Viernes, 16 de Noviembre de 2018
Última actualización: 23:11 CET
Poesía

El tiempo de aquí

(IBEC)

 

Que no tenga lugar

ningún encuentro más, que el tiempo

de la espera se estire tan despacio

como en la antesala

de una consulta médica, que no llegue a ocurrir

ni esto ni lo de más allá

                                            y sobre todo,

que se te ponga cara de sorpresa perenne, más bien

casi de tonta. De tonta que considera el tiempo

como una amiga fiel que se está retrasando

por un mero problema de transporte.

 

Aquí ha pasado algo como chinchulín, como entresijo

de animales vivos en plenos movimientos

peristálticos. Estoy de acuerdo en que es un asco,

pero por si hay resurrección

no he donado ni el páncreas, ni las córneas

ni el hígado. En cambio, la memoria

la cedo de buen grado.

 

Si en realidad nosotros no morimos, mueren

el sobrenombre, el juego y el disfrute.

El lenguaje privado es lo que se destruye:

es biodegradable, ni rastro de los diminutivos

ni de aquellos sufijos cariñosos. Han sido incinerados,

lo huelo desde aquí.

Otra idea es optar por no hacer nunca el duelo,

pensar aquella tarde

como el rabo amputado de una lagartija

que sigue en movimiento por razones

de índole fisiológica.

 

Tras los festejos por el advenimiento

de la broma privada, ha llegado la hora

de fabricar su entierro.

                                         Cazar la grieta

a través de la cual se coló el tiempo

y erosionó la frase y la costumbre

es tarea de ingenieros

técnicos de obras públicas. Zanjar

viene de zanja: ellos han de evitar que a cada paso

tropecemos, ellos han de tapar el socavón,

crear la cicatriz.

 


Mercedes Cebrián nació en Madrid en 1971. Ha publicado el libro de poemas Mercado común (Caballo de Troya, Barcelona, 2006), el libro de crónicas 13 viajes in vitro (Blur Ediciones, Madrid, 2008) y la novela La nueva taxidermia (Mondadori, Barcelona, 2011). Ha traducido al español a Georges Perec, Alan Sillitoe y Allain de Botton. Este poema pertenece a su más reciente libro: Malgastar (La Bella Varsovia, Madrid, 2017).