Lunes, 10 de Diciembre de 2018
Última actualización: 22:24 CET
Campeonato Mundial

La gran incógnita

Los cubanos Julio César La Cruz (azul) y Yaikel Kindelán, en una foto de archivo.

Aunque han pasado casi cuatro décadas, todavía Ridel Cervantes, de 63 años, recuerda cada detalle de los más encarnizados combates del I Campeonato de boxeo aficionado efectuado en La Habana en 1974.

Cervantes, entrenador de boxeo en un ruinoso gimnasio al sur de la capital, asevera que asistió a cada uno de los carteles en el Coliseo de la Ciudad Deportiva.

"Fue una época en que el boxeo amateur en Cuba vivía un gran momento. Orlando Martínez, Emilio Correa y el espectacular Teófilo Stevenson habían ganado medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Münich-72. El boxeo amateur de entonces era otra cosa. Las peleas eran de campana a campana. Nada que ver con los aburridos pleitos de escasos golpes y deficiencias técnicas de hoy en día. Pregúntele a cualquier aficionado sobre el épico combate entre Gilberto Carrillo y el yugoslavo Mate Parlov. O la indiscutible calidad técnica y pegada bestial del boricua Wilfredo Gómez. Fue un torneo de primerísimo nivel. Estados Unidos tenía púgiles como Howard Davis y Clinton Jackson. La escuadra soviética era un tanque, con boxeadores de la talla de Vasily Solomin, Rufat Riskiyev o Boris Kuznetsov. Y Cuba presentó una constelación de estrellas: Jorge Hernández, Douglas Rodríguez, Emilio Correa, Rolando Garvey y Stevenson, entre otros; libra por libra, de lo mejor del boxeo después de 1959", recuerda Cervantes.

Según especialistas consultados, en ese período se aprovechó el rigor físico y la disciplina táctica que trajeron preparadores soviéticos como Andrei Chervonenko, con los conocimientos de entrenadores del patio que habían adiestrado a púgiles profesionales.

"El juego de piernas, el estilo del boxeo norteamericano y la danza boxística era algo típico en aquella hornada de púgiles. Además de la pegada. Eso ya se ha perdido", declaró Rolando Garvey, campeón mundial de 71 Kg, a Radio Rebelde.

Fue una época dorada. Cuba barría en las competencias que asistía. En los Olímpicos de Barcelona 1992 se ganaron siete medallas de oro. Y en el mundial de Tampere, Finlandia, 1993, ocho. En 16 ediciones de campeonatos mundiales, la mayor de las Antillas ha paseado la distancia con 65 preseas áureas, 28 de plata y 23 de bronce.

Pero desde 2005 en China, Cuba no obtiene el cetro por naciones. No hay duda que la marcha de varios púgiles de clase, como Odlanier Solís, Guillermo Rigondeaux o Yuriorkis Gamboa, por solo mencionar algunos, ha sido un factor clave en el notable descenso cualitativo del otrora buque insigne del deporte cubano.

Los boxeadores actuales distan mucho del calibre de aquellas formidables escuadras. También el cuerpo técnico. Por motivos desconocidos, Alcides Sagarra, uno de los padres del boxeo amateur en la Isla, se encuentra de preparador en Asia.

Un antiguo espía, Alberto Puig de la Barca, preside la federación cubana de boxeo. A pesar de que a partir de noviembre un equipo criollo se incorporará a la IV Serie Mundial de Boxeo, de categoría semiprofesional, donde los púgiles cobran entre 1.500 y 2.000 dólares por combate, se notan deficiencias en algunas divisiones.

Una carta de triunfo como Roinel Iglesias, campeón olímpico en Londres, fue marginado de la selección nacional por "indisciplina". No obstante, Rolando Acebal, jefe de entrenadores de boxeo, desborda optimismo y confía en que sus muchachos puedan recuperar el título mundial.

Será complejo. Rusia y otras naciones europeas le vienen prestando mayor atención al boxeo aficionado. Lo ven como un primer escalón para llegar al pugilismo profesional. En Europa se celebran cada año 22 torneos de boxeo amateur. Asia, China, Filipina, Tailandia y las ex repúblicas soviéticas siempre presentan púgiles interesantes.

Por América no se pueden olvidar las individualidades de Estados Unidos, México, Puerto Rico y Venezuela. Ojo con Brasil, que ha dado un salto de gigante en el amateurismo. En el próximo mundial, que arrancará este 14 de octubre, se volverá a retomar el boxeo de los viejos tiempos.

Mundial de Kazajstán

Se peleará sin cabecera y con guantes más ligeros. Las votaciones serán manuales. La cabecera y guantes que parecían almohadones, le hicieron mucho daño al pugilismo aficionado. Las peleas invitaban al bostezo.

Los preparadores cubanos diseñaron una estrategia basada en fintas y muy pocos golpes. Cuando el púgil se sabía con ventaja se montaba sobre patines encima del ring.

En un deporte tan veleidoso como el boxeo, si el sorteo resulta beneficioso, los cubanos podrían obtener un par de títulos y quizás otras dos preseas más.

No hay duda de que Lázaro Álvarez en 60 kg, Robeysi Ramírez 56 kg y Julio César la Cruz en 81, son las más claras opciones a medallas de oro. Ramírez ya sabe lo que es ganar en eventos de primer nivel. Fue oro olímpico en Londres, pero ahora peleará en una nueva división. Tendrá como rivales más peligrosos al ruso Vladimir Nikitin y al irlandés John Nevin.

Álvarez es otro con opciones. Habrá que ver si se adapta a la división de 60 kg. El ucraniano Pavlo Ischenko y el bielorruso Vazgen Safariants le pueden aguar la fiesta.

Técnicamente el campeón mundial y plata olímpica Julio César la Cruz, de 81 kg, es el mejor boxeador de la escuadra cubana. Si puede superar a escollos incómodos como el ruso Nikita Ivanov o el bielorruso Siarhei Novikau, tendrá despejado su camino al oro.

El resto puede aportar puntos y no sería una sorpresa mayúscula si obtienen medallas. Incluso el oro. A pesar que nuestros peladores distan años luz de aquellos fenomenales púgiles del mundial de 1974, la escuela cubana de boxeo, como los viejos roqueros, nunca muere.

2 comentarios

Imagen de Anónimo

      Ese es nuestro gran dilema nacional,como apoyar a los nuestros,aun y cuando sean los nuestros que viven aun en la isla.Cuba,no necesita enemigos,pues los mismos cubanos no sabemos apoyar lo nacional,sin buscarle la quinta pata al gato.Estos muchachos,que estan ahora en el mundial,estan dando la hora,igualitico que la dieron hace poco en un encuentro contra los ya profesionales "guerreros de mexico",,,y saben que...Cuba 7 victorias,Mexico 3....Entonces,los cambios que el autor enuncia como daninos para los cubanos acostumbrados para el amateur,fueron y siguen siendo asimilados e incorporados por estos...Ningun misterio,en el boxeo se gana y se pierde,,,no le busques el sensacionalismo politico que esto es deportivo.Por eso tanto mexicano por ahi,se las cree de veras!

Imagen de Anónimo

El autor escribe: "Se peleará sin cabecera y con guantes más ligeros. Las votaciones serán manuales. La cabecera y guantes que parecían almohadones, le hicieron mucho daño al pugilismo aficionado. Las peleas invitaban al bostezo".Evidentemente es partidario de la sangre, del paro cerebral, del espectáculo brutal, importándole poco la integridad de los boxeadores....

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.