Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Béisbol

Industriales: ¿tender puentes o una abierta provocación?

Si algo une a los cubanos es la pasión por la pelota, el deporte nacional. Antes que Fidel Castro ocupara la silla presidencial a punta de carabina, los fanáticos seguían cada año una Liga Profesional de Béisbol de mucho calibre.

Cuatro clubes, Habana, Almendares, Marianao y Cienfuegos, discutían el gallardete en reñida porfía. Cuando el barbudo abolió el béisbol profesional, cientos de peloteros se vieron obligados a marcharse del país.

La pelota era lo suyo. Decidieron probar suerte en la gran carpa de Estados Unidos. Hicieron las maletas talentosos jugadores como Orlando el Guajiro Peña, Luis Tiant, Camilo Pascual, Orestes Miñoso, Tony Oliva y Atanasio Pérez, el temido toletero del central Violeta, entre otros.

La revolución los dejó sin empleo. Abrió el portón de caña para que se fueran. Creó un béisbol aficionado donde los peloteros juegan todo el año, igual que los profesionales, pero cobrando salarios de obreros.

Según la propaganda oficial "era el triunfo de la pelota libre sobre la pelota esclava". Las estructuras nacionales dieron un vuelco de 180 grados. A tono con el huracán de transformaciones, y a partir de una idea del tenebroso argentino Che Guevara, surge el equipo Industriales.

Por su color azul, los aficionados lo vieron como una extensión del otrora club Almendares. Debutó en los clásicos nacionales en 1963. Comenzaron entonces a tejer una leyenda. A no dudarlo, hoy es la novena insignia del béisbol cubano.

Los Industriales tiene seguidores a lo largo de todo el archipiélago. También detractores. Unos quieren verlos ganar. Otros disfrutan con sus derrotas. Desde que el mítico manager Ramón Carneado ganara cuatro campeonatos en fila, los azules han escrito páginas de gloria en el mapa beisbolero local.

Deportivamente hablando siempre son noticia. Por su calidad, sus triunfos o sus fracasos. La mayoría de los seguidores de Industriales han nacido en La Habana. Es un símbolo de la ciudad, como el Malecón, la Giraldilla o el faro del Morro. 

Durante de un permanente éxodo en el que cerca de dos millones de cubanos se han marchado del país por razones políticas, familiares o económicas —pero sobre todo porque sentían que no tenían futuro en la Isla—, muchos habaneros se han llevado, entre sus vivencias infantiles, el amor por Industriales. Residan en Miami, Madrid, Caracas o México DF, continúan hoy siguiendo el desempeño de su equipo.

Cualquier capitalino que se precie se ha sentado en la grada de tercera (la de primera es para los rivales) del viejo estadio del Cerro. Industriales es una novena capaz de lo mejor o lo peor. Cuando todos dan un partido por perdido, remonta marcadores adversos. Los contrarios le temen cuando se clasifican para los play-offs finales.

También, es cierto, en determinadas temporadas han desilusionado a sus fans por no saber ganar, pese a tener una nómina repleta de luminarias. Desde 1991, Industriales es el equipo del cual más jugadores se han fugado hacia EEUU o terceros países.

Antes se marcharon peloteros sobrados como Manuel Hurtado, Rolando Pastor o Bárbaro Garvey. Pero de 1991 a la fecha, casi 200 peloteros de la escuadra azul o integrantes de la selección juvenil habanera, prefirieron ser deportistas libres, ganar salarios decorosos —algunos de seis ceros— y administrar sus finanzas sin la injerencia gubernamental.

Industriales es más que béisbol. No es descabellado establecer un puente entre varias generaciones de jugadores que militaron en el mejor equipo de Cuba. A varios fanáticos consultados, les parece excelente idea que topen y confraternicen peloteros azules, en activo o retirados, que viven en las dos orillas: la Isla y Miami.

Solo discrepan en un punto. Los juegos se debieron efectuar primero en el Latinoamericano, la casa de Industriales. Y luego trasladarse a la Florida.

Con toda seguridad, el viejo estadio del Cerro se llenaría hasta la bandera por ver de nuevo a Orlando el Duque Hernández, Agustín Marquetti, Euclides Rojas, Manuel Hurtado o René Arocha. También si a los actos por el 50 aniversario de Industriales se invitara al fabuloso Kendrys Morales, a Yunel Escobar y a Yadel Martí.

Lo que se concibió como un proyecto para tender puentes, se ha visto opacado por este descuido, quizás no calculado, de sus gestores. Aunque se debe subrayar que los medios oficiales en la Isla no se han hecho ningún eco de ese viaje de diez exjugadores industrialistas a Miami.

Tampoco se puede olvidar el pasado. La inclusión en la expedición del ex segunda base Juan Padilla y del ex jardinero central Javier Méndez ha levantado ronchas, sobre todo en Miami. La pelota es un deporte, pero lo acontecido en el marco de los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1999 no se puede olvidar.

La golpiza propinada por Padilla, Méndez y Ariel Pestano, receptor de Villa Clara, al exiliado cubano Diego Tintorero, por expresar en el terreno sus ideas, va contra los principios deportivos.

Hoy es frecuente ver en el mundo espontáneos saltar al césped o la cancha por motivos diversos, algunos de corte político. Nunca los jugadores se involucran o toman la justicia por sus manos. Para eso están los cuerpos de seguridad de los estadios e instalaciones deportivas.

