Lunes, 16 de Julio de 2018
Última actualización: 02:47 CEST
Poesía

Imago mundi

(PXHERE)

 

En el jardín las polimitas (exterminación) iban

            desapareciendo,

            apareciendo la

            primera telaraña

            donde la rosa

            Madre no volvería

            a hacer brotar.

 

El sendero de grava, yerbajos, negro como

            carbón se ha

            estrechado,

            años largos

            de seca, chinas

            pelonas quistes

            en la tierra, la

            senda se curva,

            no cruje la piedra,

            no hay pasos: su

            configuración tiene

            de lagartija y mucho

            de caimán azotado

            por vientos

            inmovilizados, la

            destrucción ha sido

            completada, la

            derrota del agua

            no altera su curso,

            dominio del zunzún

            otrora dominio de

            jutías vejadas.

 

Amuchiguándose van caminando pariendo de

            costado las hormigas,

            la boca del hormiguero

            se aleja, élitros y alas

            sueltos por el camino,

            espina dorsal del jardín

            (destino de la Muerte):

            Vía Láctea a la mano

            visible desde una

            ventana verde, queda

            su hueco con la

            presencia de una

            huella de sargazos

            en la arena (país de

            escombros, largo

            celentéreo, cara de

            bibijagua, remiendo

            del Universo).

 

Se presta a interpretaciones la Muerte, los palomares

            vacíos, el pulgón de

            la rosa no tiene qué

            comer: la silla de

            hierro del jardín

            desprende robín,

            esmalte, llueve

            aguarrás: santo

            remedio para la

            final destrucción

            de los jardines

            del vecindario. Las

            ancianas hablan de

            cortinas de encaje,

            visillos de muselina

            (¿de Mussolini,

            preguntaba mi

            padre?) manteles

            bordados de hilo

            de Cuba, a sus

            pies los nietos

            oyen discurrir

            sobre rosas de

            té: flamencos de

            madera pintados

            de rosado y blanco,

            picos negros en el

            centro del jardín,

            grullas de cobre

            (cardenillo) flores

            hipotéticas.

 


José Kozer nació en La Habana, en 1940. Autor de una extensa obra poética, recibió en 2013 el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Este poema pertenece a un libro inédito.