Viernes, 15 de Diciembre de 2017
19:50 CET.
Béisbol: Grandes Ligas

Maya y Chapman, con dificultad en las Mayores

Para los amantes del béisbol cubano, la dificultad que han tenido los lanzadores Yuniesky Maya y Aroldis Chapman para hacer su trabajo en las Grandes Ligas debe ser tema de análisis. Se trata de quienes en su momento fueron los principales lanzadores de la Isla, abridores del equipo nacional en el Segundo Clásico Mundial: Maya era el mejor pitcher al momento de su salida; Chapman, el mejor prospecto.

Maya, quien cumple 30 años el próximo agosto, se encuentra en la actualidad lanzando en la Triple A de los Nacionales de Washington, donde tiene record perdedor de una victoria, cuatro derrotas y efectividad de 4.34. En su última estancia en las mayores no ganó y perdió uno, en 19 entradas y dos tercios de actuación permitió 25 hits y 15 carreras limpias, para una efectividad de 6.86. Con el mismo equipo, en 2010, tuvo marca de 0-3 y 5.88.

Por su parte, Chapman ha causado sensación con su recta de otro planeta. Ha llegado a marcar las 105 millas por horas, lo cual es record en las mayores. Pero en su rol de relevista intermedio, tiene faja de 2 y 0 y efectividad de 6.92. Demás de la recta, su marcado descontrol ha sido su carta de presentación. El holguinero ha lanzado en esta temporada 13 entradas y ha regalado la friolera de 20 bases por bolas.

Si estos dos lanzadores, otrora elite en el pitcheo de las Series Nacionales, no han podido dar la talla hasta el momento, ¿qué podría esperarse del resto de los lanzadores de la liga cubana en caso de que tuvieran la oportunidad de probarse en las Mayores?

Recordando a lanzadores cubanos de la década del 90, podemos mencionar a René Arocha, que tuvo record de 11 y 9 en su primera campaña como abridor; Ariel Prieto y Osvaldo Fernández, abridores de los Atléticos de Oakland y los Gigantes de San Francisco cuando comenzaron en las Mayores; Rolando Arrojo, sensación en su primera temporada con Tampa Bay; y Orlando El Duque Hernández, estrella desde el primer día que se subió a una lomita con los Yankees de Nueva York. Estos peloteros llegaron más o menos con el mismo desgaste y la misma edad que el pinareño Maya.

Por su parte, es cierto que Chapman, con 23 años, es aún joven y le falta por aprender, pero recordemos que Liván Hernández, cuando escapó, no era el mejor lanzador de Cuba, y con apenas 22 años tuvo record de 9 y 3 en 1997 con los Marlins de la Florida, convirtiéndose en Jugador Más Valioso de los playoff y la Serie Mundial de ese año, en el que los peces se llevaron el título. 

Casi siempre las comparaciones resultan odiosas, pero en el béisbol no son necesariamente irreales. Muchos han cuestionado la calidad de la Serie Nacional cubana en los últimos años. En el caso de los lanzadores, los hechos están claros. Estos dos pitchers, exmiembros del equipo nacional, no han podido hacer el grado.

Al mismo tiempo, es una realidad que los torpederos Yunel Escobar, Yuniesky Betancourt y Alexei Ramírez han logrado establecerse en la pelota más exigente.

¿Qué pesa mas, la mala actuación de estos dos lanzadores o el desenvolvimiento positivo de los tres campo cortos? ¿Qué piensa usted, amigo lector?

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.