Béisbol: Grandes Ligas

El novato Roenis Elías blanquea a los Tigres de Detroit

Poncha a ocho rivales y da un boleto. Por primera vez trabaja más de siete entradas.

El novato cubano Roenis Elías ha mostrado destellos de su talento en los dos primeros meses de su carrera en las mayores. Lo caracterizan una poderosa recta y una curva cuyo rompimiento puede dejar arrodillados a los bateadores, reporta la AP.

Elías hizo gala de su repertorio el domingo, ante uno de los bateos más poderosos de la Liga Americana.

El zurdo de 25 años, lanzó pelota de tres hits para conseguir su primer juego completo, y los Marineros de Seattle blanquearon 4-0 a Detroit.

"Me dijeron que para tener éxito en las mayores hay que tener el control de tres lanzamientos", dijo Elías, quien escapó de la Isla en 2010. "Es la curva, el cambio de velocidad y la recta, y los tres me funcionaron hoy".

Elías (4-4) ponchó a ocho enemigos y dio un boleto en su duodécima apertura en las mayores. Por primera vez laboró más de siete entradas.

Confundió frecuentemente a los Tigres con su curva, y ponchó a cinco con esta herramienta. Detroit solo colocó a un corredor en posición de anotar, y Elías igualó la cifra máxima de su vida, con 111 lanzamientos.

Además, el cubano se convirtió en el primer novato de los Marineros en lograr una blanqueada desde que el venezolano Freddy García lo consiguiera el 24 de agosto de 1999, también ante los Tigres.

"Su cambio de velocidad fue excepcional. Mantuvo la recta abajo buena parte del tiempo. Lanzó adentro y afuera. La curva fue buena, pero creo que el cambio de velocidad marcó hoy la diferencia", dijo el manager Lloyd McClendon.

Fue la primera blanqueada por parte de un lanzador de Seattle desde que Aaron Harang logró una el 11 de junio de 2013, en un triunfo por 4-0 sobre los Astros de Houston.

Max Scherzaer (6-2) aceptó cuatro carreras y nueve hits en seis episodios y dos tercios.

El venezolano Endy Chávez conectó un doble en la apertura de la primera entrada, y Michael Saunders añadió otro batazo de dos esquinas para poner la pizarra en 1-0.