Lunes, 11 de Diciembre de 2017
12:11 CET.
Béisbol

Pollona

Nadie. Ni los fanáticos que asisten a la agitada peña deportiva del Parque Central en la parte vieja de La Habana, los apostadores de barrio o el seguidor más pesimista, hubiera pronosticado una barrida de la selección universitaria de Estados Unidos a la selección nacional de Cuba.

Las cinco derrotas propinadas por la novena norteña es una señal de las lagunas que afloran en nuestro béisbol. Una más. Desde que en 1987 se iniciaran estos topes anuales, cuando el martes 16 de julio pasada las 8 y 30 de la noche, en un abarrotado estadio Latinoamericano el zurdo matancero Jorge Luis Valdés ganó el primer encuentro, el match entre ambas escuadras era dominado por Cuba.

En las 11 versiones anteriores, los cubanos habían ganado 34 partidos frente a 23 Estados Unidos. Era otra época. Se jugaba con bate de aluminio y en calidad y cantidad la pelota nacional vivía su etapa dorada. Especialistas estadounidenses etiquetaban de Doble A a la Serie Nacional.

Y la selección de la Isla tenía calificación de Triple A, con un cuadro regular de potenciales Grandes Ligas. Los topes frentes a equipos universitarios de Estados Unidos eran el techo del béisbol cubano en ese período.

En los campeonatos mundiales, intercontinentales, panamericanos y centroamericanos, la poderosa novena cubana arrasaba a sus rivales amateurs a fuerza de jonrones siderales y un pitcheo de lujo.

En 1999 llegó el beisbol profesional a los torneos internacionales. No eran jugadores de cromos. Eran jóvenes promesas o descartes las que representaban a sus equipos, con la excepción de las novenas asiáticas que competían en Juegos Olímpicos o lides del orbe con peloteros de su primera liga.

La calidad subió varios cuerpos. Y la novena cubana mantuvo el tipo. Hombres como Omar Linares, Antonio Pacheco, Germán Mesa y Orestes Kindelán siguieron demostrando que eran jugadores de talla extra. Al retirar por decreto a una camada de más de 50 excelentes peloteros, el béisbol en Cuba comenzó a caer en cámara lenta.

Las fugas de peloteros estrellas como Kendrys Morales, Alexei Ramírez, Yoenis Céspedes, Aroldis Chapman y Yasiel Puig acentuaron el panorama sombrío. Desde 1991, casi 400 peloteros de todas las categorías han abandonado el país para competir en el béisbol rentado y administrar sus finanzas sin la injerencia del Estado.

Sus ausencias se sienten. No eran peloteros del montón. Y aunque Cuba sigue siendo una cantera formidable de beisbolistas, a día de hoy, cualitativamente estamos en declive.

Equipos como Industriales, históricamente la novena con mejor cuerpo de lanzadores, a causa de las múltiples fugas de pitchers, en su nómina actual no tiene un lanzador decente.

El último mohicano que les quedaba era Odrisamer Despaigne. A principios de julio abandonó la selección nacional en París. Santiago de Cuba, el sempiterno rival de Industriales y otro de los equipos grandes, ahora mismo es una novena mediocre. Las fugas de jugadores de clase la han transformado en un equipo de los últimos en la tabla de posiciones.

Si queremos analizar las causas de las cinco derrotas frente a los universitarios de Estados Unidos no podemos soslayar el pasado reciente. Solo un mentiroso, fanático intransigente al régimen o desconocedor del béisbol, puede decir sin sonrojarse que nuestra pelota no está en crisis. Sí lo está.

Y la peor noticia es que aún no hemos tocado fondo. No podemos analizar el béisbol local solo por la calidad de un grupo de peloteros. Debemos mirarlo en su conjunto.

El béisbol que se juega en la temporada cubana es un buen medidor de que andamos sin brújula. Los mismos errores de bulto de los managers en los juegos chiquitos, falta de concentración de los atletas, mal corrido de bases, no poner la velocidad en función de la ofensiva, lanzadores con rectas y rompimientos de categorías de cadetes, pésimo pensamiento técnico-táctico y bateadores con deficiencias notables en la mecánica de bateo, son algunas de las claves que lastran la calidad de la Serie Nacional y luego se trasladan a la selección.

