Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Poesía

Malas cabezas

 

                                         Hacia Amalia Robles

 

En las barandas del viaducto de Segovia
levantan una tapia transparente
para impedir que las personas
por propia voluntad echen sus cuerpos
al vacío con los brazos abiertos
como quien va a volar

En cambio los pájaros, que nada
saben de acrílicos ni de metacrilatos, dan
constantemente contra el muro invisible
y al momento caen con el cuello partido
sobre la grama que abría cada año
como nueces, quién sabe cuántas
cabezas de suicidas

Cuando subo por Segovia sin prestar mucha
atención a los pichones muertos que los gatos
ya recogerán si no se adelanta el basurero
vuelve a mi cabeza la paloma que nutre
a las voluntariosas piedras de los santos
africanos en La Habana, en Matanzas
con su sangre, una sola paloma cuando
ando por la calle de Segovia
vuelve

Dicen que decían los antiguos: las colinas
deleitan a las ánimas del aire. Me pregunto
si incluyen aún este barranco que eligió
la mala cabeza de un rey moro entre todas
las gargantas de los ríos posibles
para fundar un pueblo de provincia
y en el otero levantar su alcázar, hoy casa
despoblada en poder de un anciano
de apellido Borbón, matador
de elefantes

Si utilizo, como estoy planeando
la gran curva de Segovia para liquidar
a mi presente gran amor hoy mismo vas a ver
cuánto camino nos queda cuesta arriba y quién sabe
cuánta y cuánta nueva encrucijada, loco
espíritu sinuoso que nunca ves futuro a esta hora
cuando las tardes caen de los viaductos
con los brazos abiertos como quien
va a volar

Es inevitable que me detenga aquí: el tabaco
se encarga en desguazar mi aliento
Contemplo la emergencia de un taxi volador
para salvarme de esta y abrazar
en diez minutos a Amalia
en El Espejo.

 


Sigfredo Ariel nació en Santa Clara, en 1962. Sus libros más recientes son la antología de poemas Ahora mismo un puente (Efory Atocha, Madrid, 2012) y el poemario Recreos para la burocracia (Unión, La Habana, 2015). Este poema pertenece a un libro en preparación.

Otros poemas suyos: Memoria de una sopa vegetal y Columbia etimológica.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.