Martes, 26 de Septiembre de 2017
02:31 CEST.
Poesía

Bronce en la piel

 

Apreciaré que me acompañes
a Emergencias, bicitaxi   Padezco
un efecto paradójico, ya que preguntas
La línea que se logra ver de la bahía
se convierte por momentos en tu espina
dorsal   Háblame de dinero, respondes
de distancias   nunca

Pasan puntas de flechas, ángulos
de personas en estado latente, tiendas
y teatros convertidos en parqueos para ti
bicitaxi, todo en sombra   La basura
acumulada en las esquinas durará
por siempre como la nacionalidad   Ya no
somos muchachos, no te asombres
Dependemos de padres, jefes indios
e instituciones en general benéficas

Tuve como tú en la actualidad los costillares
nítidos, un tendón bien dibujado tensaba
el maxilar con borde de cuchillo, como tú
Nací cuando la patria   decían   se convierte
en amenaza para la paz del mundo   Había
personas en la colina del hotel Nacional
que engrasaban armas antiaéreas   Algo
de aquellas energías pesaban
en los brazos ayer noche   Apreciaré

que derramases algo de epidérmica atención
cuando llegue el descorazonamiento   Al dulce
oficial de la carpeta diré somos primos
hermanos   o algo así.

 


Sigfredo Ariel nació en Santa Clara, en 1962. Sus libros más recientes son la antología de poemas Ahora mismo un puente (Efory Atocha, Madrid, 2012) y el poemario Recreos para la burocracia (Unión, La Habana, 2015). Este poema pertenece al libro inédito Todos los hierros.

Otros poemas suyos: Ruido puro, Brazo a torcer, Velar las armas y Mezclo aguas.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.