Si la joven novena universitaria estadounidense pudo estafar 15 bases en 16 intentos, es el resultado de que la mayoría de los receptores tienen deficiencias defensivas.

En los clásicos apenas se utiliza el robo de base. Si el DT Víctor Mesa pierde cuatro partidos seguidos por una carrera, el análisis que debemos hacer es que es un mal manager en estrategias. Aunque tiene virtudes. Sabe sacarle el jugo a los peloteros. Dar el máximo de sí mismo. Pero su alocada forma de interpretar el juego lo hace cometer demasiados errores en partidos claves.

Sus críticas y aspavientos a los peloteros los presiona en momentos álgidos. Mesa no es un formador de deportistas. Es un dictador del béisbol. En Cuba nunca ha ganado nada, aunque ha tenido buen resultado con equipos de poco lustre como Matanzas.

Sus inesperados cambios de pitchers, el poco respeto por establecer una rotación de lanzadores, con abridores, estabilizadores, relevistas y cerradores, y el uso del robo de base o el toque de bola en momentos inadecuados, le han pasado factura a la hora cero.

Pongo un ejemplo. En el quinto partido frente a Estados Unidos perdía por 5 carreras en el octavo inning. Los bateadores emergentes le respondieron, y un jonrón de Lázaro Herrera con dos en bases acortó la diferencia. Con el juego 5 a 3, el siguiente bateador consigue una base por bolas. Con Irait Chirino, hombre proa al bate, y perdiendo por dos carrera y un out, ordenó un robo de base.

Resultado: el bateador se ponchó y el corredor fue capturado en el intento de robo. Con su mala estrategia sepultó la esperanza de remontar el partido. Los juegos reñidos lo ganan o lo pierden los managers. Claro que toda la culpa de las derrotas no son achacables a Víctor Mesa.

Con un bateo anémico de 179, solo tres extrabases, siete errores en fildeo y cinco errores mentales en el tiro a las bases, receptores que solo capturaron a un hombre de 16 intentos y malas estrategias del manager a la hora de producir carreras, dieron al traste con la victoria.

La selección nacional se ponchó 55 veces, 11 por partido. Demasiado. Del habitual equipo regular cubano solo estuvieron ausente Frederich Cepeda, José Dariel Abreu y Alfredo Despaigne.

El bateo de fuerza fue nulo. Dos dobles y un jonrón. Se desprende una conclusión lógica: los bateadores cubanos no están acostumbrados a un pitcheo que promedia entre 92 y 98 millas en su recta.

Lanzan en la zona baja, con un excelente comando de lanzamientos y varios tipos de bolas quebradas a buena velocidad. Si vemos los números, observamos que el tope de cinco juegos fue un match de pitcheo. Cuba promedió para 1.38 contra el impresionante 1.13 de Estados Unidos.

La ofensiva estuvo de lágrimas. Los nuestros batearon 179, 5 puntos más que sus rivales. La diferencia estuvo en el uso agresivo de la velocidad en las bases y que la escuadra norteña supo producir las carreras en el momento decisivo. Ésas fueron las claves para que Estados Unidos nos diera "pollona".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 31 ]

Imagen de Anónimo

No debe extrañarnos el declive del deporte cubano en todas las disciplinas incluyendo el béisbol. No es culpa de Victor ni de los muchachos sencillamente se acabo la práctica masiva del deporte ya no existe la búsqueda de talentos. el deporte solo es practicado por los que pueden costearlo. Para que se tenga una idea solamente en la EIDE (escuela de iniciación deportiva escolar) Martires de Barbados del cotorro en la ciudad de la habana en 1989 eramos 1600 deportistas entre 10 y 16 años de edad cada provincia tenia una con un # parecido de atletas si a esto le agregamos que cada municipio tenia  una pre EIDE, mas  áreas especiales de entrenamiento. También en cada provincia una ESPA ( escuela superior de perfeccionamiento atletico) mas una nacional donde iban los mas destacados antes de pasar los mejores a cada equipo nacional. . Estamos hablando de miles y miles de personas en un sistema deportivo totalmente costeado por el estado con el dinero del pueblo algo realmente aberrante para un pais que da un pan por la libreta y le quita la leche a los niños alos 7 años solo para demostrar al mundo que eramos potencia en el deporte..ya todos los deportistas formados en ese sistema ya estan retirados asi que dejemos de fanfarronear  como cubanos y esperemos del deporte cubano lo mismo que lo de cualquier pais pobre con 11 millones de habitantes

