Domingo, 9 de Diciembre de 2018
Última actualización: 22:28 CET
Béisbol: Grandes Ligas

Yasiel Puig, a la serie final de la Liga Nacional con los Dodgers

El dominicano Juan Uribe dio la ventaja a los Dodgers en forma dramática, mediante un jonrón de dos carreras en la octava entrada, y Los Ángeles avanzó a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional por primera vez desde 2009, al superar el lunes 4-3 a los Bravos de Atlanta, reporta la AP.

Yasiel Puig conectó un doblete por la línea del jardín derecho en la apertura de la octava entrada frente a David Carpenter, quien a la postre cargó con la derrota. El novato cubano corrió con decisión a la intermedia y batió un puño en el aire para festejar su batazo.

Los aficionados se habían puesto de pie y coreaban "¡Vamos, Dodgers!" cuando Uribe envió a terreno de foul dos intentos de toque de bola. Luego, el quisqueyano encontró un lanzamiento con cuenta de 2-2 y mandó la esférica al bullpen de los Dodgers, detrás del jardín izquierdo, para colocarlos en ventaja por segunda vez en el encuentro.

"Yo solo quería hacer un buen swing y resolver el juego", dijo Uribe.

Carl Crawford conectó vuelacerca en sus primeros dos turnos por los Dodgers, que se impusieron 3-1 en la serie.

Atlanta volvió a sufrir una desazón en octubre. Los Bravos no han ganado una serie de postemporada desde 2001.

Durante esa racha, Atlanta ha perdido siete series seguidas de playoffs, así como el juego de comodines de la Liga Nacional en 2012.

El manager Don Mattingly y los Dodgers, campeones de la División Este, abrirán la Serie de Campeonato el viernes, contra San Luis o Pittsburgh. Los Cardenales reciben a los Piratas en el quinto y definitivo encuentro, el miércoles.

Brian Wilson resolvió la octava entrada para llevarse la victoria. Kenley Jensen subió a la lomita en la novena para acreditarse el salvamento, en una jornada en que Clayton Kershaw debió abrir con un descanso más breve del habitual.

El out 27 desató una ruidosa celebración de los Dodgers, que corrieron en tropel hacia el montículo. Se arrancaron los jerseys a tirones y bañaron a Uribe con la bebida para deportistas.

"Este equipo se divierte mucho. No pensamos que somos el equipo a vencer ni nada de eso", dijo Crawford. "Sólo salimos a jugar y a divertirnos".

Los Bravos tomaron una ventaja de 3-2 en el séptimo inning, gracias a un sencillo productor del emergente dominicano José Constanza, ante el relevista venezolano Ronald Belisario.

Los Dodgers decidieron arriesgar poniendo en la lomita a Kershaw, quien lanzó con tres días de descanso por primera vez en su carrera. Pero ante la oportunidad de resolver la serie, optaron por su as en lugar del abridor previsto, Ricky Nolasco.

La decisión dio frutos cuando el ganador del Cy Young en 2011 prodigó seis innings de labor eficiente antes de ceder la faena al bullpen.

No obstante, Kershaw desperdició una ventaja de 2-0, en una labor que incluyó dos carreras sucias y tres hits. Ponchó a seis rivales y dio un boleto, en 91 lanzamientos.

Por los Bravos, el venezolano Freddy García de 2-0. El dominicano José Constanza de 1-1 con una producida.

Por los Dodgers, los dominicanos Hanley Ramírez de 3-1, Uribe de 4-2 con una anotada y dos producidas. El mexicano Adrián González de 4-1. El cubano Puig de 4-2 con una anotada.

Los Atléticos de Oakland toman ventaja

En Detroit, los Atléticos de Oakland tomaron ventaja 2-1 sobre los Tigres en los playoffs de la Liga Americana.

Detroit no engranó en el montículo, el plato y hasta en defensa en la derrota 6-3. Un roletazo del cubano Yoenis Céspedes con dos outs en el tercero, permitiendo que Coco Crisp anotara la primera carrera del juego para Oakland.

"Todos somos responsables", dijo el súper astro de los Tigres Miguel Cabrera. "Todos tenemos que mejorar".

Después de ganar el primer partido de la serie, los Tigres se jugarán la vida este martes en su estadio. El derecho Doug Fister abrirá por Detroit frente al también derecho Dan Straily de Oakland.

"Tenemos que anotar carreras o nos vamos a casa anotamos carrera", dijo Cabrera.

Los Tigres precisan buen pitcheo y menos fisuras defensivas con respecto a lo visto en el tercer juego.

Aníbal Sánchez fue bombardeado con tres jonrones, empatando la mayor cantidad que ha recibido en su carrera. Toleró seis carreras —cinco limpias— igualando sus peores números del año al cubrir cuatro innings y un tercio.

Sánchez no había permitido siquiera dos jonrones en un juego durante toda la campaña, pero los Atléticos despacharon un par en el mismo episodio por parte de Brandon Moss y Seth Smith en el quinto.

El derecho venezolano no se podía explicar lo ocurrido: "Me gustaría saber qué pasó", dijo.

Su mánager Jim Leyland insistió que no lo pensó dos veces sobre sacar a Sánchez mucho antes del quinto inning, que resultó fundamental en el juego.

"Es mi pitcher y fue el líder de la liga en promedio de carreras limpias permitidas", justificó Leyland.

Sánchez redondeó efectividad de 2.57 en la campaña y también fue el lanzador que menos jonrones permitió, con un promedio de 0,45 cada nueve innings en el circuito.

Sus compañeros tampoco lo ayudaron defensivamente en varios momentos clave.

El venezolano Cabrera no supo fildear el roletazo del cubano Céspedes con dos outs en el tercero, un error que hizo que Oakland abriera su marcador.

Jhonny Peralta, titular improvisado en el jardín izquierdo, hizo un tiro muy débil al plato cuando Crisp bateó un elevado a lo corto, entrando otra carrera.

Pero Peralta contribuyó al bate con un sencillo de dos carreras que transitoriamente empató el juego en el cuarto.

"Cuando pones a alguien en una posición en la que no ha estado con regularidad, hay que estar dispuesto a aceptar lo que te dará en defensa en contrapeso a la ofensiva", dijo Leyland. "Y Jhonny nos dio un hit para dos carreras".