Martes, 23 de Octubre de 2018
Última actualización: 00:51 CEST
Poesía

Versión

(FLICKR)

 

Una voz de mujer en inglés va creando palabra por palabra

sobre el cordel de una música querida, de otro tiempo.

Llena el mundo de placer y ordena

estos quince minutos que dan paso a la noche

(es casi de noche: es de noche)

como dos manos que aquietaran, dieran forma

a la masa con que se hará el pan.

Es casi imperceptible pero es perceptible

el momento en que la beba se duerme.

Un cambio en su peso. Afuera

nubes que pasan rapidito como volviendo en subte

del trabajo; pero en ese momento

(el del cambio de peso) se impone una más lenta

con forma de hombre recostado

en una reposera en una playa vacía

donde un sol benigno lo tiene levitando

hasta que cambia, perceptible, de peso,

y empieza a circular (dormido)

por el cielo. Bueno.

Algo que puede ser descripto

de tantas otras formas.

 


Laura Wittner nació en Buenos Aires en 1967. Sus libros más recientes de poemas son La tomadora de café (Vox, Bahía Blanca, 2005), Lluvias (Bajo la luna, Buenos Aires, 2009) y Balbuceos en una misma dirección (Gog y Magog, Buenos Aires, 2011), al cual pertenece este poema. Ha traducido a Charles Tomlinson, James Schuyler, Charles Reznifkoff y Keneth Rexroth, entre otros.

Otros poemas suyos: Debajo de la sombrilla, Sábanas frescas, toallas limpias y papel con membrete, Esta mañana y Mi lado del diálogo.