Mundial de Brasil

Están todos los que son

Brasil, Alemania, Holanda y Argentina. El mundial está entre cuatro grandes.

Hay un momento cumbre en el fútbol donde la historia es un lastre para los que la posean menos. Cuando se avanza en las escaramuzas de partidos decisivos, planea sobre los equipos noveles ese duende que fortalece a los once poderosos.

De nada vale que Colombia haya jugado de forma exquisita en este Mundial. O que Francia de la cara frente Alemania. Que Bélgica sea un once repleto de talentosos jugadores. Ni que la poderosa Holanda no pudiera batir a Costa Rica en 120 minutos de juego.

Y es que cuando enfrente tienes a equipos como Brasil, Alemania, Holanda y Argentina, de poco vale la suerte, el talento o los milagros. No importa que este Brasil sea una cuadrilla de zapadores. Su camiseta pesa.

Son pentacampeones mundiales y tienen en sus genes una feroz competitividad. Borraron a Colombia en los primeros 45 minutos de juego. Cuando los cafeteros de James Rodríguez despertaron, fue tarde. Brasil ganó dos goles por uno. La mala noticia fue la lesión de su astro Neymar.

Contó una vez ese filósofo del fútbol llamado Jorge Valdano, que el balompié es un juego de once contra once y casi siempre gana Alemania. Corrijamos a Valdano: es un juego de once contra once y hasta ahora, los que más han ganado han sido los brasileños. Cinco copas Brasil, tres Alemania.

Claro, esta Alemania mete miedo. Abrió la jaula frente a Portugal y se pensaba que llegarían a semifinales al compás de un paseo militar. No fue así. El fútbol hoy es ajetreo y trabajo. Sufrimiento y apretar los dientes.

No importa que se tenga un ejército de artistas, llámense Müller, Özil, Götze o su portero Manuel Neuer. Después de su partido contra el Portugal de CR7, la Mannschaft no ha dado buenas sensaciones.

Tiene pólvora en sus delanteros y música en su medio campo. Excelente preparación física. Y son muy fuertes en lo táctico. Pero algo les falla.

Puede ser el hambre de los campeones. Desde 2006 tienen equipos de lujo. En los partidos que se deben jugar con el cuchillo entre los dientes, pierden en la tira. Frente a Brasil veremos de qué madera están hechos.

No tendrán mejor oportunidad para levantar la Copa. Este Brasil llega herido. Sin Neymar, su mejor solista, y sin su capitán Thiago Silva, baja por acumulación de tarjetas.

Pero Brasil es Brasil. En los Mundiales del 82, 86 o 90 tuvieron equipos con un cartel de estrellas y un juego fabuloso. Pero no ganaban. Los Zico, Falcão o Sócrates jamás pudieron levantar una Copa.

Brasil aprendió que el fútbol no es solo arte. Hay que defender y buscar un balance en el centro del campo. Se fue al otro extremo. Dunga, y ahora Felipão, han desdibujado al Brasil del jogo bonito.

Corren como maratonistas. Meten fuertes las piernas y, como italianos, defienden su cabaña. Les falta su esencia. El toque maravilloso y los goleadores estilo Ronaldo o Rivaldo, o cualquiera de los muchos que han vestido la casaca verdeamarela.

Pero están jugando en casa. Frente, el próximo martes, tendrán a Alemania. Será una pelea de General a General. Si Brasil pierde habrá conmoción nacional, pero no se repetirá aquella pesadilla del Maracanazo, cuando el gol del uruguayo Ghiggia desató una tragedia.

Probablemente Dilma Rousseff pague los platos rotos. La presidenta está entre algodones. En el país se ha decretado una tregua, pero la gente de a pie y la pujante clase media brasileña se siente estafada. Y si se les acaba la ilusión de ganar la sexta copa, volverán las protestas callejeras.

La otra semifinal también es de muy difícil pronóstico. Holanda, con sus altibajos, ha realizado un buen torneo. Tiene ahora mismo al futbolista más en forma del campeonato, Arjen Robben.

Pero Holanda juega como nunca para perder como siempre. Son gente de piernas flojas en partidos cruciales. Y en la otra acera tienen a Leonel Messi.

Si la defensa holandesa no puede controlar tres o cuatro piques zigzagueantes de Leo, y le abren huecos, ya se sabe que el de Rosario te vacuna.

