Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Última actualización: 21:28 CET
53 Serie Nacional de Béisbol

A pesar de mejoras salariales, las fugas continúan

Yulieski Gourriel con su antiguo traje de Sancti Spiritus.

Mire usted, si comparamos la nueva temporada, que arrancará el domingo 3 de noviembre, con aquellas campañas de los años 60, 70 y 80, donde los peloteros dormían sin aire acondicionado en incómodas literas, se trasladaban en guaguas con asientos plásticos y la comida no pocas veces era pésima, el salto ha sido de gigante.

Pero a pesar de que a día de hoy los jugadores se hospedan en hoteles con habitaciones climatizadas de la cadena Isla Azul, cenan en mesas buffet y se mueven en ómnibus cómodos y refrigerados, la nueva hornada de peloteros cubanos sigue mirando de soslayo las Grandes Ligas.

En las nóminas de los dieciséis equipos que tomarán parte en la campaña que empieza mañana, como suele suceder, hay ausencias notables. El mayor perjudicado es Cienfuegos, un plantel que siempre estaba entre los aspirantes al título y que perdió de un año a otro a sus tres mejores bateadores y su as de pitcheo.

No eran peloteros del montón. El formidable José Dariel Abreu, de cuyos servicios se hicieron los Medias Blancas de Chicago por 68 millones de dólares, tenía números de espanto en nuestros clásicos.

Conectó 30 jonrones o más en tres temporadas, habitualmente bateaba por encima de 350 y el promedio de slugging y de embasado eran de otra galaxia. Hacia la caja registradora traía 80 carreras por año. Era un fuera de serie. Si un equipo, por poderoso que sea, pierde a un jugador de su talla, se lo siente.

Imagínese si además del temible toletero, se ausentan el fabuloso paracorto Erisbel Arruebarrena —lo más parecido al mago Germán Mesa—, apartado del equipo por intento de salida ilegal; su quinto bate, el fornido receptor Osvaldo Arias; el bateador designado Adir Ferrán, quien se recupera de una operación cerebral; y su pitcher estelar Norberto González, retirado. Entonces llegamos a la conclusión de que los fanáticos de los elefantes de Cienfuegos deberán acostumbrarse a ver cómo su novena obtiene más derrotas que victorias.

Algo les queda en el saco. Tienen varios pitchers que para el devaluado nivel de la pelota cubana se pueden tornar efectivos. Tienen jugadores rápidos en base y una joya de mucho futuro como Joan Moncada.

Pero no solo el conjunto cienfueguero ha sido diezmado. Este año, Guantánamo no contará con su combinación habitual de doble-play. Su torpedero Dainer Moreira decidió emigrar al equipo de Matanzas, quizás buscando llamar la atención del manager de la selección nacional, Víctor Mesa, que nunca lo ha tenido en cuenta, y ahora ante la ausencia de Arruebarrena, quizás pueda abrirse un hueco.

Uno de las mejores segundas bases del país, Yoilán Cerce, es baja por indisciplina, que traducido al lenguaje de la calle en Cuba es intento de abandonar el país. Otros estelares como Odrisamer Despaigne, Misael Siverio, Ernesto Molinet, Irait Chirino, Serguei Pérez y Raisel Iglesias, integrantes de la preselección nacional, ya se encuentran fuera de la isla. Decidieron abandonar el béisbol en plenitud de facultades.

Si ya las estrellas de calibre de la pelota local se pueden contar con los dedos de una mano, ahora la ausencia de jugadores experimentados hace descender aun más el nivel.

Lo peor es que no se vislumbra el fondo. En su intento de frenar la marea de fugas dentro del movimiento deportivo, las autoridades han semiprofesionalizado el deporte y abierto el portón a los ojeadores de clubes, excepto a las organizaciones de la MLB, por razones obvias.

Pero ni así. La subida de salario hasta mil pesos a los jugadores que tomarán parte en la venidera campaña y otros estímulos materiales, no ha hecho cambiar de idea a los mejores talentos.

De cualquier manera, esta temporada marcará el inicio del fin del falso amateurismo decretado por Fidel Castro en aquella etapa extravagante, cuando se alió al comunismo soviético.

Por supuesto, un salario que en otras ligas representa el gasto en un café al aire libre, no es algo como para tirar cohetes. Pero comparado con los sueldos de risa existentes en el país, los peloteros se pueden considerar ahora privilegiados. No olvidar que un obrero gana 466 pesos. Y un médico de calibre, 600.

