Domingo, 17 de Diciembre de 2017
10:46 CET.
Baloncesto: Torneo preolímpico

Un convidado de piedra

Archivado en

En los tres torneos de fogueos en Sudamérica, previos al Preolímpico a efectuarse en Mar del Plata, Argentina, del 30 de agosto al 11 de septiembre y que dará dos plazas para Londres 2012, el quinteto masculino de la Isla sólo ha encajado derrotas.

Primero fue en una cuadrangular en Venezuela. Luego en Argentina. Y ahora en una lid que se desarrolla en Uruguay. Nueve derrotas al hilo. Ocho de ellas por marcadores superiores a los 18 puntos.

Y eso que Argentina, con la cual topó dos veces, asistió con la selección de segundo nivel que prepara para los Juegos Panamericanos, a desarrollarse del 14 al 30 de octubre en Guadalajara, México.

El equipo cubano de baloncesto da pena. En cualquier torneo u evento internacional que participan son convidados de piedra. Una pera de boxeo. Ya ni siquiera sirven de entrenamiento a las selecciones encumbradas.

Distan mucho estos jugadores de aquellos que jugaba en los años 60 y 70. Cuba, no lo olviden, ganó la medalla de bronce en los Olímpicos de Münich 72 (el oro fue para la URSS y la plata para Estados Unidos).

Con Ruperto Herrera, Pedro Chappé, Tomas Herrera, Miguel Calderón, Alejandro Urgellés y compañía, el verde caimán entonces era un hueso duro de roer por lo gigantes de la disciplina.

Cierto que era una etapa donde no rivalizaban los jugadores profesionales. Pero se sabe de la calidad que tenían, y tienen, los equipos universitarios estadounidenses, a los cuales Cuba les jugaba de igual a igual. Y no pocas veces derrotaba.

Luego el básquet cayó estrepitosamente. Y a mediados de los 90 intentó resurgir. Aupado por una Superliga local que se jugaba a grada llena, colocó al deporte del cesto en el segundo escaño en la preferencia del público, detrás del béisbol.

Fueron los años de baloncestistas espectaculares como Richard Matienzo, Lázaro Borrell, Héctor Pino, Ángel Oscar Caballero, Andrés Gilbert o los hermanos Ruperto y Roberto Carlos Herrera.

Pero debido a la estúpida política deportiva de las autoridades, de tener enclaustrados a nuestros atletas y no autorizarlos a competir en ligas foráneas, casi todos decidieron abandonar el país y convertirse en agentes libres.

Borrell y Gilbert fueron los que más lejos llegaron. Equipos de la NBA los ficharon. Sin penas ni glorias. Pero ya tienen una historia para contarles a sus nietos.

El relevo, con calidad apreciable, también saltó la cerca. Juan Leopoldo Vázquez, Jorge Serrano, Ahmed Vega y, más recientemente, Geoffrey Silvestre, también quisieron probar fortuna en torneos rentados.

La estampida ha provocado que el baloncesto local navegue en la mediocridad. Y al no tener una adecuada materia prima, la selección nacional asiste a los torneos solo para sufrir derrotas y jugar un básquet anticuado y elemental.

El principal problema del baloncesto en Cuba no es de entrenadores. Los hay buenos, como Miguel Calderón o Daniel Scott. Pero la federación del patio piensa diferente. Y ha contratado al adiestrador argentino Ariel Amarillo.

Amarillo se las ha visto moradas en el periplo por Sudamérica. El mal, más que de conceptos estratégicos de juego, es de hombres. No existen los jugadores fornidos. Y escasean los altos.

No hay basquebolistas capaces que luchar rebotes bajo los tableros. El más alto, Abraham Richardson, mide 2.05. Y es tan delgado como una pluma. Está claro que con ese físico no puede lidiar con los mastodontes del área.

Los pocos que son fornidos, como el pívot Jean Luís Haití, tienen escasos recursos ofensivos. Y faltan habilidades en defensas y aleros.

Los deportes colectivos cubanos, excepto el béisbol, que tampoco anda sobrado, han caído en barrena. Se han acostumbrado a perder.

En el Preolímpico de Básquet FIBA Américas 2011 jugarán 10 equipos, divididos en dos grupos. En el A, Canadá, República Dominicana, Venezuela, Brasil y Cuba, y en el B, Puerto Rico, Uruguay, Panamá, Argentina y Paraguay.

Un pronóstico: Cuba caerá derrotada en todos sus partidos por 20 puntos. O más, si choca con la poderosa Argentina de Manu Ginobili.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.