Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Deportes

El deporte hace aguas

Las fugas de atletas nacionales han dejado de ser noticia. Los cintillos en primera plana anunciando victorias épicas y campeonatos mundiales han desaparecido.

Las arcas del Estado están secas. Ya no salen de escuelas deportivas campeones como si fuesen morcillas en serie. En los últimos Juegos Olímpicos, en Londres 2012, ocupamos el lugar 16.

Guárdese con tinta esa actuación. Es probable que a partir de ahora, el desempeño sea peor. El problema no es que la población se haya vuelto sedentaria u obesa. O que al cubano le haya dejado de gustar el deporte.

No. De lo que se trata es de una revolución silenciosa dentro del movimiento deportivo nacional. Ya los atletas se cansaron de ser manejados como títeres por la propaganda del régimen.

También quieren ganar salarios suculentos, como sus pares del mundo, ser libres para firmar en cualquier club profesional y administrar sus ganancias sin injerencias del Estado.

Por eso se marchan de Cuba. Y se seguirán marchando peloteros, boxeadores, voleibolistas, atletas de campo y pista y deportistas de otras disciplinas.

Al Gobierno de Raúl Castro no le ha quedado otra que abrir el portón. A partir de ahora, es el Estado quien designa quién compite en una liga foránea y cuánto dinero se le debe pagar.

Los mandarines de verde olivo vuelven hacer cálculos errados. Piensan diseñar una estructura parecida a la de los "cooperantes" en el extranjero. Gestionar contratos y embolsarse la mayor parte. Al igual que médicos y asesores civiles, los deportistas serán una mercancía. Una vía para traer dólares a las desinfladas cuentas del Gobierno.

Olvídense del otrora discurso feroz de Fidel Castro contra el profesionalismo. El deporte rentado ahora es bienvenido, siempre y cuando los deportistas sean mansos como un rebaño de ovejas.

Pero los tiempos son otros. Incluso un campeón olímpico como Dayron Robles se ha cansado de ser manipulado por control remoto. Robles ha trazado un nuevo panorama: el de atleta independiente. Ha puesto contra las cuerdas a los intransigentes directivos del deporte nacional.

Aprovechando los resquicios de la reforma migratoria del pasado 14 de enero, Dayron intenta competir de manera libre en las Ligas de Diamante, sin tener que marcharse del país o renunciar a competir en futuros torneos del orbe bajo el pabellón de las cuatro letras.

Son las autoridades las que no quieren aceptar su decisión. Ni siquiera piensan en negociar una salida. Dayron Robles marcará un antes y un después en el movimiento deportivo cubano.

Las autoridades se encuentran en una encrucijada. Si ceden ante él, podrían sentar un mal precedente y a corto plazo dejar de controlar los salarios de los deportistas autorizados a competir en ligas extranjeras. Y ahí está la clave.

El régimen sabe que mediando en la contratación de atletas puede ingresar anualmente varios cientos de millones de dólares. Lo ideal sería que a dichos deportistas se les trazara un impuesto razonable en relación con sus salarios. Y que los atletas manejaran a su libre albedrío el dinero que se ganan con su sudor y talento.

Sería bueno para ambas partes. Los campeones no se verían forzados a marcharse de Cuba. Pero en una autocracia, la sensatez es una mala palabra. Esa posición de fuerza del Gobierno ha traído estos lodos.

Debido a políticas erradas, cerca de mil atletas se han visto obligados a escapar. Los deportistas de la Isla no están ajenos al éxito de Yasiel Puig, Yoenis Céspedes y Osmany Juantorena, entre otros muchos.

Ellos también quieren competir con los mejores y ganar salarios acordes a su calidad deportiva. En su país ganan salarios de obreros. Son pocos, cuando se jubilan, que como Mireya Luis, Raúl Diago o Javier Sotomayor pueden montar negocios gastronómicos.

Solo tienen dos caminos: ser entrenadores deportivos o comisionados políticos al estilo del siniestro Alberto Juantorena. La caída en barrena del deporte cubano es achacable a la testarudez del régimen, que pretende controlar desde un buró y solo con su consentimiento, las contrataciones deportivas.

Ya en las últimas Olimpíadas, Cuba no estuvo representada en los deportes colectivos. La pálida actuación del sexteto de voly masculino en la Liga Mundial, con una victoria y siete reveses, es el precio que se paga por esa intolerancia.

Todos los años se marchan estrellas del deporte. Los fanáticos se alegran. Pero hay otros caminos por explorar. La patria no es de los Castro. Es de todos. Cada uno de nosotros debe reclamar lo que son derechos inalienables.

Es una opción dura. Los amanuenses de la prensa oficial difamarán de los deportistas que libremente decidan separarse del movimiento deportivo oficial. El COI y las federaciones internacionales pueden y deben mediar en el litigio.

