Deportes

El silencio de las cifras

Los medios oficiales cubanos evitan mencionar los salarios y pagos del deporte profesional.

La relación del gobierno cubano con el deporte profesional siempre ha sido compleja. Sobre todo cuando de mencionar cifras se trata. A trancas y barrancas —desde que el amateurismo pasó aquí a mejor vida—, las autoridades han debido admitir que, en el mundo, los deportistas son altamente remunerados por su talento y dedicación en disciplinas preferidas por los aficionados.

En Cuba, sin embargo, en deportes populares como el béisbol y el boxeo, los directivos siguen llevándose la mejor tajada de lo que los atletas ganan en los circuitos profesionales, a menos que decidan abandonar el país.

Por ello, siempre se ha tenido cuidado desde los medios oficiales de publicar cualquier cifra que demuestre los montos millonarios de los contratos que se mueven en el béisbol de Grandes Ligas, las ligas europeas de fútbol o cualquier otro deporte que reporte ganancias tanto a jugadores como a dueños de clubes. La política de la redacción deportiva de la Televisión Cubana es censurar el monto de cualquier transacción económica relacionada con el deporte, no importa la especialidad y el jugador que sea. Lo fundamental es no mencionar cifras.

Es por ello que desde el comienzo de la transmisión diferida o en vivo de los partidos de fútbol de cualquier liga europea, en la Televisión Cubana surgen sorpresivos silencios cuando los narradores extranjeros comienzan a mencionar cifras de pases o, simplemente, el monto de una multa impuesta a un jugador o club.

Uno de los casos más recientes de censura ocurrió en la transmisión en vivo de la final de la Liga de Campeones de Europa entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid. La  resonante victoria del equipo merengue provocó que el narrador foráneo dijera que el éxito del equipo se debía, entre otras cosas, a una inversión de más de 170 millones de euros… De repente el volumen de la transmisión comenzó a bajar hasta llegar al silencio. Cuando el comentarista cambió de tema, recuperó su volumen normal. Pero el censor no alcanzó a tapar la cifra y quedó en ridículo.

Otro hecho más reciente ocurrió en las transmisiones del Mundial de fútbol. En una de las transmisiones, el narrador cubano se refirió al caso Luis Suárez. Mencionó la sanción al delantero uruguayo, pero de la multa impuesta por la FIFA tras su actitud antideportiva solo pudo decir que era "alta".

Así mismo sucede cuando en el país se desata una epidemia de dengue u otra enfermedad tropical. Las autoridades de salud no están autorizadas a dar cifras. Los periodistas no pueden mencionar la enfermedad por su nombre popular y deben, en su lugar, usar el nombre científico. Una de las epidemias más extendidas de dengue ocurrió en 2006, y aunque en aquella ocasión un equipo de periodistas de Juventud Rebelde entrevistó a las autoridades de salud correspondiente, éstas se negaron a decir el número de afectados por el virus.

El silencio de las cifras en el deporte solo es quebrado cuando el objetivo es censurar los altos salarios de ciertos atletas, que superan en muchos casos el ingreso diario de millones de personas. También, cuando los medios oficiales buscan dañar la imagen del deporte profesional.

El ocultamiento de las cifras incómodas forma parte del engranaje de control u ocultamiento de información impuesto desde hace más de cinco décadas a los cubanos. Pr suerte, es una política condenada a desaparecer con la aparición y expansión de internet.

Lo que habrá de compilarse en el futuro será el largo historial de censuras del régimen y el monto de las ocasiones en que ésta se llevó a cabo. Esa cifra —al igual que los salarios de muchas estrellas del firmamento deportivo— será millonaria.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

Abreu la volvio a botar ahora. Ya tiene 30

Imagen de Anónimo

Tremendo guante.

Imagen de Anónimo

La ultima, a que no adivinan quien se quedo en USA, antonio pacheco!,,,

Imagen de Anónimo

¡¡¡ Vivan nuestros 5 heroes...en las Grandes Ligas !!!

KT

Imagen de Anónimo

El silencio de los corderos....es que los lobos y la manada son mas feroces que el de la Caperucita, tambien Roja, por cierto.

Imagen de Anónimo

total, en cuba to el mundo sabe eso, asquerosos tiranos mentirosos H de P

Imagen de Anónimo

esta gente se atora con sus propias mentiras y medias verdades. se tapan con una sabana llena de huecos y zurcidos. Pero poco a poco se les han ido descubiendo todas las mentiras, sobre todo la mas grande: que ese desastre no funciona. Por eso le tienen terror a la internet y a que la gente pueda buscar libremente la informacion. Hay una realidad que nadie puede ocultar, y es el desastre de todas y cada una de las cosas en ese pais. Y las culpas la carga el bloqueo, los yanquis, el pueblo que no trabaja, los ciclones, en fin, todo el mundo, menos ellos que son los unicos culpables.

Imagen de Anónimo

No hay que ir tan lejos: una vez un periodista de Miami en una cumbre de algo en Sudamerica le pregunto a Ricardo Alarcon sobre su salario y este no sabia responder, no sabia cuanto ganaba. Acorralado solto la cifra de 400. El periodista insistio y lo presionaba para que dijera si eran pesos o dolares, cuando dijo pesos el periodista le saco la cuenta y le decia: 16 dolares entonces? Alarcon gagueaba del embrollo en que se metio.