Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Última actualización: 13:29 CET
Béisbol: Grandes Ligas

Los Medias Rojas ganan 6-5 a los Tigres y empatan la serie

El bateador designado dominicano David Ortiz (Big Papi) hizo valer su condición de experimentado y productivo al surgir en el momento decisivo con un grand slam que dio nueva vida a los Medias Rojas de Boston en el segundo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana y les llevó a una victoria 6-5 sobre los los Tigres de Detroit.

Ortiz, que empató la mejor marca de equipo en partidos de la fase final al jugar 63, pegó su batazo espectacular y salvador en la parte baja de la octava entrada, que empató la pizarra a 5-5.

El receptor Jarrod Saltalamacchia se encargó de pegar el sencillo impulsador de la carrera de la victoria en la parta baja de la novena entrada.

La victoria permitió a los Medias Rojas empatar a 1-1 la serie que disputan al mejor de siete partidos. El tercero se jugará el próximo martes en el Comerica Park, de Detroit.

Los Tigres volvieron a estar en control del partido y del marcador con el abridor Max Scherzer que llegó al sexto episodio sin permitir hit y con la pizarra 5-0.

Pero una vez más el swing de Big Papi Ortiz, de 37 años, apareció en el momento decisivo y cambió la historia del partido ante la debilidad del bullpen de Detroit.

Ortiz botó la pelota fuera del parte con dos outs en la pizarra contra su compatriota Joaquín Benoit, cuarto relevista que había utilizado el manager de los Tigres, Jim Leyland después que retiró del montículo a Scherzer.

El batazo de Ortiz, que se fue de 3-1 con cuatro impulsadas y anotación, dejó destruida la moral del equipo de Detroit que no pudo reaccionar y aunque Leyland sacó al montículo al abridor derecho Rick Porcello en busca de volver a conseguir el control, no pudo lograrlo.

Porcello (0-1) cedió dos imparables con una carrera sucia, la del triunfo de los Medias Rojas, y cargó con la derrota después de realizar nueve lanzamientos y cinco fueron a la zona del strike.

La victoria fue para el cerrador japonés Koji Uehara (1-0) que se encargó de sacar los tres últimos outs del partido y estuvo perfecto en el noveno episodio con un ponche después de hacer nueve lanzamientos y ocho entraron en la zona buena.

Por los Tigres, el mejor a la ofensiva fue el cubanoamericano Alex Ávila. Natural de Hialeah, el receptor bateó un jonrón de dos carreras, un hit, y además recibió un boleto en cuatro oportunidades.

El otro cubano de los Tigres, José Iglesias, entró al final del partido para jugar a la defensiva.

Archivado en