que había peleado en Playa Girón con solo 15 años. En voz baja y con tono de misterio, los fanáticos más viejos aseguraban que el zurdo de la sonrisa perenne era capitán del G-2.

Sea lo que fuera, Marquetti cedía en números ante su sempiterno rival Antonio Muñoz. Un mulato, campesino de un villorrio perdido en el macizo montañoso del Escambray, que cuando le pegaba a la pelota, esta salía disparada hasta el infinito, como si hubiese sido propulsada por un cañón.

Con la nueva perla de Santiago de Cuba, Antonio Pacheco, sucedía algo similar. Los industrialistas estaban convencidos que la combinación de doble play de Germán Mesa y Juan Padilla estaba al nivel de las mejores en la MLB.

Padilla era un guante espectacular. Poseía un pivot vertiginoso y atrapaba pelotas imposibles por encima de segunda base como nadie en Cuba.

Pero Pacheco era Pacheco. Al bate, ha sido de los tres mejores en el béisbol que se ha jugado en la Isla después de 1959. Tenía pinta de Grandes Ligas. Desde su manera de pararse en home hasta sus cualidades ofensivas y defensivas.

Pacheco poseía cinco herramientas. Bateaba hacia todos los ángulos del terreno y era un experto en dirigir la bola hacía la banda derecha. Reunía fuerza, tacto y velocidad. 

Solo Lourdes Gourriel se podía codear con el de Palma Soriano a la hora de traer una carrera crucial, cuando el bate pesa y las piernas le tiemblan a muchos.

Pacheco era una leyenda viva. Había integrado selecciones nacionales desde la categoría 9-10 años. Nació en una etapa donde los deportistas eran soldados de Fidel Castro.

Como loros, en cada entrevista debían repetir que le dedicaban el triunfo a Castro, que jamás firmarían un cheque millonario para jugar en la MLB y que no renunciarían al cariño de su pueblo.

La prensa oficial llamaba a Pacheco "Capitán de capitanes", por ser líder en el equipo nacional. Ahora, en la distancia, se percibe mejor la burda manipulación y el manicomio propagandístico al que todos fuimos sometidos.

Todos, deportistas y aficionados, tenemos cuota de culpa. Aceptábamos sin chistar cualquier ordenanza oficial. Y no se contaba con nosotros para nada. Éramos unos peleles en manos de un tramposo.

Cumplidos los 60 años, Agustín Marquetti, calladamente, lo reconoció. Se marchó de Cuba y hoy, junto a su hijo, enseña a niños y adolescentes en una academia beisbolera de Miami.

Recientemente, Antonio Pacheco tramitó su estatus de refugiado en Tampa. Siempre habrá quien le recuerde su pasado de fidelidad al régimen. Pero que levante la mano el cubano nacido después de 1959 que en determinado momento no fue una marioneta de los Castro.

Excepto frente a aquellos que cometieron crímenes como el del remolcador 13 de marzo, firmaron penas de muerte a quienes piensan diferente o reprimen a disidentes, no es sano amontonar resentimientos.

Mientras Pacheco legaliza su estatus en Estados Unidos, cientos de jóvenes peloteros en Cuba sueñan con ganar salarios de seis ceros en la Gran Carpa. Ahora los nuevos ídolos son "Pito" Abreu, Yasiel Puig y Yoennis Céspedes.

En el recién finalizado campeonato nacional juvenil, ganado por La Habana, sobresalió un grupo de peloteros prometedores. Me detengo en uno de ellos.

Joan Oviedo, habanero, un pitcher derecho de un metro noventa de estatura y solo 15 años —la misma edad en que Marquetti peleaba en Bahía de Cochinos— que tira rectas sostenidas entre 91 y 94 millas, además de una curva de nivel.

Anoten ese nombre. Puede que a la vuelta de unos años, ocupe cintillos en la MLB. No siempre los tiempos pasados fueron mejores.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 58 ]

Imagen de Anónimo

Que manera de hablar mierda señores !!!! Acaben de madurar de una vez.abrazos a todos y ocupense de sus vidas. 

Imagen de Anónimo

11.8.2014 6:00 pmPacheco fue un gran deportista, un excelente capitán, con grandes cualidades humanas, formado en la Cuba revolucionaria no excenta de dificultades materiales y carencias en gran medida por el genocida bloqueo norteamericano. Hay que decir claramente que traicionó los principios que defendió o al menos que aparantaba defender. Todo el mundo conoce que no es ningún perseguido politico, que eso es una farsa, que eso es parte del show para difamar a Cuba. Respeto su decisión de emigrar del país pero creo que no era necesario realizarlo de esa manera como asilado politico sino como cualquier otro cubano que vive en el exterior.Viva Cuba

Imagen de Anónimo

 De Carro tres a carro cuatro , chiva  a La vista !!! perdon digo pacheco a la vista , sabra dios, si es que existe !!!!! cuantos difuntos  tiene este super pelotero con infulas de kgb !!!!!!

Imagen de Robustianoellibre

companero Anónimo - 30 Jul 2014 - 7:45puedes burlarte cuanto quieras, es tu problema. la mision asignada al companero Pacheco claro que no la se aunque por supuesto debe estar relacionada con el baseball, la imaginacion e inventiva maquiavelica de los castros es ilimitada y nunca se sabe que se trae entre manos el regimen al mandar a Pacheco para aca. Este companero ademas de haber sido un gran pelotero, estelarisimo, es un revolucionario y un castrista completo de corazon, lo lleva impregnado en la sangre, el cerebro y hasta en los huesos. Mucha gente dentro de cuba no se traga el cuento de Pacheco pidiendo refugio politico en USA por iniciativa propia....... Podran aprovecharse de las ventajas y oportunidades de este gran pais y su democracia para hacer y deshacer aqui adentro pero el cuento de Pacheco que se lo crea otro, yo no.

Imagen de Anónimo

Robustianoellibre si se la llevó en el aire -- nada que el que sabe sabe -- Pacheco viene con una mision nos dice: será la anexion de Tampa  a Cuba... o de Cuba a Tampa?

Imagen de Robustianoellibre

es una operacion estrategica bien planificada desde la Habana, lo mandaron a asentarse en Tampa, es una mision, no les quepa dudas. Pacheco es revolucionario y castrista , lo lleva en la sangre y en el cerebro. Y como el compañero Pacheco hay cientos que estan llegando pero no son famosos.

Imagen de Anónimo

les recomiendo que vean el doc los que faltaron sobre Cheito Rodriguez, para mi el mas grande jonrronero. condenao al ostracismo por un chivatazo y tener 80 dolares arrriba  

Imagen de Anónimo

Anónimo - 28 Jul 2014 - 11:06 pm.igual sigues siendo un Miky Mouse que ni tu nombre pones aqui y muchas gracias por luchar por nuestra libertadFirmado: El Ratoncito Perez

Imagen de Anónimo

Anónimo - 28 Jul 2014 - 8:08 pm.La diferencia es que tu eres un cobardon 100% Yo al 50%Viva la dictadura de Fidel Castro!

Imagen de Anónimo

sin tergiversar, decir que todo el mundo fuenun instrumento no es verdad, pacheco no era perseguido politico, era un privilegiado. Cualquier hijo de vecino que voto o lo que sea, hizo bien, encima de la pobresa no podemos pedir mas de simples ciudadanos. justificar a altos funcionarios embarrando a jovenes pitchers es una tonteria, pacheco vino a hacer dinero una vez que fue masticado y escupido por la maquinaria castrista, un vividor mas, mas na, por eso castro ha estado ahi por tanto tiempo.