Béisbol: Serie Nacional

¡Pinar del Río campeón!

Los de vueltabajo consiguen su décimo campeonato al vencer a Matanzas 9-6.

Pinar del Río derrotó este miércoles 9-6 a Matanzas en el sexto partido de Serie Nacional de Béisbol y se proclamó campeón por segunda vez en las últimas cuatro temporadas.

Los pinareños sucedieron a Villa Clara en el trono y, de paso, archivaron su décima corona, tras las obtenidas en 1978, 1981, 1982, 1985, 1987, 1988, 1997, 1998 y 2011, los seis primeros con el nombre de Vegueros.

Pinar dominó el playoff por el cetro por cuatro victorias contra dos de su adversario Matanzas, equipo dirigido por Víctor Mesa, quien siguió sin obtener ningún título nacional como manager, tras caer en cuatro finales con saldo de tres victorias y 16 derrotas.

Los flamantes campeones iniciaron inspirados en el sexto partido, al ligar boleto del primer bate Roel Santos con doblete David Castillo, para fabricar la primera anotación y propiciar la explosión del abridor rival Joel Suárez, reporta la agencia estatal Prensa Latina.

Sin embargo, Matanzas reaccionó de inmediato y tomó el control del choque en la parte baja de ese primer episodio, con racimo de tres carreras, dos sucias, todas ante el iniciador pinareño Yosvani Torres (Jugador Más Valioso de la temporada regular).

Ese jarro de agua helada silenció a los fanáticos pinareños, pero después de ese tropiezo Torres resucitó y se mantuvo intocable desde el segundo inning hasta el final del sexto.

Pinar se dedicó entonces a descontar carreras en pos del triunfo, y encontró respuesta a esa necesidad en un héroe inesperado, el torpedero y octavo bate del lineup Luis Alberto Valdés.

Valdés remolcó una anotación en la cuarta entrada con sencillo al jardín izquierdo, y dos capítulos más tarde, en el sexto, coronó un rally de cinco carreras, con enorme cuadrangular con las bases llenas, a lo profundo de la pradera izquierda.

El torpedero pinareño puso a ganar a los suyos 7-3 y dejó encarrilado el partido y la serie por el trono, aunque Matanzas tenía reservadas algunas emociones.

Los dirigidos por Mesa descontaron dos carreras en el final del sexto, por kilométrico cuadrangular de Eriel Sánchez con un compañero en bases, y volvieron a cerrar el score, ahora 7-5, con el valor agregado de haber explotado a Torres.

En el séptimo inning ambos equipos fabricaron una carrera y todavía hubo opciones de victoria para cualquiera, hasta que el receptor pinareño Lorenzo Quintana sacó la pelota por encima del techo del estadio en el principio del noveno episodio, un jonrón en solitario letal, con el cual los pinareños pusieron tierra de por medio en el marcador (9-6).

Ya con esa diferencia todo parecía sencillo para la titulación de Pinar, que envió a la lomita al derecho de 18 años Vladimir Gutiérrez, Novato del Año de la temporada.

Pero Matanzas volvió a la carga y provocó la explosión de Gutiérrez, al colocar hombres en primera y segunda sin outs en el final del noveno rollo.

En ese momento, el manager pinareño Alfonso Urquiola recurrió a su lanzador del presunto séptimo juego de la serie, el derecho Vladimir Baños, una decisión tan impetuosa como temeraria.

Urquiola apostó a todo o nada y sacó premio. Baños se erigió figura y retiró a los tres bateadores que enfrentó, dos por la vía del ponche, incluido el último bateador del partido Ariel Sánchez, para apuntarse el rescate más importante de su vida.

Para el timonel pinareño este representó su tercer título nacional, tras coronarse en 1998, 2011 y ahora en 2014.

Torres se acreditó la victoria, su número 18 en la temporada, mientras el relevista matancero Yoelkis Cruz cargó con el revés.

Valdés fue el mejor bateador del partido con sencillo y cuadrangular en cinco veces al bate, con cinco impulsadas y una anotada.

Pinar volvió a dejar clara su condición de Grande en el béisbol cubano, tras su épica remontada en semifinales contra Industriales y este triunfo sobre Matanzas en la disputa de la corona, aunque en todos los casos sus rivales partieran con el cartel de favoritos.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

Vean esto SENORES! Es sobre el mentor del equipo nacional cubano de BEISBOL; y con este SENOR,Cuba quiere ganar algo!!! Esto,es de PELICULA!!!El pueblo lo dice a doquier y nadie en la CN de beisbol, lo Cree!!!Sera que todo el mundo esta en ESO!!!            https://www.facebook.com/photo.php?v=623300394417285&set=vb.100002119895...

Imagen de Anónimo

Felicidades a los pinareños! Se merecieron ganar siempre, a Matanzas no la vi muy convencida de querer ganar.

Imagen de Anónimo

Bueno, que ganara Pinar no me importa mucho aunque me agrada. Pero que perdiera el comuniston arrogante de Victor Mesa, eso es para celebrar.

Bravo Pinareños!

Imagen de Anónimo

los vegueros de pinar "reforzados" cogeran palos por todos lados en el 2015 en la serie del caribe, jajajaja.

Imagen de Anónimo

Discrepo con el articulista en lo que dice sobre lo hecho por Urquiola al poner a lanzar a Vladimir Baños. Esa no fue una decisión impetuosa ni temeraria, sino inteligente y acertada, porque PR tenía tres carreras de ventaja y el juego que había que asegurar era éste, para liquidar el tener que jugar un "hipotético" 7mo juego.

Imagen de Anónimo

RUGE LEONA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!,VIVA PINAR DEL RIO,ABAJO LOS CASROS Y LOS INDUSRIALISTAS.

VIVA CUBA LIBRE.

Imagen de Anónimo

Estoy totalmente de acuerdo. El mercenario Vìctor Mierda no se merece tìtulo alguno, por su prepotencia, su metalidad maquivèlica (los casos de Pestano, Fredy Asiel, La Rosa cuando no lo llevaron al clàsico, Alexei Bell cuando dijo que no tenìa potencia en su brazo, y muchos otros casos asì lo prueban), su falta de ètica hacia autoridades arbitrales y hacia periodistas (ofendiò a un amigo mìo personal). Urquiola restaurò la razòn, y el càncer vuelve a descubrirse

Imagen de Anónimo

Bravo por los pinareños

Vivan las Damas de Blanco  y la oposicion de Cuba y Venezuela

Imagen de Anónimo

BIEN por los llevados y traidos Pinareños, a ellos mis felicitaciones, admiracion y respeto......lloren leonas!!!!! donde estan que estan tan calladit@s?????

Imagen de Anónimo

Lo mejor de todo es que el tan agraciado y apadrinado manager del Matanzas haya vuelto a perder una final. Ese loco nunca ha ganado un campeonato ni en Cuba, ni en México donde ha dirigido, lo que demuestra que el título de estratega le queda XXXL. Urquiola sentó catedra como manager y compañero de los suyos, el loco ha sentado catedra de grosería y maltrato a los suyos, además de falta de respeto con el rival y los árbitros, una vergüenza para la pelota cubana.