Padilla y Méndez no debieron formar parte de la comitiva de Industriales a Estados Unidos. Su presencia es una franca provocación. Es difícil no leerla así. Y su actitud tampoco ha ayudado a aliviar las tensiones. Con una disculpa de los dos a Tintorero se hubiera intentado pasar página.

Los Castro y sus amanuenses suelen tildar de recalcitrantes a un sector del exilio cubano en Miami. La autocracia verde olivo aprovecha esas descalificaciones en un intento por vender una imagen ajena a la realidad que se vive en Cuba, donde prima la censura y la represión a disidentes.

Músicos, artistas, intelectuales y académicos, fieles o no al régimen, viajan y actúan en la otra orilla desde 1995.

Todavía los cubanos estamos esperando que Willy Chirino o Gloria Estefan se den una vuelta por La Habana. El régimen habla de reunificación familiar y de tender puentes. Pero solo en una dirección.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 54 ]

Imagen de Anónimo

Oigan gente yo vi por la tv lo que paso en ese juego de pelota y a ese que tanto defienden el arbitro Cesar Valdez fue quien lo tiro contra el piso,Padilla y Javier no le hicieron nada,pero en buena lid cada cual defiende su pais como le de la gana sin importar quien es el presidente ni sus ideales.Al final se encontraron antiguos compañeros de equipo y lo disfrutaron y jugaron pelota,pero siempre hay algun idiota que todo lo politisa

Imagen de Anónimo

Camilo!! Ud esta Right hermano, el Puente ya hace rato esta hecho, con dollares del Exilio, y los que nos visitan, tratando de Reforzar ese Puente, vienen en busca de mas Dollares, los demas borron y cuenta nueva, un gran defecto de nosotros los Cubanos, nuestra mala Memoria!!! No se recuerdan, cundo me llamaban, contrarrevolucionario, apatrida, traidor!!! Yo no necesito Puentes, y mucho menos con aprovechados y chisperos, que me pedian la cabeza, aqui el unico facultado para perdonar es Jesu Cristo, y yo, ni soy Judio, ni mi apellido es Cristo!!! Jodanse y muranse de hambre junto a su amado lider!!!

Imagen de Anónimo

IGNACIO!!! O eres del G-2, o en Politica eres un come KK, dime cual de las dos te pega mejor???

Imagen de Anónimo

Industriales, no es otra cosa, que el simbolo de la mierda que ha sido el Castrismo, 200 desertores y el resto Chivatos, Chupense esa que es de Fresa, los que intentan tender Puentes, con Chivatos y Delatores y los Comemierdas de este lado, que aceptan una vez mas el cebo, preparado por el Castrismo en La Habana!!!!La unica division que existe entre los Cubanos, son los Castro y su cochino Regimen de Represion y Miseria, que se vayan, para que vean que el Puente queda hecho en un dia!!!Los sisaneros, los mentirosos y los busca pleitos, son ellos, los Comunistas y los que se prestan a sus patranas!!!

Imagen de Anónimo

Es cierto que los Industriales no son todo en Cuba.. pero si usted lee bien el articulo se dan cuenta que el equipo Industriales es el que cumple 50 anos de creacion y por tanto la razon de los juegos con ex jugadores de........ asi mismo.... Industriales!

Imagen de Anónimo

Ven aca chico y pork no invitaron a otros jugadores cubanos para k jugaran en miami en contra de los industriales ,,,como Cheito ,Munoz,entre otros..Industriales no es solo Cuba ...

Imagen de Anónimo

ESTO ES MAS DE LO  MISMO UN CANTO A LOS CASTROS DE SUS FANS DE MIAMI Y UN NEGOCITO SUCIO DE ALGUN GUSACOMUNISTA QUE ALLI ABUNDAN Y LO KE MENOS KE KIEREN ES LA LIBERTAD DEL PUEBLO DE CUBA Y QUE DISFRUTEN DE LA DEMOCRACIA QUE ELLOS DISFRUTAN EN MIAMI COMO SE CELEBRA EN MIAMI EL ANIVERSARIO DE UN CLUB DEPORTIVO CREADO POR LA DICTADURA Y EN ESPECIAL POR EL CARNICERO DE LA CABAÑA EL MERCENARIO CHE JAAJAJA PERO ALGUIEN CON SENTIDO COMUN LE EXPLICA A LOS CUBANOS DE MIAMI KE NO HAY LIBERTDA EN CUBA Y KE CON ESTO NO AYUDAN SI NO LO CONTRARIO FORTALECEN A LOS CASTROS

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 31 Ago 2013 - 1:22 pm: Gracias a la intolerancia de la dictadura 2,000,000 viven fuera de Cuba. Que aflojen ellos primero, sino ni tranca...

Imagen de Anónimo

"El 50 aniversario de Industriales debió empezar en Cuba, con gente como 'El Duque' Hernández, Kendrys Morales o Yunel Escobar en el terreno de juego. ¿Lo habrían soportado los Castro?"Claro que NO. Si, es una abierta provocación. Cada vez que el régimen de la habana tiene un chance de provocar a la gente en Miami lo hace. Peor hacen los que se prestan para eso.Otra cosa sería si se hubieran disculpado Javier, Padilla y Yobal de lo que hicieron en Winnipeg.Y seguro, seguro, seguro que El Duque, de quien me declaro fan, podría ir a Cuba a celebrar uno de estos juegos. El y muchos más.

Imagen de Anónimo

¿Recuerdan Rebelión en la granja? El final del castrismo da risa.