Béisbol: Grandes Ligas

Chapman, operado de una fractura en el cráneo

Los médicos creen que podrá volver a lanzar dentro de seis u ocho semanas.

El cerrador cubano de los Rojos de Cincinnati Aroldis Chapman fue sometido a una operación para reparar una fractura en el cráneo, arriba de su ojo izquierdo, pero no sufrió otras lesiones de consideración al ser golpeado en la cara por un pelotazo durante un juego de pretemporada el miércoles, reporta la AP.

Los primeros reportes habían indicado que podía sufrir también una rotura en la nariz.

"Es un tipo con mucha suerte", comentó el médico del equipo, Tim Kremchek, quien dijo que Chapman podrá volver a lanzar dentro de seis u ocho semanas. Ello implica que podrá jugar a fines de mayo.

El cubano podría empezar a hacer tiros suaves en unas dos semanas.

El doctor Kremcheck explicó que se le insertó una placa de metal en el hueso, la cual quedará allí permanentemente. Indicó que el lanzador sufrió una conmoción cerebral moderada, pero no tiene lesiones serias en el cerebro ni en el ojo.

"Se siente mejor. Le están dando calmantes", dijo el piloto de los Rojos, Bryan Price. "Nos sentimos optimistas. Ojalá podamos verlo de vuelta pronto".

El cátcher Brayan Peña, también cubano y muy amigo del pitcher, fue uno de varios jugadores que estuvieron con Champan el miércoles por la noche y habló con él por teléfono el jueves por la mañana.

"Bromeó mucho", expresó. "Quería que le dijese a todo el mundo lo mucho que agradece las oraciones de los aficionados y de los compañeros, del cuerpo técnico y de todos".

Agregó que lo notó de muy buen ánimo el jueves. "Hablaba y bromeaba. Contaba chistes cubanos. Eso es bueno porque quiere decir que recuperó la memoria", señaló.

El incidente se produjo en el sexto inning, cuando Chapman tiró una recta de 99 millas por hora y el venezolano Salvador Pérez, de los Reales, conectó una fuerte línea. La pelota dio de lleno en la cara de Chapman, quien cayó al suelo retorciéndose de dolor y fue sacado en camilla.

Peña corrió hacia el montículo.

"Honestamente, me dieron ganas de llorar cuando vi como estaba", relató. "Fue algo que metió miedo. Vi cómo la pelota iba directo a su rostro y después lo vi sangrando y retorciéndose todo".

"No hablaba. Solo gemía y hacía ruidos. Me asusté porque no sabía qué hacer. Pero llegó el cuerpo médico y lo manejó muy bien", añadió.

Chapman fue sacado en camilla y llevado al Banner Good Samaritan Medical Center de Phoenix. Kremchek dijo que probablemente permanezca hospitalizado un par de días.

La pelota golpeó a Chapman en una de las zonas más protegidas del cráneo, según el médico. "Si te da en un costado de la cabeza, puede ser desastroso", comentó. "Pudo haber sido mucho peor, con más lesiones, lesiones permanentes. Tuvo mucha suerte".

Chapman, de 26 años, tira una recta que sobrepasa las 100 millas por hora. En las dos últimas temporadas se apuntó 38 rescates, con 122 ponches en 71 entradas y dos tercios en 2012 y 112 ponches en 63 innings y dos tercios en el 2013.

Price, quien fue pitcher, dijo que los lanzadores enfrentan muchos peligros, "sin importar cómo tiren".

"Cuesta defenderse a 53, 54 pies de distancia", sostuvo el piloto. "Y todos terminan sus lanzamientos de una forma distinta. No todos quedan en buena posición de fildeo, e incluso si quedas bien parado no hay garantía de que podrás protegerte si le dan duro a la bola".

Peña se sintió un poco culpable por el incidente.

"Pude haber pedido un slider o un cambio", se lamentó. "Uno piensa en esas cosas. Te pasan muchas cosas por la cabeza y buscas respuestas. Te sientes culpable en cierta medida".

Pero el cátcher dice que Chapman le dijo "no es tu culpa. Debí haber tirado más suave''.

"Yo me siento mal por todo el asunto y resulta que él es el que me está dando aliento. Él que está en el hospital", afirmó Peña.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Amadeus

PARA Anónimo - 21 Mar 2014 - 3:50 am.

Para lo cerca que se producen los lanzamientos un riesgo de esa envergadura es bastante grande comparado con los que se produce en el out-infiled, sin embargo, accidentes como este de Chapman son poco frecuentes. No obstante usted tiene razón, es hora de ir pensando en un casco protector para la cara y la cabeza de los lanzadores.

Imagen de Anónimo

pues que los pitchers comiencen a utilizar casco y problema resuelto,

Imagen de Anónimo

Ese negrito tiene ache,no es facil