Béisbol: Serie del Caribe

Las claves del naufragio en Isla Margarita

Una lápida en las afueras del estadio de Nueva Esparta podría rezar así: 'aquí yacen los restos del que alguna vez fue el mejor béisbol del Caribe'.

Si se pudiera colocar una lápida en las afueras del estadio de Nueva Esparta, Venezuela, esta podría rezar más o menos así: aquí yacen los restos del que alguna vez fue el mejor béisbol del Caribe.

Y es que tras 53 años de ausencia de un equipo cubano a la Serie del Caribe, nuestra pequeña Serie Mundial, el regreso de los Azucareros de Villa Clara no pudo ser peor.

En la grama de Guatamare se vio jugar a una novena sin herramientas. Débil ofensiva, desastrosa defensa y deficiente pitcheo. Si en ningún reglón del juego de béisbol se tiene números decentes, entonces el resultado final casi siempre es la derrota.

En la pelota —como en cualquier deporte— se puede ganar jugando mal, o caer dejando una buena impresión. De lo que se trata, ante todo, es de jugar según los preceptos esenciales de la disciplina.

Y ahí fue donde se falló.

Se puede entender, por mala suerte, ingenuidad o falta de concentración, que un pitcher de nivel como Freddy Asiel Álvarez suba a la lomita con un comando de lanzamientos de inexperto. Los fildeadores pueden cometer pifias, los bateadores fallar a la hora cero. Pero el gran problema de Villa Clara fueron los errores básicos en la mecánica de juego.

Malos cortes de tiro. Tiros incorrectos a las bases. Mal corrido de las almohadillas y, el principal, que viene aconteciendo en la pelota cubana desde hace décadas, métodos desfasados en la estructura de pitcheo.

Si queremos analizar las claves del fracaso de Margarita, debemos detenernos en los métodos beisboleros jugados ahora mismo en el país. El dictamen es simple: nos hemos quedado a la zaga en la preparación y los conceptos del béisbol moderno.

¿Por qué? Bueno, por muchas razones. Hagamos un poco de historia. Antes de 1959, por nuestra cercanía con Estados Unidos, al país llegaban de manera expedita los últimos avances de la ciencia y la técnica.

Cuba fue una de las primeras naciones en utilizar la radio y la televisión, y la primera en transmisión en vivo, mediante un avión comercial haciendo de satélite, de partidos de la Serie Mundial de Grandes Ligas.

Por nuestras avenidas corrían los últimos modelos de Ford o Chevrolet. Y en materia de finanzas y auditorías estábamos a la par de Estados Unidos. No podía ser diferente en el béisbol, deporte nacional en las dos naciones.

Detrás del talento natural de peloteros como Martín Dihigo, Adolfo Luque, Camilo Pascual, Minnie Miñoso o Pedro Formental, existía una pléyade de preparadores de rigor que aprendieron de lo más actualizado del béisbol estadounidense, indiscutiblemente el mejor del planeta.

Cuba era fuerte en todos los niveles. Desde los amateurs a los profesionales. Todos los años viajaban a La Habana equipos de las Mayores, a prepararse y topar con escuadras cubanas.

Aquí jugó desde el formidable Babe Ruth al iracundo Ty Cobb. Cuando por prejuicios raciales no podían enrolarse jugadores negros en novenas de Grandes Ligas, tipos como el soberbio lanzador Satchel Paige o el temible jonronero Josh Gibson jugaron en la Isla.

Al llegar el barbudo Fidel Castro al poder a punta de carabina, las relaciones con Estados Unidos se tensaron. El gobierno verde olivo cambio de aliado y Cuba fue una pieza más del ajedrez de la Guerra Fría.

La pelota profesional fue abolida. Cientos de peloteros que vivían del béisbol se vieron obligados a marcharse de su patria. Los que optaron por quedarse fueron fundamentales en la formación de nuevos jugadores.

Gente como Natilla Jiménez, Juan Ealo, Asdrúbal Baró, Luis Zayas o Fermín Guerra, que jugaron en la liga profesional, comenzaron a adiestrar a peloteros principiantes.

Tenían conocimientos y herramientas. Aunque de esto se habla poco en los medios oficiales, el arma secreta de los triunfos posteriores de la pelota cubana en el sector amateur, fueron los entrenadores formados en la liga profesional de antaño.

