Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
01:01 CET.
Poesía

Queridas estaciones nuestras

 

Difícil dejar Roma luego

de estar allí contigo por tres días

acariciados por el aire suave

entre bellos pinos como ángeles custodios

de ruinas en que los vivos, bromeando,

se codean con los fantasmas.

 

Qué bello y qué difícil

coleccionar, como nosotros, estaciones

de tren, a ritmo cierto constelándose

en la memoria como arbusto imbuido

de encuentros y de adioses.

Pisa, Santa Maria Novella, Nápoles

ya nos conocen bien. 

Y este mayo se les ha unido Términi 

donde arrastrabas mi equipaje

sin quizá darte cuenta de la G

que porta, come yo, bien a la vista.

 

Qué difícil haber dejado Roma

de manera renuente, arpegiada:

hacia Génova tú, yo hacia Florencia.

Queridas estaciones nuestras: acompañan

como todo lo que en el corazón

goza ciudadanía indespojable.

 


Juana Rosa Pita nació en La Habana en 1939. Sus últimos libros de poemas publicados son El ángel sonriente/L'angelo sorridente (2013), Legendario 'entanglement' (Campanotto Editore, Udine, 2016) y Se desata el milagro/ Si scatena il miracolo (El Zunzún Viajero, Boston, 2016). Este poema pertenece a un libro en preparación.

Otros poemas suyos: En la boca del pez, el verso, Clave de Vignale, Luces de Parma y El camino doble.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.