Industriales y los Gourriel

Industriales, el equipo insigne de la pelota nacional, vuelve a generar encendidas polémicas entre los fans. Nadie duda de la fuerza ofensiva del su plantilla. Pero con un pitcheo de escasa calidad, los azules tendrán que hacer más de seis carreras por partido si quieren pasar a la segunda fase. La llegada del clan Gourriel a Industriales ha levantado ronchas.

No por Yulieski, que aunque según la afición le tiembla el bate a la hora cero, en números es el mejor pelotero de la última década en la Isla.

El debate se ha abierto en torno a sus hermanos.

Yunieski, en condiciones normales, sobra en la plantilla azul. Pero las misteriosas ausencias de Serguéi Pérez, Irait Chirino y una operación en el brazo del feroz bateador Yoandry Urgellés le han abierto un espacio.

Lourdes Junior, el hijo menor de Lourdes Gourriel —una suerte de potentado dentro de nuestro béisbol— es, junto a Joan Moncada, de los talentos con más proyección en el futuro.

Pero ahora mismo no debería ser regular en la nómina industrialista. En una movida rara, el manager Lázaro Vargas castigó por indisciplina a Juan Carlos Torriente, un camarero reconvertido en paracorto y excelente bateador, para incluir a Lourdes Junior como regular.

Vargas, director ecuánime, está en la piqueta pública de la afición por su nepotismo descarado, al incluir en el plantel de Industriales a su hijastro Alejandro Pérez, un pelotero de poco vuelo que ni pinta ni da color, dejando fuera a jóvenes prospectos como Javier Camero y Yunel Díaz.

Sigue los pasos del autócrata actual del béisbol, Víctor Mesa, quien contra viento y marea, tiene a su hijo jugando en el jardín central de Matanzas. Vargas ni siquiera ha dado una explicación en los medios a las quejas de los aficionados. Típico en un país donde los mandarines se creen con todo el derecho a administrar sus ámbitos como si fuesen cotos privados.

Cuando el 3 de noviembre Villa Clara, actual campeón nacional, inaugure la serie jugando frente a Matanzas, los disgustos, inconformidades y poca calidad que se vislumbra para la próxima campaña, no impedirán discutir de pelota en cualquier esquina, parque o parada de ómnibus.

Y es que el béisbol, en las buenas y en las malas, es el mayor y mejor espectáculo deportivo que va quedando en la Isla. Quizás el único.

11 comentarios

Imagen de Anónimo

No te olvides,escribidor,que las razones por las cuales,la mlb,,,,presenta "razones obvias" para no buscar un consenso con su parte cubana,es mas que todo lo obvio de la ilegalidad en la que se situaria,debido a las leyes helms burton y el acta de no comercio con el enemigo...Burdo intento de confundir el suyo,no todos los cubanos que leemos esta pagina,tenemos incapacidad de discernimiento u informacion equilibrada.

Imagen de Anónimo

evidentemente todos los foristas o floritas como les gustasn son palestinos...ja,ja.Industriales es el mejor

Imagen de Anónimo

Lo ultimo: Joan Moncada ya esta en Republica Dominicana Junto a Erisbel "el grillo"Arruebarruena y otros dos prospectos del equipo de Cienfuegos.

Imagen de Anónimo

El unico merito que tiene industriales es que ha logrado mantener su revolucionario nombre todas las series.Ese equipo siempre ha jugado con ventaja ante el resto ya que tiene una sucarsal dentro del mismo campeonato.

Imagen de Anónimo

Industriales es el mayor plagio y descaro que se haya visto en e deporte mundial, con una sucursal formandole los peloteros y los industrialistas se han creido que son los mejores de Cuba durante muchos anos y fijese usted si es un descaro que quitaron a los metros y ahora tienen a S.Spiritus como sucursal. Habrase visto tamano descaro?Pobres industrialistas victimas de la ilusion optica ja, ja, ja.

Imagen de Anónimo

anónimo de las 7 y 32 usted puede ser todo lo santiaguero que quiera y todo lo cubano que desee, pero de entendederas anda corto, el artículo se refiere a la pelota nacional, a los campeonatos nacionales, eso no tiene que ver con el equipo Cuba, Industriales es para la pelota nacional, lo que los Yanquees de NY para las grandes ligas, y eso quien no lo quiera ver es ciego.

Imagen de Anónimo

Anónimo 7:32 ¡¡¡¡ GUAJIRO !!!! Industriales sí es el equipo insignia de la pelota cubana. Gústele a quien le guste y pésele a quien le pese. Aun si fuera santiaguero diría lo mismo porque es la cruda realidad... aunque soy habanero...

Imagen de Anónimo

El mejor equipo es Pinar del Río.Willy Chirino.

Imagen de Anónimo

Que mezcla

Imagen de Anónimo

El articulista es industrialista,de ahi lo de "equipo insigne"

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.