Su metodología, unido al semillero natural de peloteros que es Cuba, fue pieza fundamental en los años 70 y 80, cuando el béisbol cubano gozó de mejor salud.

Según los entendidos, las Series Nacionales de esos años se podían clasificar de Doble A. Y el equipo Cuba de Triple A, con una pléyade de jugadores interesantes que podían jugar en la MLB.

Sucede que muchos de aquellos padres fundadores del "béisbol revolucionario" fallecieron. También el béisbol cambió. Y por falta de información, debido a la censura, los entrenadores continuaron utilizando los viejos métodos de preparación.

Si en la pelota cubana no se utiliza la actual estructura de pitcheo, con abridores, estabilizadores, pitchers especializados y cerradores, es porque en los años 50 no se utilizaban en la pelota profesional cubana.

Empezamos a dar marcha atrás. Los bateadores que se formaban utilizaban un swing antiguo. Los lanzadores tenían movimientos desfasados. Los directores de equipos, estrategias de mediados del siglo XX. Se jugaba y se juega con mucha pasión, pero faltan los argumentos de la pelota moderna.

Hoy el béisbol es casi una ciencia. El adiestramiento de jugadores se basa en principios científicos y técnicos. A la par, erróneamente, en la pelota cubana se le prestó mayor atención a la preparación física del pelotero que a los elementos técnicos del juego.

Ya se vislumbraba el desastre. Era cuestión de tiempo que saliera a flote. Se aceleró, indudablemente, con la marcha de más de 400 jugadores a diferentes circuitos profesionales.

Con la llegada en 1990 del Período Especial, debido a la mala nutrición, muchos de nuestros actuales peloteros lo pagaron con menos kilogramos y centímetros.

También la política de difusión del Estado tiene su cuota de culpa. Intentando ocultar los triunfos de Liván y el Duque Hernández, Alexei Ramírez, José Ariel Contreras o Kendrys Morales en la Gran Carpa, se empeñaron en priorizar por la televisión partidos de importantes ligas de fútbol europeas.

Ahora mismo, si usted pregunta a personas menores de 30 años, el fútbol es el deporte que más siguen. Están más al tanto de los chanchullos en la compra de Bale o Neymar que el desempeño de Yasiel Puig con los Dodgers de los Ángeles.

Por tanto, si queremos hacer un análisis a fondo del desastre de Villa Clara en Nueva Esparta, debemos mirar hacia atrás. Es positivo que desde enero de 2014, la autocracia castrista autorice a ciertos jugadores a contratarse en clubes extranjeros.

Pero debido a ciertas cláusulas del embargo, los peloteros cubanos no podrán jugar en circuitos del Caribe o las MLB sin marcharse definitivamente del país.

Queda Asia y la liga de verano en México, que es tan pésima como nuestra Serie Nacional, y más aburrida. Parece difícil que más de quince peloteros cubanos puedan jugar en las ligas premier de Japón o Corea del Sur.

Por su parte, la pelota mexicana veraniega, que es donde mayor cantidad de jugadores se podrían contratar, no elevará ostensiblemente nuestro nivel. Es así; debido a la marcha de una gran cantidad de peloteros, lo que nos queda es solo el menudo de bolsillo.

Las nuevas medidas para elevar el techo de la pelota en Cuba llegaron tarde.

Comentarios [ 24 ]

Imagen de Anónimo

Señores las proridades de los deportistas cubanos han cambiado antes El deporte era El unico escape ahora existen varias opciones,la pelota es un déporté de millones de doalares  se acabo Patria o Muerte,ahora es billeté y grandes ligas!!!

Imagen de Anónimo

insisti...el deporte nacional debe ser la quimbumbia o el batos.....béisbol...eso es yanqui

Imagen de Anónimo

........me perece que el autor del articulo casi se alegra de todo!!!!!............

Imagen de Anónimo

creo que ese que hace el comentario , no se quien es no conoce los resultado y calidadad de los peloteros cubanos¿acaso este no conoce cuantos estan triunfando y ha triunfado en el beisbol internacional?reconocer las derrotas, cierto, pero lo que hay que lograr es que esos peloteros o lo que sean en todas las esferas, se incorporen a la realidad del mundo, paso a paso y así el pueblo cubano lograra salir del castrismo

 

Imagen de Anónimo

Pero es que en el futbol tambien ocurre lo mismo. Los metodos de entrenamientos, la estructura competitiva y el enfoque total es un engendro castrista que no da lugar a evolucion e innovacion.

