Viernes, 23 de Junio de 2017
22:38 CEST.
Poesía

Kintsugi

 

Todos los días muere el día

algo se quiebra desaparece.

De leve, no se nota la pequeña muerte

las alas lastimadas del pájaro.

Kintsugi,

¿quién me mira partida al centro

espolvoreada de oro?

Aquí donde la herida lo frágil

el arte de estar roto.

Y esa palabra

sicomoro

donde recostar la cabeza y morir.

 


Damaris Calderón Campos nació en La Habana, en 1967. Entre sus libros de poesía publicados: Sílabas. Ecce Homo (Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 2000) y Parloteo de sombra (Vigía, Matanzas, 2004) y Los amores del mal (El Billar de Lucrecia, México, 2006). Ha elegido sus mejores poemas en La soñante (Efory Atocha Ediciones, Madrid, 2014). En 2014 le fue otorgado en Chile el Premio Altazor a las Artes, en el género de poesía, y el Premio a la Mejor Obra Publicada por el Consejo Nacional del Libro y la Lectura de Chile. Este poema pertenece a un libro en preparación.

Otros poemas suyos: Casa de demoliciones, Mi corazón es una trampa para osos, Césped inglés y Nieve.