Atletas como Robles están en su derecho de no ser esclavos. Enhorabuena por Dayron.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 20 ]

Imagen de Anónimo

¡Qué mamalonzón eres, Alejandrito! Con escribir ± bonito no impresionas a NADIE aquí en estos foros abiertos y democráticos. Foros que ni existen en Cuba, por supuesto, por "el censurado control de arriba". En fin, compay, es muy fácil hablar así si resides en Gran Bretaña. Sortudo como pocos de poder ¿trabajar, estudiar, ejercer, comerciar, o lo que sea? en país occidental y desarrollado y aún darte el lujo, sabiendo muy a ciencia cierta cómo viven tus coterráneos en las ciudades, pueblos y el campo cubanos, de expresarte como lo has hecho. Poca vergüenza tienes, aunque te creas lo opuesto, 'camarada'. ¡Nosotros en el exilio no usamos tan engañoso y abusivo término!, nos queda chiquito. Ojalá pudiera agregarte, insertar aquí el amplio número de noticias sobre las deserciones de atletas nacionales 'desde el inicio del siglo' que pude encontrar buscando 5 min. por Internet: ¡DECENAS! Eso no pasa con deportistas de EE.UU, Francia, España, Australia, y sigue contando. ¡¿DE VERAS NO ERES LO SUFICIENTEMENTE INTELIGENTE PARA CONTESTARTE TÚ MISMO POR QUÉ?!  J J, L.A., CA, EE.UU

Imagen de Anónimo

Anónimo 12:37, sí, la dictadura debería cobrar las escuelas. Si tiene de verdad coj... Raúl Castro, que cobre las escuelas. Y vamos a ver hasta dónde puede llegar sin su demagogia de salud y educación gratis. Porque comida nunca le va a llevar al pueblo de Cuba y los hospitales ya son pocilgas faltos de medicina.Dile a tu amito Raúl que cobre la educación. Que se atreva si es hombre de verdad, jajajajaja

Imagen de Anónimo

es bueno esa libertad ,pero que rico es que te preparen gratis y despues te largues y no pagues nada.el gobierno deberia privatizar todas las escuelas de deportes para que tu veas como se acaba el abuso .Papeleta mato a menudo.A todos los que hablan sin saber los deportistas en todo el mundo la gran mayoria muere en la pobreza.El tiempo dira la verdad ,pez grande se come al chiquito. 

Imagen de Anónimo

Para Alejandro UK, la mula piscinera de CE:http://mlb.mlb.com/news/article.jsp?ymd=20130710&content_id=53317846&vke...

Imagen de Anónimo

Que pena! Cuantas figuras con extremo talento les callaron su peregrinaje con una medalla y un diploma?Vean el caso de las glorias del boxeo cubano, viven en la extrema pobreza! Una medalla y un cintillo en el Granma no dieron de comer ni resolvieron el problema de su vejez, una alabanza del Maestro del Crimen(Castro) no les alejo de las pauperrimas condiciones de vida que llevan! Esto servira de ejemplo a los deportistas cubanos, ya no hat mas "victorias sonadas contra el Imperialismo" ni mas Yankees go home, ahora es alreves VENGAN YANKEES QUE NECESITAMOS DIVISAS!

Imagen de Anónimo

AlejandroUK,da risa tu comentario,esa aduloneria y extravagancia politica de decirles mercenarios a los que le paguen por jugar te queda bien jodida,seguro que a ti a pesar de tener el cerebro lavado y calibrado,te gusta vestirte bien,tener dinero y comodides o acaso eso esta reservado en tu socialismo para los que predican austeridad y sacrificio y viven como lo que son millonarios?.Tu potencia deportiva esta como la potencia medica,barrenando y enterrandose en su fracasada propaganda,no obstante defiendala que para eso te pagan.Gracias

Imagen de Anónimo

 El deporte en Cuba era un laboratorio donde se trataba de demostrar la superioridad del socialismo, ejemplo de eso era el volibol en el cual el pais destinaba millones de dolares en el entrenamiento de 15 mujeres que solo se dedicaban a esa actividad ganaron 3 olimpiadas  y en Cuba no se celebraba campeonato nacional porque no habia jugadoras y cuando se hacia era de pesima calidad. todo era un bloff para demostrarle al pueblo cubano , que apenas desayunaba, y al mundo que su sistema era el correcto y asi era en todos los deportes.No correspondia el desarrollo deportivo con el desarrollo economico del pais. Quedabamos en el 5to lugar por paises en la olimpiada y en uno de los ultimos en el desarrollo economico. Todo era politica

Imagen de Anónimo

mano,es que ya corren otros vientos en cuba ,ya la cosa unque lo paresca no es igual ,a todos nos gusta comer bien vestir bien y sobre todo si nos lo ganamos y no como otros que lo roban y tratande tener mano esclava y poder seguir vivien do bien,censilamente y a se acabo asere gustele a quien le guste.

Imagen de Anónimo

1:21. Dificil de entender tu comentario. Ambiguo tal vez, mediocre por seguro. El talento tambien lo determina la genetica, la necesidad de avanzar y desarrollarse en la vida con lo que se tiene como tesoro potencial. Las oportunidades serian otras si no tuvieran la absurda revolucion que maneja controla y domestica lo mas sublime del ser humano, Su alma libre. Pero no puedes entender estas cosas, tienes la cinta que te programa. 

Imagen de Anónimo

El mundo cambia, pero algunos parece que siguen en los 80. Ahora la familia Castro necesita mantener su tren de vida, su golf para Antonio, su cartera Vuitton para la nieta de Raúl. Por eso los Castro están dispuestos a sacarles el dinero a los deportistas cubanos. Los Castro siempre encuentran unos esclavos a los que esquilmar. Esa es la "nobleza de la Revolución" de la que hablaba Raúl.