Yo soy entrenedor de futbol aqui en EE.UU y visite la isla hace dos anos, asiste a dos sesiones de entrenamientos y un partido del campeonato nacional y me quede frio. Aun se juega futbol de manigua y los entrenamientos usan conceptos ya abandonados en el mundo entero hace decadas.

Aqui en EE.UU hasta las academias para ninos usan metodos estructurados en progresion de modelo (drill progression) donde un mismo ejercicio empiza por conceptos basicos y va progresando cuando adiciona complejidad, presion, verticalidad, etc hasta que la sesion desemboca al final en "scrimmage", basicammente juego abierto para aplicar los conceptos.

Todos los manuales de entrenamientos modernos estan escritos asi. Cuando se me dio la oportunidad de interactuar con lso entrenadores locales no tenian ni idea de que estaba hblando y me salieron conque ellos no tienen las condiciones para entrenar asi. Al final lo que yo hblaba es de metodo y no de materiales, de hacer las cosas de forma diferente con lo que tienen; pero bueno que se va a hacer, no es ni el futbol ni la pelota: es el sistema castrista.

 

Imagen de Anónimo

Excelente análisis Iván, es que en nuestra patria (nuestra casa, nuestra familia) sigue dirigièndola y administrándola el bisabuelo. Tanto cacareo con la juventud desde que tomaron el poder hace más de medio siglo y siguen aferrados a él. Muy bueno sería ir pensando en el epitafio que le vamos a poner al monumento que le hagamos en poco tiempo a lo que fue la revolución cubana y sus "eternos líderes y camaradas".

Fi Ra Com

Imagen de Anónimo

Habladores de mierda es lo que son eran Los mejores por eso ganaban,eso es parte de l historia y nadie la puede borrar,Mira si son buenos q este años de Los 3 propuestos como novatos del,ano 2 fueron cubanos,q allas una mierda,el gobierno y todo lo q hacen ahora es Verdad,no lo peloteros

Imagen de Anónimo

Estan contra la pared, y es buena y saludable esta derrota. De seguir ganando probaria que no tienen que cambiar nada desde el punto de vista social, al perder si desean ganar como antes, estan obligados a hacer cambios sociales y economicos contrarios a la mentalidad esclavista de los dirigentes comunistas, y es este el punto principal del asunto. Yo me alegro de esta derrota por eso, porque implica cambiar la estructura social, imaginense que los peloteros puedan jugar en clubes foraneos con contratos a traves del PCC, el PCC se quedaria con una tajada, le pondria otra en un banco para cuando regresen sino no pueden ver a sus familias en 15 años bla bla bla...., no funciona, el cambio tiene que ser de verdad, libertad y es ahi donde los actuales gobernantes tienen alergia; pero esta derrota los obliga a hacer cambios, sino seguiran perdiendo creando mas descontento popular mas criticas etc...., los veo contra la pared. 

Imagen de Anónimo

Lo que nunca dijo el regimen en cuba al pueblo era que en los años 70 y 80´s los peloteros cubanos jugaban con equipos universitarios norteamericanos y amateurs del mundo. Así mantuvieron su hegemonía por unas décadas.

Lo que pasa es que después en los 90´s el nivel del beisbol cubano ha ido bajando de calidad hasta nuestros días y esto ha coincidido con el ingreso de los profesionales en campeonatos y eventos internacionales en los últimos años.La solución pasa por que los cubanos puedan competir libremente en grandes ligas y reciban su dinero íntegro, y no que la mafia castrista se quiera quedar con una tajada importante de sus sueldos.

Conclusión: Lo que hace falta es libertad para cuba. Que se acabe el control, la vigilancia y la chivateria sobre los ciudadanos, que nos ha llevado a la ruina material y espiritual.

Imagen de Anónimo

 Anónimo 12.28 ¿Donde queda la escuela esa de baseball que dices?, esa que se llama revolución, donde se formó Servio Borges.

 Quieres defender lo indefendible y por supuesto, solo encuentras una manera, ofendiendo al autor que ha hecho un análisis, no perfecto (nadie lo es) pero si bastante adecuado a la realidad.

 Quizás el artículo tenga matices que tengan mayor o menor peso, pero es un artículo bastante completo y muy cierto.

 Por mucho que personas como tu despotriquen, la realidad da la razón al articulista y eso nadie lo puede esconder.