La final soñada, sentimentalmente, sería Brasil frente Argentina, por aquello del sentimiento latinoamericano. Y para que se no rompa la cábala: nunca un equipo europeo ha ganado en esta parte del mundo.

Pero no es tan sencillo. Si Alemania dice a jugar, Brasil será solo una estampa. Y Holanda tiene equipo para derrotar a Argentina. Las posibilidades son de 50-50.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

que tontos son ustedes vamos argentina carajo

Imagen de Anónimo

Ya q dicen de documentarse antes de escribir algo'cariocas son los q viven en Rio de Janeiro solamentes,ese equipo esta formado por brasileros o Brasilenos,ok

Imagen de Anónimo

Soy yo el anonimo 5:52 pm y sigo pensando que para los que sabemos de futbol el articulo es tonto, bien tonto. Yo en Cuba en los 90's ya sabia que esa frase era de Lineker, salio publicada en todos lados. No solo yo, varios de los que seguiamos el futbol recibiamos revistas europeas, oiamos programas de radio, es mas seguiamos en vivo Tablero Deportivo de Radio Nacional de Espana donde daban covertura a todos los partidos de cada jornada de La Liga.

Por entonces ya este Ivan Garcia (supongo que es el mismo) era periodista deportivo y ademas de comentar de pelota (Industrialista hasta la muerte) hablaba zanacadas de futbol, le hizo una entrevista a Maradona donde le olia hasta los pedos y sabia tan poco de futbol como ahora. Yo y mis amigos nos divertiamos con los disparates que soltaba.

Espero que aquellos que reconocen que a ellos tampoco les interesa el futbol sepan que otros que seguiamos cada minuto este deporte tenemos derecho a cuando identificamos a un tonto tuerto tratando de ser rey en el pais de los ciegos le llamemos por su nombre

Imagen de Anónimo

Fui yo el que escribió el comentario de las 4:50pm sobre la frase de Valdano. A mi no me parece tonto el artículo, es de opinión y de deportes; creo que si éste lo es, todos lo son. Lo que pasa es que probablemente Iván García tuvo dudas en su cita pero muy probablemente no tenga acceso a internet, en cuyo caso se hubiera aclarado con un googlelazo al instante. Una muestra más del abismo que nos separa, puesto que Iván debe saber mucho más de fútbol que yo que casi no sé ni me interesa.

Imagen de Anónimo

Que articulo mas tonto.

Y tal como dijo otro la frase no es de Valdano, es de Lineker y la dijo en el contexto de la frustracion que Alemania siempre terminaba ganandole a los equipos Ingleses cuando Lineker era delatero de ellos. Nada tiene que ver con los titulos de Brasil o Alemanias en Mundiales.

La frase celebre de Valdano con respecto a Alemania fue: " al tercer bostezo viene el gol Aleman" y lo dijo porque los alemanes (por la peoca de Valdano) le bajaban el tempo a los equipos que trataban de atacarlos y de la nada sorprendian con goles que viraban el partido, la Argetina misma de 1986 se vio empatada en la final despues de ir casi todo el partido 2:0, y por ahi vienen otras remontadas historicas de Alemania como ante Francia 1982 u Holanda 1974.

Quien escribio este articulo debe escribir de pelota porque de Futbol sabe muy poco.

 

Imagen de Anónimo

Ivan:

Esa frase es de Gary Lineker. Por favor, si va a escribir sobre futbol, informese mejor.

Imagen de elmedicodelmongo

Echo en falta ahi.a italia que es mi equipo. Por otrolado soy feliz con que no.lo gane argentina. Gentuza que no soporto.holanda ya se lo.merece.ha disputado 3 finales y todas las ha perdido.con alemania tengo.mucho q ver y con.los cariocas simpatizo.en fin esta vez tifo con.holland

Imagen de Anónimo

La frase que menciona no es de Valdano, pensaba que era de Platini, pero esto es lo que encontré "El fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y en el que siempre gana Alemania", afirmó hace ahora veinte años el jugador inglés Gary Lineker, que también jugó en el Barcelona, tras una derrota de la selección de Inglaterra ante la alemana en la semifinal del Mundial Italia 90.

Imagen de Anónimo

Ole Ole ole ola, aca tenemos la columna de Neymar,  Ole Ole ole ola, aca tenemos la columna de Neymaaaaar

Enviar un comentario nuevo

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.