Imagen de Anónimo

victor es otro dictador de mierda 

Imagen de Anónimo

perdone, usted. es verdad que la palabra "casi" sobraba. además olvidé decir lo envidiosos, rencoristas y mal agradecidos que están saliendo los cubanitos de las últimas hornadas.Esto del comunismo ha convertido a Cuba en una verdadera jauría. 

Imagen de Anónimo

Soy orgullosamente colombiano,defiendo a mi patria, a todo nivel, que una persona se refiera tan feamente de sus coterraneos, me parece que es una falta de cultura, de los que dicen tenerla, y he podido observar que los que emiten esos comentarios estan en el exterior, de una manera ignorante creen que porque estan en Europa son mas educados y de buenos modales que los que estan en la isla. Da pena con ellos, pero puedo afirmar que aqui los ignorantes y falta de cultura son estos apatridas.

Imagen de Anónimo

Por cierto,  en España una Pollona siempre es mejor que una pollita, asi que bravo por quien se gano la Pollona!!

Imagen de Anónimo

Anonimo de las 9.03¡Que exagerado es Usted! Tambien vivo en Europa y me pasa lo mismo pero de ahí a decir semejante soflama "la educación en Cuba está un poquito escasa" es una hiperbole tremenda! La educación en Cuba simplemente no existe, que su trabajo ha costado, por favor, no lo desacredite Ud.Que haya tenido la suerte de conocer a dos o a tres cubanos medianamente educados no le da el derecho a exagerar diciendo "casi no existe". Diga la modesta y sencilla verdad: quite el casi por favor.

Imagen de Anónimo

Estoy de acuerdo contigo: Victor Mesa es el cubano de hoy en día. Vivo en Europa hace varios años y cada vez que digo que soy cubano me dicen los locales "pero no pareces cubano, hablas bajito, no gesticulas con las manos, no eres grosero, llegas temprano al trabajo, vistes adecuadamente..." y un largo ectétera. En eso han convertido a los cubanos los castristas, en millones de Victor Mesa.Y que conste: no soy ningún fino, ni presumido, sólo que la educación en Cuba está un poso escasa.

Imagen de Anónimo

la pelota me importa un bledo y pienso que es una gran pédrida de recursos a utilizar en otra cosa más provechosa..pero Victor Mesa es una muestra del cubano promedio actual...grosero, mal educado y etc.....recuerdo siempre su reacción ante un fan que lo esperó por horas para saludarlo y cuando iba a hacerlo, la "estrella" lo esquivó con gesto hosco y gorsero.....así que tampoco aquí hay noticia

Imagen de Anónimo

Victor no tiene toda la culpa, pero realmente no es un Manager ganador, nunca ha ganada nada en Cuba, ni en el BaseBall Mexicano donde lo sacaron por mal rendimiento, creo que fue un gran error de Higinio Velez comisionado nacional nombrarlo director por 4 años, eso nunca se había hecho en Cuba, y es algo que hay que analizar por los directivos cubanos y rectificar, no creo que sea un formador y aglutinador de equipos crea un estado de anciedad e inseguridad en los peloteros que afecta su rendimien, no estoy seguro pero Victor creo proviene de escuealas especiales para retrasados que hay en Cuba como otros deportistas, por lo que creo que debe ser medio analfabeto, por lo hecho hasta ahora, debe ser sustituido, hasta cuando, no es facil tener que soportarlo por  4 años, por otra parte el equipo que fue al Tope fue hecho a pedazo, y tuvieron poco tiempo de preparación, además faltan 3 figuras importantes los 3 mejores bateadores del baseball cubano del momento, Cepeda, Abreu y Despaine

Imagen de Anónimo

Senores, quien alabe a Victor Mesa, es porque esta mandado a hacerlo, pues yo no creo, que ni aun siendo Comunista, haya quien no se de cuenta, que este tipo, es un Alcornoque!!!