Béisbol: Grandes Ligas

José Dariel Abreu, la apuesta cubana de los Medias Blancas

Todos quieren encontrar la próxima estrella cubana. Primero fue Yoenis Céspedes. Luego fue el turno de Yasiel Puig. ¿Seguirá José Dariel Abreu los pasos de sus compatriotas?

Los Medias Blancas de Chicago esperan que así sea, reporta la AP. Por algo desembolsaron 68 millones por seis años para adquirir al primera base que escapó de la Isla el año pasado tras hacerse notar en el Clásico Mundial de béisbol.

"Es un bateador completo, hace contacto en cualquier parte del plato, a todas partes del terreno. Y no es alguien que está pensando todo el tiempo que debe sacar la bola fuera del parque", dijo Robin Ventura, el mánager de los Medias Blancas.

Compañero de equipo de Puig en Cienfuegos, Abreu confesó que uno de sus pasatiempos es ver en casa vídeos de Miguel Cabrera bateando.

Sabe que de él se espera que emule a Céspedes y Puig con un primer año igual de notable, pero trata de mantener a raya las expectativas: "Más bien admiro lo que hicieron y eso me sirve de inspiración", dijo.

Chicago viene de una campaña en la que todo lo que podía salir mal salió mal: de obtener 85 victorias en 2012 a perder 63 juegos, su peor temporada desde 1970. Quedaron últimos en la Liga Americana con sus 598 carreras anotadas, luego de fabricar 748 el año previo. Cometieron 121 errores, solo superando a Houston.

En lugar de pelearle el título de división a los Tigres en la Central de la Liga Americana, los Medias Blancas se hundieron en la cola, pese a tener prácticamente al mismo grupo de jugadores del año previo.

Esta no es una organización que ha tenido mucho acierto en cuanto a la formación de prospectos. Dayán Viciedo, Gordon Beckham y Tyler Flowers mayormente han decepcionado.

Por eso es que han tenido que recurrir a otros métodos de captar talento. Aparte de adquirir a Abreu, el gerente general Rick Hahn renovó la alineación mediante canjes que sumaron a los jardineros Avisail García y Adam Eaton y el tercera base Matt Davidson, peloteros con edades que oscilan entre los 22 y 26 años.

Para ello debió desprenderse de un cerrador como Addison Reed, que consiguió 40 rescates, y un pitcher abridor promedio como Héctor Santiago.

Hace un año atrás, el jardinero central Eaton era considerado como una excepcional promesa de primera bate. Pero una inoportuna lesión en el codo sufrida durante la pretemporada socavó su campaña del año pasado con Arizona.

Tanto el venezolano García, instalado en el bosque derecho, como Davidson, generan entusiasmo por su potencial para promediar al menos 20 jonrones por campaña. García, de 22 años, llegó en el canje de mitad de campaña en el que Jake Peavey fue traspasado a Boston, y bateó para .304 en 42 juegos con Chicago.

Abreu toma el puesto del capitán Paul Konerko, integrante del equipo que ganó la Serie Mundial de 2005 y que emprende su décimo sexta y última campaña con el uniforme de los Medias Blancas.

La adaptación de Abreu también podrá ser facilitada por la presencia de sus compatriotas Viciedo y Alexei Ramírez.

Viciedo se alternará con el dominicano Alejandro De Aza en el bosque izquierdo. La titularidad de Ramírez en el campocorto podría verse comprometida por el ascenso del prometedor novato Marcus Semien.

Aunque salieron perdiendo en la subasta por el pitcher japonés Masahiro Tanaka, se sienten confiados con su pitcheo, con el zurdo Chris Sale como as indiscutido.

Le siguen otro par de zurdos, el colombiano José Quintana (15-13 y 3.61 en sus dos primeros campañas) y John Danks. Erik Johnson y Felipe Paulino completan la rotación. Y tienen en lista de espera al derecho brasileño Andre Rienzo, quien no desentonó cuando recibió una oportunidad en septiembre pasado.

En un equipo de mediocre ofensiva, Sale quedó quinto en la votación en el Cy Young tras acumular marca de 11-14. Lideró la liga en juegos completos (4), quedó tercero en ponches (226) y figuró séptimo en efectividad (3.07). Tuvo cuatro juegos en los que permitió una carrera o menos y acabó con la derrota o sin decisión.

El bullpen tiene personal nuevo, con Mitchell Boggs, Scott Downs y el venezolano Ronald Belisario, uniéndose a Nate Jones y Matt Lindstrom. Decidieron no buscar un cerrador con trayectoria consolidada, confiando que uno de estos se adueñará del puesto.

¿Y si la producción de Abreu no se asemeja a la del toletero que se consagró como el jugador más valioso de la liga cubana en 2010-2011, cuando bateó para .453 con 33 jonrones y 93 impulsadas en apenas 66 juegos? ¿Podrá defender la inicial a tiempo completo o deberá desempeñarse más como un bateador designado?

Desde que se fue A.J. Pierzynski, no han encontrado un receptor con garantías. De repente alguien entre Flowers, Josh Phegley y Adrián Nieto puede quedarse detrás del plato de manera regular.

El designado Adam Dunn, quien viene de una campaña con porcentaje de .197, es el bateador más unidimensional que existe, alguien que promedia 29 jonrones con 196 ponches en los tres años que lleva en Chicago.