Lunes, 23 de Julio de 2018
Última actualización: 11:13 CEST
Béisbol: Grandes Ligas

Los Cardenales, a un paso de la Serie Mundial

Matt Holliday y el emergente Shane Robinson conectaron los primeros jonrones de la serie de campeonato de la Liga Nacional, y los Cardenales de San Luis se impusieron el martes 4-2 a los Dodgers de Los Ángeles, para tomar una ventaja de 3-1 y ubicarse a una victoria del Clásico de Otoño, informa la AP.

Sin hit en sus 22 turnos anteriores al bate en el Dodger Stadium, Holliday empalmó un garrotazo de dos carreras frente a Ricky Nolasco. La pelota se fue por encima de la barda del jardín izquierdo, para coronar un racimo de tres carreras en la tercera entrada, que dio a los Cardenales una ventaja de 3-0.

El quinto juego está previsto para este miércoles por la tarde en el Dodger Stadium. Joe Kelly tratará de dar a los Cardenales el boleto a la Serie Mundial, en un enfrentamiento ante Zack Greinke.

Matt Carpenter conectó un doble productor en la tercera entrada, para remolcar a David Descalso, quien abrió el episodio con un sencillo. Carpenter anotó con el cuadrangular de Holliday, el cual rompió la primera sequía de jonrones que se extiende a los tres primeros encuentros de una serie de campeonato en la historia.

El campocorto dominicano de los Dodgers, Hanley Ramírez, abandonó el juego a la mitad de la sexta entrada, después de poncharse tres veces. Ha jugado con una costilla rota.

Por San Luis, el antesalista David Freese abandonó el montículo después de seis episodios. Había dejado también el encuentro del lunes, por un calambre en la pantorrilla derecha.

El quisqueyano Carlos Martínez lanzó dos innings sin admitir carrera, como relevo de Lance Lynn, quien se llevó el triunfo. Trevor Rosenthal sacó tres outs para apuntarse el salvamento.

Después de un sencillo de Andre Ethier, que abrió el noveno capítulo, el novato cubano Yasiel Puig conectó un roletazo para doble matanza.

El cuadrangular de Robinson, con cuenta de 1-0 ante J.P. Howell, estrelló la pelota en la cresta del muro del jardín izquierdo, cuando había un out de la séptima entrada. Así, los Cardenales estiraron su ventaja a 4-2.

Lynn toleró dos carreras y seis hits en cinco innings y un tercio. Ponchó a cinco rivales y dio tres boletos.

El derecho perdió la otra apertura que había cumplido en esta postemporada, al admitir cinco carreras en cuatro entradas y un tecio frente a Pittsburgh, en el segundo juego de la serie divisional.

Por los Cardenales, los puertorriqueños Carlos Beltrán de 3-0, Yadier Molina de 2-0.

Por los Dodgers, los dominicanos Hanley Ramírez de 3-0, Juan Uribe de 4-0. El mexicano Adrián González de 4-1 con una anotada. El cubano Yasiel Puig de 3-2 con una empujada.

Los Medias Rojas toman ventaja

En Detroit, Los Tigres tenían la mesa puesta: Miguel Cabrera y Prince Fielder llegarían al plato con la oportunidad de empatar el juego o incluso darles la ventaja. Pero la producción de sus bateadores consagrados fue nula.

Cabrera y Fielder se poncharon cuando había corredores en las esquinas para que concluyera el octavo episodio, y Boston preservó la magra ventaja para vencer el martes 1-0 a los Tigres y ponerse arriba por 2-1 en la serie de campeonato de la Liga Americana.

"Tuvimos oportunidades de anotar y no hicimos nuestro trabajo", dijo Cabrera.

Después de que John Lackey superó en el duelo de pitcheo a Justin Verlander, el cuerpo de relevistas de Boston se hizo cargo.

El venezolano Cabrera, candidato a ganar el premio al Jugador Más Valioso del Nuevo Circuito por segundo año consecutivo, no pudo conectar los lanzamientos del derecho Junichi Tazawa, y abanicó al buscar una recta afuera.

"En el plato estaba el mejor jugador del béisbol actual, y tratábamos de preservar una ventaja de una carrera", dijo el manager de los Medias Rojas, John Farrell. "Y ese fue el momento crucial, sin duda".

Fielder, que lleva tres temporadas seguidas con al menos 100 carreras producidas, hizo después un tímido swing y quedó ponchado por el cerrador Koji Uehara.

"No pude conectarla, pero esto puede ocurrir", dijo Fielder. "Él es un gran lanzador; por eso está en ese puesto".

Verlander prodigó otra joya de pitcheo. No permitió un solo hit en cinco innings y dos tercios, y solo toleró una carrera, producto de un cuadrangular en solitario de Mike Napoli, en el séptimo. Abandonó el montículo después de ocho entradas, en las que toleró cuatro imparables y recetó 10 ponches.

Los Tigres colocarán en la lomita al derecho Doug Fister el miércoles, con la esperanza de que los ayude a ganar el cuarto juego y enderece la nave en la serie.

Verlander se convirtió en el primer lanzador en ponchar a seis bateadores consecutivos en una serie de campeonato, de acuerdo con la firma STATS. Lo logró entre el segundo y el tercer inning.

Además, es el primer serpentinero en la historia de la postemporada que abanica por lo menos a 10 adversarios y permite cuatro hits o menos en tres encuentros seguidos, según la misma firma de estadísticas.

"Para dar a mi equipo una forma de ganar tendría que haber colgado solo ceros", dijo Verlander. "No pude hacerlo".

El derecho, especializado en la recta, no cometió muchos errores, pero Napoli aprovechó uno. Con cuenta llena, envió la pelota por encima del muro entre el jardín izquierdo y el central.

Fue la primera carrera admitida por Verlander en los playoffs. Terminó así una racha de 21 innings sin recibir anotación. Si se toma en cuenta la temporada regular, el lanzador no había recibido carrera en 34 innings consecutivos.

Pero ante el pobre bateo de Detroit, esa única carrera que permitió Verlander fue la diferencia.