Martes, 21 de Noviembre de 2017
01:46 CET.
Poesía

Patria, nuca, raíz, cuello roto

 

En mi país no hay flores

Para los muertos.

Hay herrumbre en los  ojos

De las  bestias.

 

En mi país las preguntas se pudren.

La palma se pudre.

El óxido corroe las ventanas.

Solo sentimos el sonido del viento

Y las cosas que caen.

( El sonido del viento es atronador.)

Asusta lo que se escucha

Detrás de una pared.

 

Mi país borró la frontera

La línea divisoria.

Se hizo al mar.

Se hizo un ovillo.

Se hizo un agujero.

Un hombre. Un niño.

Una oruga.

Otro de los  expoliados

De este tiempo.

Escombros.

Apenas podemos caminar.

 


Damaris Calderón Campos nació en La Habana, en 1967. Entre sus libros de poesía publicados: Los amores del mal (El Billar de Lucrecia, México, 2006) y Las pulsaciones de la derrota (Ediciones LOM, Santiago de Chile, 2013). Ha elegido sus mejores poemas en La soñante (Efory Atocha Ediciones, Madrid, 2014). Este poema pertenece a su libro inédito Daño colateral.

Otros poemas suyos: Tropa, Oscuro (III), Oscuro (II) y Oscuro (I).

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.